Menú

Valentino Rossi se pierde en Qatar

0
Valentino Rossi.
Valentino Rossi. | EFE

Este fin de semana han tenido lugar en el circuito de Losail los primeros entrenamientos de la pretemporada y, si bien es cierto que es pronto para sacar conclusiones, ya hay detalles, resultados y tiempos que son significativos y hablan por sí solos. Me refiero a los tiempos del gran Valentino Rossi en contraposición del que este año será su sustituto en Yamaha oficial, Fabio Quartararo.

Es verdad que a los 20 años no te adaptas igual que a los 30 y menos aún que a los 40, y a Valentino le ha costado hacerse con su nuevo equipo y su nueva moto este fin de semana. No debería notar excesivos cambios ya que se supone que la Yamaha que ha pilotado este fin de semana es la misma que llevó la temporada pasada en el equipo oficial.

Quizás no haya cambiado tanto Rossi, que sigue con los mismo problemas en la moto y las mismas quejas del año pasado, sino que el que ha cambiado es su sustituto, Quartararo, que ha debido de notar algo más en su nueva Yamaha oficial. Sin olvidar que este circuito siempre le ha sido favorable a la marca del triple diapasón, lo cierto es que el piloto francés ha marcado distancias respecto con algunos pilotos. No sólo con Rossi, que no pudo pasar de la decimonovena posición, sino que también ha destacado frente a un veterano en Yamaha oficial como Maverick Viñales, que fue séptimo a medio segundo de su nuevo compañero de box.

El talento de Quartararo es indiscutible. Parece que al Diablo le ha sentado bien y le ha supuesto un extra de motivación el hecho de ser ya un piloto oficial de pleno derecho de una marca. En ausencia de Marc Márquez, el francés debería ser el principal rival del vigente campeón, Joan Mir.

Es verdad que a los periodistas nos encanta hacer proyecciones de futuro y, en el caso de Valentino, llevamos ya unas cuantas temporadas asegurando que su retirada era inminente.... pero Il Dottore ha continuado. El año pasado, cuando se supo de su salida del equipo oficial, todos pensamos que había llegado el momento de colgar el mono. Los resultados tampoco acompañaron, sobre todo en la segunda mitad del calendario donde más que la moto el que falló fue Rossi. Pero el italiano, por ganas, por orgullo, o por dinero siguió, aunque como viene anunciado desde hace ya varias temporadas con el preaviso de que al llegar el verano sopesaría su futuro. Y su futuro está a casi dos segundos de diferencia de donde le gustaría al italiano. Un segundo y seis décimas fue la diferencia este domingo entre el mejor tiempo de Quartararo y el de Valentino Rossi, ambos —se supone— con la misma moto.

Con 42 años a sus espaldas, Valentino se resiste a dejar los circuitos envenenado todavía por aquel Mundial, que debió ser su décimo título, que perdió en 2015 frente a Lorenzo que se proclamó campeón, pero sobre todo que perdió ante Marc Márquez. Desde aquel año Valentino no ha sido el mismo, parte de su sonrisa y su desparpajo desaparecieron, lo que se ha notado, y mucho, en su forma de pilotar, que ha pasado de ser ingeniosa, brillante y veloz a cansada y algo dudosa, frustrando así al piloto, al equipo y a la afición.

Temas

Herramientas