Menú

¡España está en la final!

España ha ganado a Alemania gracias a un partidazo, el mejor que ha jugado, y a un golazo de cabeza de Puyol. Victoria totalmente justa que se ha fraguado en el buen juego de los de Del Bosque y en una actitud defensiva sublime. Señores, por primera vez en la historia... ¡España está en la final!

GUILLERMO DOMÍNGUEZ /
0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

España 1, Alemania 0, gol de Carles Puyol Goles con Parrado

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "España 1, Alemania 0, gol de Carles Puyol" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

¡Cómo estamos los españolitos! Se nos va a quedar pequeño el calendario de tanto marcar fechas históricas en esto del balompié patrio. Lo hicimos el 29 de junio, hace ya dos años, cuando ganamos la Eurocopa en Austria. Lo hacemos ahora, el 7 de julio -San Fermín nos guió en el encierro-, con este histórico pase a la final del Mundial. Y lo haremos dentro de cuatro días, el 11-J, cuando España derrote a Holanda en la final del Soccer City Stadium de Johannesburgo y se proclame campeona del mundo. ¡Ojalá!

De momento, la cosa pintan bastante bien. Alemania llegaba crecida a este duelo de semifinales después de haber barrido a 'cocos' como Inglaterra y Argentina en octavos de final y en cuartos, respectivamente. España, por su parte, había sufrido en sus duelos anteriores frente a Portugal y Paraguay, resueltos con sendas victorias por la mínima. El duelo se presentaba cada vez más parejo: mientras la Mannschaft iba a más, la selección española seguía estancada en una medianía de juego que distaba, y mucho, del que desplegó en los últimos meses.

El estadio Moses Mabhida de Durban no le traía buenos recuerdos a la selección española, pues en este mismo escenario había perdido el partido inaugural frente a Suiza. Pero esta vez la película tuvo un desenlace feliz. El fútbol debía ser justo con España, que le dio un repaso en toda regla a Alemania en lo que ha sido la reedición de la final de la última Eurocopa. Desde que el balón echó a rodar hasta el pitido final. Aunque, claro está, también había que sufrir.

Salió enchufadísima España al tapete y con la novedad en el once de Pedro Rodríguez en detrimento de un Fernando Torres que apenas ha rascado bola en este Mundial. A los seis minutos, los campeones de Europa dispusieron de una ocasión clarísima para haberse puesto por delante en el marcador, aunque Manuel Neuer le ganó la partida a David Villa, el máximo realizador del torneo con cinco dianas, en el mano a mano. La segunda oportunidad no tardaría en llegar: sólo siete minutos después, un cabezazo de Carles Puyol, tras una gran jugada colectiva, acabó por encima del larguero. Era el primer aviso de 'Puyi', que a la postre se erigiría en el gran héroe de la noche.

España, por fin, se había reencontrado con su juego, el que es capaz de enganchar a todo buen aficionado al fútbol. Con un once plagado de jugadores del Barcelona –hasta siete-, la selección nacional tocaba y tocaba a su merced frente a Alemania, que empezó a sacudirse los miedos iniciales con el paso de los minutos. Apareció al fin la tricampeona mundial (1954, 1974 y 1990) para empezar a llegar con cierto peligro al área española. Lo intentó primero Trochowski, sustituto en esta ocasión del sancionado Thomas Müller –los alemanes acabaron pagando caro la ausencia del talentoso jugador del Bayern de Múnich-, y a continuación se animaron Podolski, Mesut Ozil y, cómo no, Bastian Schweinsteiger.

Y tenía que aparecer también Iker Casillas, soberbio como siempre. A la media hora de partido, el guardameta mostoleño se tiró bien para desviar a córner un disparo lejano de Trochowski. Una ocasión, para Alemania, que se trataba de un simple espejismo porque el partido estaba donde España quería. Quien también iba cobrando protagonismo fue Pedro.

El canario, la gran apuesta de Del Bosque para este partido, rayó a un grandísimo nivel y empezó a hacer estragos al comienzo de la segunda mitad, cuando se marchó de un par de rivales y habilitó para Xabi Alonso, cuyo disparo desde fuera del área salió desviado. Corría el minuto 48. Sólo dos después, los mismos protagonistas en una jugada muy parecida: otro gran eslalon del canario, que habilitó para el tolosano. Esta vez el madridista creó más peligro, aunque la pelota no quería entrar.

Joachim Löw, el metrosexual seleccionador alemán, no lo veía nada claro. Quitó a Boateng, a quien Pedro dio un auténtico dolor de cabeza, para dar entrada a Marcell Jansen, otro lateral izquierdo, aunque éste con mayor proyección ofensiva. Aún tenía reservada otra permuta más: diez minutos después, sacó a Toni Kross en detrimento de un Trochowski que fue de más a menos. Mientras tanto, Del Bosque aguardaba al momento oportuno para mover ficha. Precipitaciones, las justas.

España, mientras tanto, seguía acumulando ocasiones. Xabi Alonso, Xavi, Iniesta, Villa, Pedro... jugones todos que seguían poniendo en jaque a la fornida defensa teutona. El gol no llegaba, pero estaba claro que sólo era cuestión de tiempo para que se 'abriera el melón'. En estas, a Alemania también le dio por llegar al área de Casillas, que en el ecuador de la segunda mitad tuvo que lucirse para desviar un disparo a bocajarro de Toni Kroos (m.68). Hubiera sido muy injusto que la Mannschaft se pusiera por delante sin haber hecho nada.

Las diez de la noche, una hora antes en Canarias. Millones de españoles se mordían las uñas viendo cómo los alemanes empezaban a ejercer de moscas cojoneras, a inquietar la portería de un Casillas que, hasta entonces, apenas había sido un espectador más. De los nervios a la euforia en cuestión de segundos. Corría el minuto 73 cuando los chicos de Del Bosque sacaron petróleo de un córner: lo botó Xavi y Carles Puyol, ese fenómeno de la naturaleza, ese luchador irreductible, apareció de la nada para conectar un cabezazo inapelable y hacer inútil la estirada de Manuel Neuer. España entera se quedó afónica gritando el gol de Puyol.

La selección española pudo haber matado el partido en los minutos siguientes: primero Villa pudo haber marcado el 0-2 a la contra, pero la acabó perdiendo en la frontal ante los centrales Friedrich y Mertesacker, y luego Pedro no supo regalarle el gol a Fernando Torres, que había entrado al campo precisamente en sustitución del Guaje. Fue la única laguna que tuvo el jugador canario del Barça en una noche para enmarcar.

Alemania tiró de su juego vertical, pero nunca pudo romper la muralla defensiva española. Si Puyol estuvo soberbio en su gol, no menos lo estuvo en las tareas defensivas. ¿Y qué decir de Gerard Piqué? Soberbio también, como siempre, el joven central azulgrana. Soberbios, en definitiva, todos los jugadores españoles, que se dejaron la piel sobre el césped para acabar haciendo realidad el sueño de 44 millones de almas. ¡Ya pueden echarse a temblar los holandeses el domingo!


Ficha técnica

Alemania, 0: Neuer; Lahm, Friedrich, Mertesacker, Boateng (Jansen, m.52); Khedira (Mario Gómez, m.80), Schweinsteiger; Trochowski (Kroos, m.62), Ozil, Podolski; y Klose
España, 1: Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Busquets, Xabi Alonso (Marchena, m.92), Xavi; Iniesta, Pedro (Silva, m.85); y Villa (Fernando Torres, m.81)

Gol: 0-1, m.73: Puyol
Árbitro: Viktor Kassai (Hungría). Sin amonestados
Incidencias: Segunda semifinal del Mundial de Sudáfrica 2010 disputada en el estadio Moses Mabhida de Durban ante la presencia de 60.960 espectadores. La Reina Sofía asistió al partido en el palco de honor, junto al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y al de Sudáfrica, Jacob Zuma

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 21 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation