Menú

Fernando Alonso nos hace soñar en China... pero al final gana Verstappen

Una pena que no podamos ver más velocidad pura y máximas revoluciones por una constante gestión de los pilotos para llegar con neumático a meta.

Una pena que no podamos ver más velocidad pura y máximas revoluciones por una constante gestión de los pilotos para llegar con neumático a meta.
Max Verstappen celebra su victoria en Shanghai. | EFE

El Gran Premio de China no nos ha dejado ninguna novedad, sobre todo en lo que se refiere a los dos coches de Red Bull, pero el arranque de Fernando Alonso y su defensa de la posición ha tenido muchísimo mérito. El asturiano adelantó a Checo Pérez en los primeros metros del circuito y a punto estuvo de hacer lo propio con Max Verstappen, que enseguida presionó el botón mágico de Red Bull y tomó distancia de todos los coches de la parrilla. Cinco vueltas aguantó Alonso los ataques del piloto mexicano y dos más los del McLaren de Lando Norris.

Era sabido que la posición lograda en clasificación por Fernando, tercero, era un espejismo, ya que el Aston Martin pese a que sigue siendo uno de los coches más competitivos a una vuelta, gracias a que es muy eficiente calentando los neumáticos, también es uno de los monoplazas que más castiga las gomas en carrera. El resto, fue un intento de Aston Martin por escalar posiciones, o por lo menos por no perderlas; de ahí la estrategia de Alonso de montar un neumático blando tras la aparición del primer safety car, por el problema en el coche de Valtteri Bottas. La estrategia, que se complicó con la colisión entre Stroll y Ricciardo que obligó a salir de nuevo al coche de seguridad, obligó al asturiano a parar una segunda vez y remontar en pista. Desde la decimosegunda hasta la séptima posición, con vuelta rápida de carrera incluida, lo que demuestra que Alonso es uno de los pilotos más en forma y más trabajadores de la parrilla, es un auténtico espectáculo verlo pilotar en pista.

China ha marcado el rumbo del Mundial, con Verstappen y Red Bull incontestables en la pista firmando una nueva victoria y con los mismos aspirantes a todo lo demás, McLaren y Ferrari. A estos últimos se les vio con muy buen ritmo al inicio dela carrera, remontando sin problema en las primeras vueltas desde la sexta y séptima posición de Charles Leclerc y Carlos Sainz. Una remontada que se frenó en el último tramo del gran premio dejando a Leclerc y Sainz fuera del podio, cuarto y quinto respectivamente.

Todo con permiso, una carrera más, de Lando Norris que conseguía romper el doblete de Red Bull y firmar con la segunda posición del podio, el mejor resultado de MacLaren en lo que va de temporada.

De todos estos equipos que persiguen a Red Bull sin descanso Mercedes es la peor parada. Pese a la segunda posición de Hamilton en la sprint del sábado, el coche de las flechas plateadas sigue sufriendo demasiado en pista, con un coche muy nervioso y con mucha irregularidad en la conservación de los neumáticos. Sexto fue Rusell y noveno Hamilton.

Es este aspecto, la conservación de los neumáticos, la que está determinando las posiciones en pista. Es una pena que no podamos ver más velocidad pura y máximas revoluciones por una constante gestión de los pilotos para llegar con algo de neumático a meta.

Temas

Herramientas