Menú

Nadal, en estado de gracia, supera a Guillermo Cañas y se corona de nuevo rey del Godó

No le ha hecho falta sudar mucho a Rafael Nadal para hacerse por tercera vez con la victoria final en el Trofeo Conde de Godó. Guillermo Cañas no aguantó tanto como David Ferrer o Potito Starace, los anteriores rivales del español, y el argentino caía derrotado por 6-3 y 6-4 en algo más de una hora y media. Es el segundo torneo que gana Nadal en una semana, pues el pasado domingo ya consiguió ganar el Masters Series de Montecarlo tras superar a Roger Federer en la final. Además, el de Manacor suma ya 72 victorias consecutivas sobre el polvo de ladrillo.

No le ha hecho falta sudar mucho a Rafael Nadal para hacerse por tercera vez con la victoria final en el Trofeo Conde de Godó. Guillermo Cañas no aguantó tanto como David Ferrer o Potito Starace, los anteriores rivales del español, y el argentino caía derrotado por 6-3 y 6-4 en algo más de una hora y media. Es el segundo torneo que gana Nadal en una semana, pues el pasado domingo ya consiguió ganar el Masters Series de Montecarlo tras superar a Roger Federer en la final. Además, el de Manacor suma ya 72 victorias consecutivas sobre el polvo de ladrillo.
L D (EFE) Algunos de ellos, como el voluntarioso Cañas, ya saben lo que es perder más de una vez ante un Nadal en racha. El bonaerense lo hizo en los cuartos de final de Acapulco, en los dieciseisavos de final de Roma, ambos en 2005, y esta vez volvió a hincar la rodilla, esta vez en Barcelona, ante el indiscutible rey de la arcilla. El partido se preveía duro para el español, porque Cañas es un tenista con un perfil similar al de Nadal: rápido de piernas, muy duro mentalmente y que minimiza el error en cada golpe.

Sin embargo, 'Willy' no es Nadal, sólo se le parece. Y hoy, el número dos del mundo se encargó de evidenciar la diferencia de talento que existe entre ambos. El mallorquín, salvo los apuros que pasó con su servicio en el juego inicial del primer set -Cañas tuvo dos bolas de rotura que desperdició-, mandó como quiso, y marcó el ritmo del partido en todo momento, y su rival, bien atrincherado atrás, jugó el papel de secundario de lujo devolviendo cada bola, peleando cada punto y obligando a Nadal a imprimir mayor intensidad en todos sus golpes.

Los dos sets fueron prácticamente calcados. Porque lo quiso Nadal y porque Cañas no pudo hacer más para cambiar el signo. El manacorense tuvo que emplearse a fondo, porque ante 'Willy' siempre es necesario un golpe más para ganar el punto, ya sea haciéndole correr de lado a lado, hasta sacarlo de la pista con la derecha, o atrayéndolo a la red para dejarlo vendido. Pero el mejor jugador del mundo en tierra batida sabe que, en el polvo de ladrillo, sólo es cuestión de tiempo que sus rivales caigan como fruta madura, y Cañas, no fue una excepción.

El bonaerense lo hizo en el sexto juego del primer set, cuando cedió por fin su saque, para que Nadal se pusiera con ventaja de 4-2 y pudiese cerrar la manga inicial con su servicio (6-3). El guión del primer set se repitió en el segundo, aunque Cañas, que estuvo algo más agresivo en la segunda manga, aguantó otro juego antes de ceder su saque por segunda vez (4-3 y servicio para Nadal). La victoria del español estaba prácticamente decidida, pero si algo tiene Cañas es que no se rinde jamás. El sudamericano levantó una pelota de partido con 5-3 y otras dos con 5-4 y saque para Nadal, que necesitó exprimir su talento al máximo para acabar doblegando al aguerrido tenista de Buenos Aires.

En la ceremonia de entrega de trofeos, presidida por los Duques de Palma, ambos se regalaron piropos después de un partido de enorme intensidad que hizo disfrutar a los más de 7.000 espectadores que abarrotaron la pista 'talismán' del Real Club de Tenis Barcelona. Rafa se despidió del público barcelonés con un "nos vemos el año que viene". En 2008, el rey de la tierra batida tendrá otro reto: convertirse en el único jugador capaz de ganar cuatro Godós en 56 años de historia.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso