Menú

NBA

Luka Doncic, uno para dominarlos a todos: un debate que va más allá del MVP de la NBA

La NBA parece rendida al jugador esloveno, entre los principales favoritos al galardón de mejor jugador de la temporada a sus 20 años.

0
La NBA parece rendida al jugador esloveno, entre los principales favoritos al galardón de mejor jugador de la temporada a sus 20 años.
Luka Doncic, una sensación en la NBA | Cordon Press

Que Luka Doncic es uno de esos jugadores que nacen uno entre un millón es algo que lleva tiempo siendo una evidencia. Su dominio en Europa siendo aún menor de edad fue algo totalmente inusual y no visto en las tres últimas décadas. Sin precedentes desde la gran profesionalización del baloncesto del Viejo Continente en los años ochenta, desde luego. Hoy, cuando se critica que tantos jóvenes vuelen a la NBA en un momento de inmadurez, prácticamente nada más llevar a cabo su destete jugando con adultos, el diamante de Liubliana fue capaz de cruzar el charco a los 19 años convertido ya en un coleccionista de títulos colectivos y galardones individuales. Campeón de una Euroliga, tres Ligas Endesa, y dos Copas del Rey con el Real Madrid con un notable peso en las mismas. Sin ir más lejos, fue MVP de la Euroliga en 2018, tanto en la Liga Regular como en la ‘Final 4’ de Belgrado que coronó a los blancos.

Palabras muy mayores y una inmediata comparación con el impacto de aquel irreverente jovenzuelo de Sibenik llamado Drazen Petrovic… Que amenaza con dejar pequeñas en su paso por la NBA, donde los más aventurados ya sitúan su llegada a la altura histórica de la de pilares trascendentales de la liga, tales como ‘Magic’ Johnson y LeBron James. Y es que sus 21 puntos, 7’8 rebotes y 6 asistencias el año pasado como novato parecen ya una menudencia comparados con el rendimiento actual del esloveno en la mejor liga del mundo.

doncic-derozan.jpg
Doncic, con el balón, desborda a Demar DeRozan. | EFE

Este pasado lunes Doncic era nombrado por primera vez en su carrera mejor jugador de la semana en la Conferencia Oeste. Líder absoluto de los Dallas Mavericks en sus cuatro victorias sin derrotas en esos siete días, sus promedios resultan absolutamente descollantes: 37 puntos, 8’5 rebotes y 11’7 asistencias con unos porcentajes además de acierto más que notables, como el 55’4% desde la línea de 3, alfa y omega del baloncesto actual. Un premio que no hace sino ratificar el huracán ofensivo que está representando el ex jugador del Real Madrid hasta el momento, rozando el triple doble de promedio tras 17 partidos: 30’1 tantos, 10 rechaces y 9’5 asistencias.

Tal es el momento de forma de Doncic que muchas voces más que autorizadas le colocan ya sin ambages en la carrera por el MVP de la NBA a final de la liga regular, logro sólo conseguido hasta la fecha por dos jugadores europeos: Dirk Nowitzki en 2007 y Giannis Antetokounmpo en 2019. Ese primer dato ya es de por sí relevante: Luka Doncic, a día de hoy, compite de igual a igual por ser el mejor jugador de la NBA con LeBron James, James Harden, el propio Antetokounmpo o Kawhi Leonard. El mismísimo ‘Magic’ Johnson le acaba de colocar segundo en dicha pugna, empatado con ‘The Greek Freak’ y solo por detrás de James. Más allá, el prestigioso portal Hoopshype.com le sitúa como el principal candidato a estas alturas de la temporada.

Sin embargo, y pese a que a día de hoy su puesto en la pelea es más que merecido, ¿Cuáles son realmente las opciones de Doncic a ser MVP cuando concluya la temporada regular? Dando por hecho que el esloveno se mantenga en unos números similares a los actuales, necesita como poco de una temporada en la que Dallas Mavericks alcanzara, al menos, los playoffs por el título. A estas alturas, los texanos son el cuarto mejor equipo del Oeste, con 11 triunfos en 17 partidos, casi un 65% de victorias. Registros que se antoja difícil mantener para los de Rick Carlisle cuando se disputen los 82 encuentros del curso completo si no logran realizar algún movimiento de mercado que refuerce su plantilla. Y es que las cifras actuales del equipo presidido por Mark Cuban son absolutamente impresionantes: los Mavericks, liderados por Doncic, son a día de hoy, y según el dato aportado por basketball-reference, el ataque más efectivo de la historia de la NBA. Tal y como aporta la citada web, los texanos cuentan hasta el momento en la presente temporada con un ‘rating’ ofensivo (puntos estimados que anotan por cada 100 posesiones) de 116’8. Por contextualizar, tras ellos se sitúan los Golden State Warriors del curso pasado, con 115’9, y los famosos Lakers del Showtime de 1987, que se quedaron en 115’6. Una lista en cuyos primeros puestos aparecen los Bulls de Michael Jordan (1992 y 1996), los Celtics de Larry Bird (1988), los Orlando Magic del joven Shaquille O’Neal (1995) o aquellos Phoenix Suns que volaban en la cancha en 2010 liderados por Steve Nash. Todos por detrás de los Mavericks de Luka Doncic.

El dato de por sí es escalofriante, si bien es cierto que la tendencia actual ayuda al mismo. En la NBA actual, el juego rápido que estila ha aumentado notablemente el número de posesiones, con la consiguiente ayuda que ello puede suponer al rendimiento individual y colectivo, siempre que se ejecute con efectividad, claro está. Por ejemplo, es un hecho que el número de triples dobles se ha disparado en los últimos años en la liga. Tal y como recoge Land of Basketball, entre 1991 y 2015 se promediaron 35 triples dobles por temporada. Una tendencia que empezó a cambiar en la 2015-16, donde se contabilizaron 75. El curso siguiente, solo Russell Westbrook hizo 42, que fueron 25 y 34 en las dos temporadas posteriores. En todo caso, y pese a la ‘burbuja’ de triples dobles en la NBA actual, en el presente ejercicio el jugador que más veces ha pasado de diez en al menos tres apartados estadísticos en un partido es precisamente Doncic. Siete veces ya en apenas 17 noches.

lukadoncicdallasmavericks2.jpg
Doncic lanza a canasta. | Cordon Press

Así que, desde luego, si los Mavericks fueran capaces de mantener una temporada ganadora y el de Liubliana siguieran en unos registros similares, su candidatura al MVP de la temporada sería más que sólida. De lo que no cabe duda es que ya se ha ganado el respeto de los más grandes de la competición americana. Sin ir más lejos, el mismo LeBron James publicó en su cuenta de Instagram después de los 42 puntos de Doncic a los San Antonio Spurs lo siguiente: "He´s one Bad MOFO… I tried to tell y’all" (Es un maldito hijo de puta… Ya os lo intenté decir").

Tal es el crecimiento del esloveno que es precisamente con el joven James la comparación que más se estila en la actualidad. "Es un pequeño LeBron con menos talla y capacidad atlética", declaró en ESPN recientemente el ex jugador Kedrick Perkins.

Obviamente Doncic no cuenta con el físico de James, pero su dominio de lo que sucede en la cancha empieza a ser similar. Esta temporada en la NBA ambos son los dos únicos jugadores capaces de promediar al menos 25 puntos, 7’5 rebotes y 7’5 asistencias. Echando un vistazo a la historia, solo lo hicieron antes Oscar Robertson (seis veces), Russell Westbrook (dos), Larry Bird, James Harden y Michael Jordan… y ninguno lo logró a los veinte años de edad. Da vértigo equiparar al canterano del Real Madrid con tales nombres, pero es una realidad evidente a día de hoy. Ya es el jugador europeo que ha aterrizado en la NBA con un mayor impacto. LeBron fue en su día el gran proyecto del siglo XXI. ‘The chosen one’ (‘El elegido’). Indiscutible número 1 de un draft portentoso en 2003, con Dwayne Wade, Carmelo Anthony o Chris Bosh escoltándole… Y un fiasco histórico llamado Darko Milicic en el número 2. Respecto al esloveno, y dando por bueno que la elección del gran proyecto de Arizona DeAndre Ayton por los Suns podía ser lógica, en Sacramento a alguien ya no le quedarán pelos en la cabeza por elegir en el puesto número 2 a Marvin Bagley III e ignorar a Doncic.

Y mientras, la 'Marca Doncic' no deja de crecer. Como ejemplo, fíjense en sus pies en estos días. Tras acabar su contrato con Nike en noviembre, el esloveno se está dejando querer. Ya ha jugado algunos partidos con Under Armour, la firma de la que es santo y seña Stephen Curry. Probablemente calce alguna otra marca más hasta marzo, la fecha tope que tiene para decidir, 180 días después de acabar su último contrato. Doncic no es la nueva esperanza blanca, como lo fuera Larry Bird en su día cuando salió de la modesta Indiana State, con la NBA tocada de muerte. El esloveno es realidad. Y ya es una máquina de generar dinero.

Si este periodista tuviera que lanzarse a la piscina, apostaría porque Doncic no será MVP esta temporada. Porque los Mavericks estarán lejos del 65% de victorias actual y eso le penalizará. Pero, en el fondo, si Doncic será MVP o no este año no es un debate tan relevante. Si nada se tuerce y no media una desgracia, aquel niño que pasaba la mopa en la mítica Sala Tivoli soñando con ser algún día como Marko Milic no tardará en convertirse en el mejor baloncestista europeo de la historia. Dejará atrás sin ninguna duda Nowitzki en cuanto a impacto NBA y tendrá más difícil a nivel FIBA emular a los Gasol, Sabonis o Petrovic, aunque solo sea por lo complejo que le resultará coleccionar títulos con Eslovenia. Pero la realidad es que Doncic no es uno entre un millón. La verdad empieza a ser que Doncic será, como en la obra de arte de J.R.R. Tolkien, uno para dominarlos a todos.

Partidos

7 de Diciembre
Detroit Pistons 108-101 Indiana Pacers
Cleveland Cavaliers 87-93 Orlando Magic
Charlotte Hornets 104-111 Brooklyn Nets
Oklahoma City Thunder 139-127 Minnesota Timberwolves
Chicago Bulls 98-100 Golden State Warriors
Miami Heat 112-103 Washington Wizards
Boston Celtics 108-95 Denver Nuggets
San Antonio Spurs 105-104 Sacramento Kings
Milwaukee Bucks 119-91 Los Angeles Clippers
Portland Trail Blazers 113-136 Los Angeles Lakers
Dallas Mavericks 20:00 New Orleans Pelicans

Lo más popular

0
comentarios

Servicios