Menú

Nueva fiesta española en Cataluña

0

Hasta en tres ocasiones se escuchó el himno español en el trazado de Montmeló gracias a un nuevo triplete de nuestros pilotos. Además, de las nueve plazas del podio, ocho estuvieron copadas por los españoles, que volvieron a demostrar quién manda en el Mundial. Este artículo podría ser parecido al escrito como motivo del Gran Premio de Qatar o el celebrado en Jerez, por el número de españoles en el podio; y es que no me extrañaría que el resto de nacionalidades implicadas empezasen a cansarse de esos españoles que no dan opción, y menos cuando corren en casa.

Y en Montmeló con más razón que en otros trazados españoles. Muchos han nacido y viven cerca y la mayoría han aprendido a trazar y a correr en este circuito desde que eran niños. Por eso no es de extrañar el dominio absoluto de los pilotos españoles que este domingo han consolidado sus opciones al título en las tres categorías.

Donde el dominio es más evidente es en la categoría más pequeña, la de Moto3. Sin Folger,  baja por lesión, la batalla ha sido exclusivamente entre los nuestros. Viñales, Rins, Efrén Vázquez y Luis Salom se batieron entre curva y curva en una carrera en grupito desde el inicio y al final fue cosa de quien más astuto estuvo. El mallorquín Luis Salom ha dado este año un paso adelante en madurez sobre la moto, y eso se nota a la hora de guardarse para final de carrera un as en la manga que usar en las últimas y definitivas vueltas.

En Moto2, menos habituados a ver a los nuestros en lo más alto, Cataluña fue el testigo del regreso del mejor Pol Espargaró que pese al tesón mostrado por Rabat no quiso perder la oportunidad de ganar frente a su gente y de paso rascar unos puntos al líder, Scott Redding, que esta vez se quedó fuera el podio.

Pero la gran fiesta, el broche a un día casi perfecto de carreras, la pusieron los mejores, lo pilotos de MotoGP. Y resulta que los mejores, a día de hoy, son también españoles. Quién lo iba decir que tres españoles coparían un podio que otros años estuvo dominado por genios como Doohan, Rainey, Schwantz y otros tantos. Nadie entonces hubiera podido soñar que el motociclismo español llegaría a tan altas cotas. Y lo ha hecho por méritos propios, con trabajo, tesón y también mucho talento. 

Como el desplegado por Jorge Lorenzo. El vigente campeón del mundo no quiso dejar nada al azar, se puso en cabeza en la primera curva, adelantando dos posiciones y no soltando cuerda en ningún momento. Tampoco hubiera podido porque ni Pedrosa ni Márquez dieron un segundo de respiro al mallorquín, que se dejó la piel para aguantar y dar un último estirón confiando en que sus neumáticos delanteros aguatarían. Más apretado estuvo el duelo de Dani y Marc. Pedrosa no pudo dar esquinazo a Márquez, que atosigó y atacó de forma constante a su compañero frente al que al final tuvo que ceder y conformarse con la tercera posición que le mantiene dentro de la lucha por el Mundial. Lucha que de momento sigue liderando Pedrosa con sólo siete puntos de ventaja sobre Lorenzo.

La próxima parada será el peculiar circuito de Assen, peculiar sobre todo porque se corre en sábado. Allí, los nuestros siempre han cosechados buenos resultados y vista la estadística de los últimos años la apuesta parece segura.

0
comentarios

Herramientas