Menú

Javier Sotomayor: "España es mi segunda patria y es un honor que dos de mis récords fuesen aquí"

Libertad Digital entrevista en exclusiva al mejor saltador de altura de la historia. El hispanocubano logró su marca de 2,45 m en Salamanca.

0
Libertad Digital entrevista en exclusiva al mejor saltador de altura de la historia. El hispanocubano logró su marca de 2,45 m en Salamanca.
Javier Sotomayor en pleno salto. | Twitter

Salamanca. 1993. Javier Sotomayor se prepara, corre, da varios pasos de gigante y salta lo que jamás un ser humano había logrado saltar en la historia: 2 metros con 45 centímetros. Fue ahí cuando el nombre del cubano quedó inscrito con letras de oro, no solo en la historia del deporte sino en la historia de la propia humanidad. Oficialmente nadie ha saltado más que el atleta cubano porque aún hoy en día, en pleno 2021, el récord del mundo de salto de altura sigue siendo para Sotomayor.

Javier, que posteriormente logró la nacionalidad española, suma récords mundiales tanto al aire libre como en pista cubierta y por supuesto un oro olímpico, una plata, varios campeonatos mundiales en diferentes modalidades, el Premio Príncipe de Asturias y varios oros en los Juegos Paramericanos.Traducción: lo ganó todo. Por esa razón hablar con él es hablar con un fenómeno del deporte. Libertad Digital ha podido charlar en exclusiva con uno de los mejores deportistas de la historia sobre su pasado, presente y futuro.

Pregunta: ¿Cómo está personalmente? ¿Vamos a tener la suerte de verle mucho por España próximamente?

Respuesta: Estoy muy bien, al igual que toda la familia. De momento estoy por aquí, por España. Me quedaré más o menos un mes y después volveremos a Cuba en marzo. Más adelante, entre mayo y verano, iré alternando el ir y volver.

P: ¿Cómo ha vivido esta pandemia que estamos sufriendo todos a nivel mundial?

R: Muy mal la verdad. En Cuba también está pasando factura. Además, ahora soy entrenador y el coronavirus es algo que nos condiciona mucho a la hora de los entrenamientos. Tenemos muchas limitaciones.

P: Sobre ese papel como entrenador, ¿qué le diría el Sotomayor atleta al Sotomayor técnico y viceversa?

R: Muy fácil y muy sencillo, que ojalá encontrase un atleta tan bueno como en su día lo fue Javier Sotomayor (risas).

P: A nivel físico, ¿cómo se encuentra después de toda una vida dedicado al deporte de élite?

R: Por suerte me he podido mantener bien físicamente haciendo ejercicio y con 53 años me encuentro bien. Lógicamente hay alguna molestia, sobre todo por la hernia que tengo y cuando intento hacer algo indebido en relación a la intensidad sí noto algún dolor en la rodilla o en el tobillo. Pero fuera de eso, me cuido y no tengo mayores problemas.

P: ¿Cuesta controlarse ahora con esa intensidad tras ser un deportista que buscaba siempre la excelencia y los límites dentro de su deporte?

R: La verdad es que nunca practico deporte ahora buscando ese límite. Lo que sí me pasa es que en ocasiones jugando al baloncesto, por ejemplo, se requiere un esfuerzo concreto y cuesta medir el límite de tu cuerpo. Eso provoca que haya días que te pasan factura.

P: Últimamente vemos que los récords en muchos deportes están siendo batidos, pero miramos al suyo en salto de altura y nadie puede con él. Sigue siendo invencible.

R: Es un gran motivo de orgullo, por supuesto. Cada día, cada mes o cada año que pasa me hace enorgullecerme aún más de lo que logré en su día. No puedo negar que según pasa más y más tiempo me siento muy feliz.

P: Una vez me comentaron que hay dos tipos de deportistas. Están los que quieren tener su récord siempre y esperan que nadie les supere y están los deportistas que no están tan pendientes de eso y esperan que alguien más joven les pueda superar. ¿En qué grupo está usted?

R: No es que me importe, porque el día que me superen no voy a encontrarme mal o infeliz, sobre todo porque soy consciente de que los récords están para superarse, pero también es cierto y lo tengo que reconocer que soy muy feliz porque hayan pasado tantos años y siga siendo yo el mejor. Es un tremendo orgullo ser la persona que más ha saltado en la historia de la humanidad.

P: Siempre les preguntamos por aquellos deportistas que están cerca de sus registros. El que parece más cerca es el qatarí Mutaz Essa Barshim. ¿Cómo ve esta u otras posibilidades?

R: Sí, la verdad es que en estos últimos años ha sido el que más cerca ha estado con su 2,43 al 2,45 que logré yo en 1993. Ahora tiene que llegar al 2,46, que es el registro que debe batir para superarme. También el ucraniano Bondarenko está cerca con sus 2,42. Complicado siempre va a ser. Lo que sí siento es que según va pasando el tiempo les va a resultar más complicado, porque en el atletismo pasa mucha factura el físico y el paso de los años. Están en edad para conseguirlo, pero está pasando el tiempo y eso hace que en el futuro sea aún más difícil.

P: ¿Javier Sotomayor habría hecho mejor marca en su récord con la actual tecnología que tienen ahora los atletas a su disposición?

R: No lo puedo decir con toda seguridad, pero creo que sí. Solamente hay que ver la diferencia en la parte médica. Antes para recuperarnos de una lesión podías estar meses de tratamiento y ahora se puede solucionar en días o pocas semanas. Ha mejorado todo incluyendo las pistas, los entrenamiento, las instalaciones... Sinceramente creo que sí. Seguramente podría haber saltado uno o dos centímetros más de eso 2,45.

P: A nivel de nostalgia, ¿cómo se vive sin esa adrenalina que les daba la competición?

R: Cada vez que tengo la oportunidad hago deporte, sobre todo con mis hijos, y eso me hace recordar el pasado. Por eso de vez en cuando noto esa nostalgia. Esa es una de las razones por las que no me gusta mirar mucho los diarios deportivos (risas).

P: Ha mencionado a sus hijos. ¿Tendremos saga?

R: Bueno, hay uno que con 13 años... vamos a intentar que pueda acercarse un poco a su padre (risas)

P: Premio Príncipe de Asturias en 1993. Para usted España es parte importante de su vida. ¿Qué significa España para usted y cómo ve al país en estos tiempos en los que parece que todo es negativo?

R: Tengo que agradecer muchas cosas a España. Ha sido un honor el haber logrado dos de mis récords mundiales en suelo español. Gané también el oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona, dos mundiales en pista cubierta y además se me premió con el Príncipe de Asturias. Y por supuesto me concedieron la nacionalidad. Siento este país como mi segunda patria ya sea por lo que gané aquí, por las amistades que tengo y por el tiempo que he pasado y paso en España. ¿Cómo veo al país? La verdad es que no creo que solo haya un pensamiento negativo o pesimista en o sobre España, todos los países están sufriendo y más con este virus que nos ha afectado a todos social y económicamente.

En Deportes

    0
    comentarios