Menú

Carlos Sainz sale vivo del infierno: sufrió varios pinchazos y su compañero Ekström le salvó

El piloto madrileño se mantiene al frente de la general con 13 minutos de ventaja sobre Loeb, que también pinchó.

El piloto madrileño se mantiene al frente de la general con 13 minutos de ventaja sobre Loeb, que también pinchó.
Sainz sale vivo del infierno | Agencias

El español Carlos Sainz (Audi) sorteó los tres pinchazos sufridos durante la décima etapa con la ayuda de su compañero Mattias Ekström y sigue liderando la general de coches, con 13 minutos sobre el francés Sébastien Loeb (Prodrive), mientras el estadounidense Ricky Brabec (Honda) ganó por primera vez y soltó a sus rivales más próximos a más de diez minutos.

El estadounidense evitó todas las trampas que tenía preparadas el botsuano Ross Branch (Hero) para volver a nivelar la general de motos y, con un triunfo, su primero en este Dakar 2024, se afianzó en la primera posición y propició que tanto Branch como el francés Adrien van Beveren (Honda) se descolgaran de sus opciones de victoria.

Mientras las motos terminan de desequilibrarse, los pinchazos de la carrera de coches hacen que la pugna entre Sainz y Carlos llegue a la penúltima etapa en su máximo esplendor, con apenas trece minutos de diferencia entre uno y otro después de que el madrileño perdiera siete minutos y once segundos en la etapa de este miércoles.

Audi ayuda a Sainz mientras Al-Attiyah ya está en casa

Sin embargo, la etapa parecía encaminarse hacia todo lo contrario. El galo tuvo un problema con el gato hidráulico a apenas a una hora de iniciar la especial y, de hecho, llegó con tan solo cinco minutos de antelación a la salida del inicio del tramo cronometrado, en el que ya esperaba Sainz, que era segundo en salir a la pista.

Los dos primeros 'waypoints' también presagiaban una buena etapa de Sainz, que se puso primero tras los primeros 50 kilómetros. No obstante, la aparición de los pinchazos hizo estragos en el piloto madrileño, que empezó a perder tiempo y que no pudo volver a tener la renta de más de dos minutos que había ganado sobre Loeb.

De hecho, el tercer pinchazo remató a Sainz, que pese a todo tuvo la ayuda del Ekström, quien le prestó dos ruedas para que pudiera terminar la carrera. Pero para ello, el español tuvo que esperar siete u ocho minutos, lo que terminó de dilapidar sus buenos primeros kilómetros y le hizo acabar a 25 minutos del francés Guerlain Chicherit (Overdrive Racing), que ganó la etapa.

El francés, sin embargo, pinchó en dos ocasiones, pero exprimió su BRX para acabar diluyendo la ventaja de 20 minutos y 33 segundos que tenía el madrileño al inicio de la jornada hasta los 13 minutos y 22 segundos con los que cuenta ahora.

A diferencia de Sainz, que contó con Ekström y el francés Stéphane Peterhansel (Audi), Loeb no contó con el apoyo del catarí Nasser Al-Attiyah (Prodrive), quien no salió a la etapa tras tener una avería este martes con la dirección asistida, lo que puede suponer un gran problema para el francés en caso de que, como este miércoles Sainz, pinche en tres ocasiones por el terreno pedregoso al que se enfrentan.

Temas

En Motor

    0
    comentarios