Menú

La sombra de Márquez persigue a las Yamahas

0

Era inevitable que Marc Márquez fuera protagonista de la presentación del equipo Yamaha Movistar en madrid. No en vano es el vigente campeón del mundo, el hombre que ha cambiado la categoría reina del motociclismo y que ha impuesto un ritmo nuevo y un nuevo estilo de pilotaje. Por eso, en el equipo del triple diapasón, formado por dos campeones de mundo -Valentino Rossi y Jorge Lorenzo-, apenas han tenido vacaciones desde que el pasado mes de noviembre se cerrara la temporada en Valencia.

No caben las dudas ni las comodidades, de ahí que el propio Jorge Lorenzo haya admitido que este año el azar no formará parte del arranque del Mundial y, tras la baja forma con la que llegó a Qatar el pasado año, que le descartó para la lucha por el Mundial demasiado pronto, ha decidido hacer los deberes y ponerse en forma, tanto que él mismo ha reconocido que ha bajado de peso y está en los mismo registros que cuando subió a MotoGP en 2008. Pese a reconocer su error, el piloto mallorquín ha querido dejar claro, a preguntas de los periodistas, que su preparación no la ha hecho "contra ningún piloto, no ha habido preparación anti-Marquez".

Es cierto que Valentino Rossi ha sido más directo al reconocer que el adversario a batir es Marc Márquez, pero ninguno de los dos pilotos de Yamaha han llegado a admitir que el campeón del mundo tuviera un plus respecto a ellos el año pasado. Simplemente han asegurado que Marc arrancó con más fuerza que el resto de pilotos y al final de la temporada, cuando la Yamaha empezaba a igualarse a la Honda del de Cervera, la distancia en la general ya era infranqueable.

Y precisamente de este convencimiento de que Yamaha terminó el campeonato muy cerca de Márquez, en la fábrica han estado trabajando con la moto de final de temporada para lograr un propulsor con más punta, sí, pero sobre todo para lograr una moto que "sea más fácil de llevar al límite", tal y como explicaba el propio Valentino. Es decir, una moto más noble, más estable que permita abrir gas antes en las curvas y sea más cuidadosa con los neumáticos.

Rossi y Lorenzo están a contrarreloj -más el italiano que el español-, sus carreras deportivas han empezado su cuenta atrás y son muchos y muy diversos los pilotos que cada año llegan con la intención de hacerse un hueco en la categoría reina, y ambos sólo buscan ganar el Mundial. De momento el obstáculo se llama Márquez, pero todos ganaremos si este año vemos al Jorge Lorenzo de otras temporadas, luchando desde el principio, y/o a un Valentino Rossi que ya no se conforma con el podio ni el subcampeonato, sino que quiere demostrar que es capaz de ganar la Décima, de adaptarse a las nuevas formas de hacer, de pilotar, de correr…

Si alguien es capaz de reinventarse tanto como para desmontar al líder de Honda, ése, con el permiso de Jorge Lorenzo, es Valentino Rossi. Esperemos que los años no sean más un lastre que una ayuda para italiano. Y si vemos a Jorge Lorenzo la mitad de serio y centrado que le hemos visto en la presentación del equipo en Madrid, las cosas pintarán bien.

0
comentarios

Herramientas