Menú

Pedro Acosta y el espíritu de Ángel Nieto

0
Pedro Acosta y el espíritu de Ángel Nieto
Pedro Acosta y el espíritu de Ángel Nieto | EFE

No soy la única que cuando ve a correr, atacar o expresarse a Pedro Acosta ve a Ángel Nieto cuando era un chaval, a ese piloto descarado que dejaba caer aposta la caja de herramientas para retrasar la salida y poder arreglar la moto.

El Tiburón de Mazarrón, que es como le han bautizado a este todavía niño, tiene el descaro de un campeón, la espontaneidad de un niño y la maestría de un fuera de serie como Ángel. Cuánto hubiera disfrutado nuestro 13 más 1 viendo correr a Acosta y entrevistándolo, porque si el murciano es un artista en la pista, un auténtico tiburón, es un crack en el parque cerrado, en las entrevistas. Un piloto que nos hizo girar a todos la cabeza una tarde de domingo en Qatar, cuando en su debut conseguía ganar la carrera con un desparpajo, y sobre todo, con una facilidad que hizo que muchos viéramos en él lo que es hoy, todo un Campeón del Mundo.

¡Y qué campeón del Mundo! El español más joven en proclamarse Campeón del Mundo y el segundo en toda la historia del motociclismo en hacerlo a tan corta edad, con 17 años y 166 días, y además hacerlo en el año de su debut. Algo que sólo ha hecho otro piloto, Capirossi en 1990.

El piloto de Mazarrón, hijo de pescadores, no quería llegar al último gran premio, al de casa en Valencia, si traerse su presa, su título. Tenía que pescar cinco puntos respecto a su máximo rival, el italiana Foggia, y sabía también que la victoria le hacia libre de tener que esperar a ver qué hacia su máximo adversario.

Los nervios del sábado le hundieron en parrilla hasta la decimocuarta posición, pero lo tenía claro, tenía que ganar y lo iba hacer, así se lo dijo a los periodistas nada más llegar a Portimao el jueves. Tenía el foco en la carrera, tanto que hasta no llegar al circuito portugués no hizo ningún entrenamiento con moto, por si se caía o se lesionaba. Sólo trabajo de gimnasio físico y mental.

Ahora todo la familia y él el primero tienen que asimilar lo que les ha pasado. De no tener equipo a comienzo de la temporada a proclamarse Campeón del Mundo en el año de su debut y cuando, además, todavía no tiene lo 18 años. Espero que cuiden mucho a este niño que es puro motociclismo. Puro motociclismo sus apuradas de frenadas que han suplido durante todo el año la falta de motor de su KTM, respecto a las Hondas, la valentía y la determinación en sus adelantamientos y la total ausencia de miedo hacen honor a su apodo. Y es que Pedro Acosa, o PACO como le hemos llamo muchos por como salía su nombre en la barra de tiempos, es un tiburón y sólo los tiburones consiguen campeonatos en este deporte.

Las marcas ya se lo rifan, sólo espero que quienes le abrazan ahora lo sigan haciendo con la misma honestidad y le dejen crecer y le permitan equivocarse para que podamos seguir disfrutando de un nuevo campeón español.

Temas

Herramientas