Menú

Hamilton, el nuevo rey de la pista

0

Seis años después y vistiendo los colores de otra escudería, Lewis Hamilton ha conseguido su segundo campeonato Mundial. Victoria merecida la de Abu Dhabi que ha puesto el broche de oro a una temporada casi de diez. Once han sido sus victorias a lo largo de toda la temporada y lo ha hecho contra corriente sin ser el preferido del equipo germano. Nico Rosberg, adversario del inglés desde su etapa en otras categorías como la GP2, le ha acompañado en este gran año para Mercedes que ha logrado poner en pista un coche campeón y del que todavía podrían haber sacado más potencial, algo que debido al bajo rendimiento del resto de equipos, a excepción de los Williams, no ha sido necesario, lo que hace pensar que seguirán siendo la referencia, el enemigo a batir la próxima temporada.

Pero antes de que los coches vuelvan a rugir llega el momento de la celebración. Qué distinto es el Hamilton del segundo título de aquel joven piloto que rompió con algunos récords de precocidad cuando se alzó con el título en McLaren. Pero si Hamilton ha conseguido superar a Rosberg y ganar esta temporada se ha debido en gran parte al alma de gran piloto que conserva, su agresividad en las frenadas, su ambición en cada curva y su disposición a no rendirse, pese a las órdenes que en muchas ocasiones tuvo que escuchar por cascos y que más de una vez ignoró para no perder ni un metro respecto a su principal adversario, Nico Rosberg.

Lewis Hamilton y su Mercedes han sucedido a ese binomio que parecía imparable e invencible, Sebastian Vettel y su Red Bull, ganadores de cuatro mundiales consecutivos. Pero la luz, la magia entre la escudería del toro y el piloto alemán se ha apagado esta temporada, tanto que incluso la relación entre el equipo y Vettel se fue enfriando hasta helarse por completo. Vettel ya no era el preferido de papá, de Cristian Horner y un novato llamado Ricciardo ocupaba ahora su lugar. Una historia que ha terminado en divorcio. La nueva novia de Vettel será la ya ex pareja de Fernando Alonso, Ferrari.

Una historia demasiado larga, entre el español y el equipo italiano, y difícil para Fernando que ha asegurado sentirse aliviado tras correr su última carrera a los mando de un monoplaza del cavallino rampante. Y si alguien tenía dudas de dónde iba a recalar el piloto español el próximo año, es que no había preguntado a la fuente oportuna. El rey Don Juan Carlos confirmaba en parrilla minutos antes de que se apagasen los semáforos en el trazado de Yas Marina que Fernando Alonso le había confesado su futuro: "estaré en McLaren".

Anécdota al margen, Abu Dhabi ha cerrado una temporada que empezó con la decepción de unos motores que no sonaban a Fórmula1, un Mundial dominado desde el principio por los Mercedes y en donde en aras de la espectacularidad se han probado fórmulas como la doble puntuación en la última carrera que no han convencido a nadie y que posiblemente caigan en el olvido en las próximas temporadas.

0
comentarios

Herramientas