Menú

La lluvia sube a Carlos Sainz al podio

0
Carlos nos ha enseñado una vez más que sí tiene unas manos y una actitud de campeón.
Carlos Sainz, en el podio de Sochi. | EFE

Empezó la carrera con una de sus mejores salidas, ganándole la posición al piloto inglés Lando Norris. Los neumáticos le dejaron vendido y en mitad de la tabla, y el motor Ferrari le condenó. Pero la lluvia devolvió al piloto madrileño Carlos Sainz al podio.

El balance es bueno porque, si bien los coches del Cavallino Rampante han demostrado que siguen sin tener una mecánica ganadora, Carlos nos ha enseñado una vez más que sí tiene unas manos y una actitud de campeón. Un nuevo podio de Sainz, el quinto, y esta vez el madrileño sí que lo ha disfrutado descorchando el champán en el podio.

La lluvia, bendita lluvia, esa sobre la que no se permitió rodar en Spa, nos ha dejado a las puertas de muchas cosas, a las puertas de un nuevo podio de Fernando Alonso que olió sangre y a punto estuvo de llevarse la presa al garaje y quedar tercero. Sin embargo, el líquido elemento fue excesivo para mantenerse en pista con los neumáticos lisos. A las puertas se quedó Norris de firmar una victoria trabajadísima y muy merecida, pero que confirma que McLaren es un coche competitivo que volveremos a ver en la lucha por las primeras posiciones.

La lluvia no sólo ha ayudado a Carlos a regresar al podio, pues también ha ayudado a Hamilton a ganar y enmendar los fallos cometidos en clasificación y anotarse su victoria número cien. Pero si alguien tiene que dar gracias al cielo, ése es un Max Verstappen que pudo cerrar una carrera casi perfecta. El holandés salía último, tras haber cambiado el motor de su Red Bull, y ha conseguido minimizar los daños respecto a Hamilton y cruzar segundo la línea de meta. Ahora son sólo dos puntos los que separan a los dos pilotos con una ventaja para el equipo austriaco, que ellos ya han cambiado el motor y han esquivado con maestría y mucha suerte las penalizaciones que rondan estos movimientos.

Hamilton y Verstappen hoy estaban juntos en el podio, pero sin la tensión de las dos carreras anteriores. En una semana se volverán a ver las caras en Turquía y con la distancia los suficientemente reducida como para que cada sesión, clasificación o curva cuenten para el campeonato.

Herramientas