Menú

Cómo prevenir los accidentes de tráfico durante la noche

Pese a que el tráfico disminuye considerablemente durante la noche, el 42% de los accidentes mortales en coche ocurren entre la noche y la madrugada.

0
Pese a que el tráfico disminuye considerablemente durante la noche, el 42% de los accidentes mortales en coche ocurren entre la noche y la madrugada.
El 42% de los accidentes mortales en coche ocurren entre la noche y la madrugada. | Unsplash

Las horas de mayor riesgo son entre las 4 y 6 de la mañana, ¿pero por qué pasa esto?

Para algunos, conducir de noche es más cómodo que durante el resto del día porque la presencia de coches es mucho menor y aligera el tráfico. Sin embargo, es en estas horas en las que estamos más expuestos a sufrir un accidente, de acuerdo a las estadísticas. La razón principal es que nuestro nivel de alerta baja.

Los estudios demuestran que el 72% de los atropellos a peatones y el 83% a animales ocurren durante la noche. Además, se tienen 6,3 fallecidos por cada 100 accidentes en la noche en carretera frente a los solo 1,6 fallecidos por cada 100 accidentes en zona urbana.

¿A qué se deben estos números?

Durante la noche, el nivel de sueño y cansancio tienden a subir considerablemente, lo que se acentúa aún más después de la media noche. Incluso si la persona no se siente cansada, el cuerpo humano tiende a prepararse para el reposo cuando no está expuesto a la luz del sol, lo que afecta al comportamiento.

La monotonía del camino, así como también la propia disminución del tránsito vehicular hacen que baje el nivel de alerta necesario para conducir. No es lo mismo estar constantemente alerta a los cambios que ocurren en la carretera por la presencia de otros coches y del ruido exterior que intentar hacerlo sin factores externos que estimulen el estado.

Alteración de la vista como principal factor

La poca luz influye directamente en los reflejos del conductor. A los ojos les toma tiempo acostumbrarse a ver con poca iluminación, incluso si la carretera está iluminada artificialmente. Es más difícil distinguir los objetos a la distancia cuando es de noche que de día, lo que hace que el tiempo de reacción se incremente.

Una persona sin ningún trastorno en la vista puede tener miopía nocturna, que implica ver borroso a los objetos que están a la distancia en entornos demasiado oscuros.

Además, las luces largas de los coches son excesivas cuando estamos cerca. A pesar de ser necesarias para distinguir a los coches desde la distancia, pueden cegar a los conductores por un lapso corto de tiempo cuando pasa otro coche al lado. Este pequeño instante puede llegar a ser significativo para evitar un accidente.

A una tercera parte de los conductores diagnosticados por problemas de visión se le hace especialmente difícil la conducción nocturna. Los síntomas más frecuentes son la visión borrosa y la sensibilidad al deslumbramiento ocasionado por las luces de otros vehículos y las propias luces de la carretera cuando son demasiado intensas.

Debido a todos estos factores que afectan a la vista, a casi la mitad de los conductores no les resulta seguro conducir de noche. Incluso si es más cómodo porque se tiene la sensación de que no es necesario prestar tanta atención, también causa inseguridad.

7 medidas de prevención para conducir de noche

Lo mejor que se puede hacer para lidiar con un accidente de tránsito es simplemente prevenirlo. Las medidas que se toman durante el día se tienen que extremar para conducir de noche, de manera que se prevenga. Sin embargo, siempre asegura y compara en Rastreator para tener cómo lidiar con un accidente en caso de que ocurra.

  1. Reducir la velocidad. La idea es disminuir la velocidad para ser capaz de maniobrar o parar el vehículo por completo dentro del campo de visión de los faros cuando se presente un obstáculo. Eso sí, hay que mantenerse también dentro de la velocidad mínima establecida.

  2. Aumentar la distancia de seguridad. Una buena constante es mantenerse una distancia que te separe durante al menos 3 segundos del vehículo de delante.

  3. Encender las luces de cruce. Siempre se tienen que encender, y aún más cuando es de noche y otro conductor no te podría ver a menos que esté demasiado cerca como para evitar la colisión.

  4. Utilizar las luces largas correctamente. Se pueden usar para facilitar la visibilidad, en especial si es una zona con poca iluminación, pero cámbialas cuando veas que otros vehículos se acercan para evitar deslumbrar a los conductores.

  5. Mirar más por los retrovisores. Al menos una vez cada 10 segundos, de manera que sepas si tienes otro vehículo detrás.

  6. Evitar encender las luces interiores. Durante la noche, esta luz puede ser demasiado potente y deslumbrarte. Solo enciéndelas cuando sea necesario y por poco tiempo.

  7. Evitar la fatiga. Nunca se debería circular con sueño porque disminuye la capacidad de concentración y la capacidad para reaccionar en poco tiempo. Detente y toma un descanso en la parada más próxima.

Lo más importante es estar aún más alerta de lo que ya lo haces durante el día y evitar a toda costa conducir con sueño.

En Motor

    0
    comentarios