Menú

Takuma Sato gana las 500 Millas de Indianápolis y Fernando Alonso acaba vigésimo primero

Segunda victoria en la mítica carrera de Takuma Sato, que ya venció en 2017. Alex Palou abandonó por culpa de un accidente.

0
Segunda victoria en la mítica carrera de Takuma Sato, que ya venció en 2017. Alex Palou abandonó por culpa de un accidente.

El japonés Takuma Sato, con el Honda No. 30 del equipo Rahal Letterman Lanigan Racing, se ha proclamado campeón de la 104 edición de las 500 Millas de Indianápolis al imponerse al neozelandés Scott Dixon en una accidentada carrera que dejó el abandono de ocho corredores. El tercer puesto fue para el estadounidense Santino Ferrucci y el novato mexicano Pato O'Ward acabó en el sexto puesto.

Sato, de 43 años, ha logrado el título por segunda vez en su carrera después de hacerlo también en el 2017 con el equipo de Andretti Autosport.

La carrera se suspendió en la vuelta 194 tras producirse el accidente del estadounidense Spencer Pigot, con el No.45 Citrone/Buhl and Rahal Letterman Lanigan Racing, el séptimo abandono de la carrera por accidente.

En cuanto a los dos pilotos españoles en liza, Fernando Alonso no ha podido pasar del vigésimo primer puesto, mientras que Alex Palou tuvo que abandonar en la vuelta 121 por culpa de un accidente cuando marchaba en novena posición.

Aunque recuperó cinco puestos desde el 26 que tuvo en la línea de salida, Alonso, que afrontaba su tercera participación en las 500 Millas de Indianápolis, nunca pudo ser competitivo con su Chevrolet No. 66 Ruoff Arrow McLaren SP, aunque sí hizo una buena carrera al volante y evitó formar parte de los siete coches que se dieron en el transcurso de la carrera considera como el mayor espectáculo del automovilismo en Estados Unidos.

Uno de los que sufrieron las consecuencias de chocar su vehículo fue el joven piloto español de 23 años, el novato Alex Palou, quien estaba en el noveno puesto cuando en la vuelta 121 chocó a la entrada de una curva con su Honda No.55 Dale Coyne Racing con el equipo Goh, y tuvo que abandonar. Palou había salido desde la tercera línea de la pole en el séptimo puesto y, aunque perdió cuatro posiciones al inicio de la prueba, luego se mantuvo entre los 10 primeros hasta que se produjo este accidente que, afortunadamente, no le dejó ninguna secuela física.

En Motor

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot