Menú

Philipsen vence en los Campos Elíseos y Vingegaard se consagra como rey del Tour

El belga se hizo con el sprint final en el Tour más rápido de la historia y el maillot amarillo del Jumbo Visma celebró durante toda la etapa.

El belga se hizo con el sprint final en el Tour más rápido de la historia y el maillot amarillo del Jumbo Visma celebró durante toda la etapa.
Vingegaard tras proclamarse campeón del Tour de Francia | Cordon Press

La última etapa del Tour de Francia fue una etapa de celebración y calma para Vingegaard. El danés tuvo tiempo hasta de brindar con champagne mientras pedaleaba. Sin embargo, el sprint final lo conquistó Philipsen ganando así su segunda etapa en esta competición.

El ciclista de Ham ganó por velocidad, y con autoridad, al neerlandés Dylan Groenewegn (BikeExchange) y al noruego Alexander Kristoff (Intermarché), dentro de un pelotón que cerró la carrera con un tiempo de 2h.58.32, a una media de 38,8 Km/hora. Philipsen se llevó así el honor y reconocimiento de ganar en un escenario tan emblemático como el de los Campos Elíseos, en la 109 edición del Tour; la más rápida de la historia con una media superior a los 42 km/hora.

En la parte de atrás del pelotón, vestido con el maillot amarillo, rodeado por su equipo y emocionado por su primer Tour, entró Jonas Vingegaard (Hillerslev, 25 años), formando ya parte de la historia de la "grande boucle" como segundo danés que gana el Tour, después del controvertido Bjarne Riis, quien venció en 1996. El danés, fue aclamado en París como nuevo rey del Tour de Francia al término de la vigésimoprimera y última etapa disputada con salida y llegada en la capital francesa.

El Tour que acaba de terminar acuñó para el futuro la rivalidad entre Vingegaard y Pogacar. El danés cortó la racha triunfal del esloveno, y lo hizo con fuerza, clase y sin discusión alguna. De ser un corredor de equipo ha pasado a ser un líder, y ha demostrado saber ejercer de jefe y defender el maillot amarillo día a día. Esa superioridad, sobre todo en las citas del Granon y Hautacam, le servirá a Pogacar como motivación, para afrontar las próximas carreras. "Volveré para recuperar el maillot amarillo", fue su última frase tras felicitar a Vingegaard como su sucesor en París.

El ciclista danés ya mostró ayer, ante los medios de comunicación, su emoción por conseguir proclamarse ganador de este Tour: "Ganar este maillot amarillo lo significa todo para mí. Es increíble. Me resulta difícil describirlo con palabras. Es lo más grande que se puede conseguir en el ciclismo, y lo hemos logrado. El año pasado empecé a creer que podía ganar el Tour, y ha ocurrido". Sin embargo, dejó claro que tras la competición su objetivo es desconectar y no estará presente en LaVuelta.

El ciclismo español, lejos del top 10

El ciclismo español no se llevó un recuerdo precisamente bueno del Tour. El primer clasificado en la general fue Luis León Sánchez (Bahrain Victorious), decimocuarto a sus 38 años. Desde 1981 siempre hubo al menos un español entre los diez primeros. Entre los 9 españoles que se presentaron en la salida de Copenhague, Enric Mas (Movistar) era el foco de la expedición para luchar por la general, pero la presión y su manifestada fobia a los descensos, por un lado, y el Covid por otro, terminaron con el balear fuera del Tour tras la decimoctava etapa. El ciclismo español no pudo además terminar con una racha de 4 ediciones sin ganar una etapa. La última la logró Omar Fraile en Mende, 2018, y desde entonces, compás de espera.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios