Menú

Lo que no nos gusta contar de las carreras

0

En poco más de 48 horas el mundo del motor ha vivido la muerte del piloto de F1 Jules Bianchi, que durante nueve meses ha permanecido en coma, y la pérdida de dos pilotos de motos, Bernat Martínez y Dani Rivas fallecidos durante la celebración del gran premio de Super Bike en Laguna Seca, en EEUU.

Tres muertes que nos recuerdan que el mundo del motor es algo más que velocidad, aceite y glamour en el caso de la Fórmula1. Nos recuerda que los pilotos se juegan la vida en cada carrera y que ni Bianchi, ni Martínez, ni Rivas serán, lamentablemente, los últimos que engrosen esta lastimosa lista.

Pero si bien todas las vidas deben valer los mismo y se han de apreciar de la misma manera, en esta ocasión tiraré para la tierra y tendré un especial recuerdo para los dos pilotos españoles que en la madrugada del domingo perdieron la vida en el mítico circuito de Laguna Seca en busca de un sueño, crecer y medrar el mundo de las motos. Es la historia de este gallego y este valenciano que cruzaron el charco mirándose en el espejo que para muchos son campeones como Valentino Rossi, Jorge Lorenzo o Marc Márquez.

Los dos, a lo largo de su carrera, no estuvieron en el sitio adecuado en el momento preciso y eso lastra, tanto que ahora se ganaban la vida a la espera de una oportunidad en la Superstock del campeonato de AMA americano donde esperaban destacar lo suficiente como para poder alcanzar la meta, el Mundial de Motocilismo. El sueño de convertirse en un gran campeón, ese sueño que empuja a tantos y a tantos pilotos a subirse a un Kart o a una moto de forma incansable, está reservado para unos pocos elegidos y son la mayoría los que deberán luchar contra la precariedad laboral, la precariedad de medios y la soledad mediática. Bernat Martínez y Dani Riva estaban en este grupo, y eso que este último rozó el Mundial al ser durante algún tiempo probador de Moto2.

Los dos peleaban en cada carrera por coger el mayor número de puntos y alcanzar el podio, pero también luchaban para que los patrocinadores y los suministradores de componentes no dejaran de confiar en ellos y les dejaran tirados en medio de la temporada a miles de kilómetros de su país.

El mundo de las motos también es la historia que hoy conocemos de Riva y Martínez y es verdad que ambos fallecieron sin poder terminar su proyecto, en condiciones precarias, pero no es menos cierto que fallecieron haciendo lo que más les gustaba. Todos aquellos que suben a uno moto, incluso los que en carrera van de paquete saben del riesgo que asumen al subirse a un vehículo de dos ruedas y más todavía si la conducción es deportiva y forma parte de una competición.

Bianchi, Riva y Martínez eligieron la velocidad como modo de vida y aunque no lo eligieron sabían que ésta podía llegar a convertirse en su manera de morir.

Los distintos certámenes de Superbikes, máquinas de gran cilindrada, suelen ser las más habituales. Martínez, por ejemplo, escogió el Campeonato Europeo. Formado en el motocross, en 2001 ingresó en la competición; poco después empezó a hacerse un nombre y así le fueron surgiendo oportunidades. En 2005 debutó en el Mundial de la modalidad; en 2006 hizo lo propio en la categoría Supersport; y años más tarde, ya subcampeón continental, estuvo muy cerca de aposentarse en Moto2.

Dominador de las carreras urbanas que se organizan en la Comunidad Valenciana con balas de paja, en 2010 el Maquinza-SAG Team le llamó para que empezara a desarrollar la Bimota en el Mundial, aunque disputadas sólo siete carreras, fue sustituido de forma repentina por Ricky Cardús. Decidió entonces, ya veterano, probar la aventura americana y en éstas estaba.

El año pasado, gracias al ex piloto Jorge Lis, ingresó en el AMA, que reúne todas las pruebas de Superbikes celebradas en Estados Unidos, y, tras finalizar décimo, este año ya peleaba por el título. Era quinto en la general y se suponía único español fijo en la parrilla, aunque en la desgraciada prueba de Laguna Seca, que también contaba para el Mundial de Superstock 1000, encontró un compatriota: Rivas.

0
comentarios

Herramientas