Menú

¿Qué pasa con Alonso?

Después de los cambios introducidos para el Gran Premio de España, sobre todo en la aerodinámica y la suspensión, parecía que Fernando Alonso tendría finalmente un monoplaza capaz de acercarse a los BMW Sauber. Pero desde Barcelona, donde el español abandonó por culpa del motor, el desastre ha sido mayúsculo y sólo ha sumado tres puntos en cuatro carreras. Pese a su contrastada calidad, algo parece ocurrirle al bicampeón. Dos errores -Mónaco y Montreal- le han impedido sumar importantes puntos cuando el viento parecía soplar a su favor.



0
Después de los cambios introducidos para el Gran Premio de España, sobre todo en la aerodinámica y la suspensión, parecía que Fernando Alonso tendría finalmente un monoplaza capaz de acercarse a los BMW Sauber. Pero desde Barcelona, donde el español abandonó por culpa del motor, el desastre ha sido mayúsculo y sólo ha sumado tres puntos en cuatro carreras. Pese a su contrastada calidad, algo parece ocurrirle al bicampeón. Dos errores -Mónaco y Montreal- le han impedido sumar importantes puntos cuando el viento parecía soplar a su favor.
"
(Libertad Digital) Nadie pensaba que con este Renault Alonso sería capaz de lograr grandes cosas este temporada. Cuando anunció su fichaje, 2009 parecía el gran objetivo para el español. Sumar puntos y conseguir un buen desarrollo para así atacar el próximo mundial con mejores perspectivas.
 
La progresión parecía clara sobre todo cuando Renault anunció mejoras en el GP de España. Nuevos alerones, aleta de tiburón, y un sistema de suspensión que permitiría arañar algunas décimas por vuelta. Montmeló fue testigo de la mejora. Alonso contagió a todos con un espectacular segundo puesto en la parrilla de salida. Sólo el motor del R28 le impidió sumar puntos. En Turquía no lo hizo mal y tres puntos gracias a su sexto puesto apuntaban a una progresión.
 
Los problemas reales llegaron en Mónaco. El mismo Alonso pensó en la posibilidad de incluso ganar en el Principado después de los cambios de neumáticos por la fuerte lluvia que cayó sobre el asfalto. Pero hubo precipitación y poca paciencia. Intentó pasar a Heidfeld en un lugar imposible y echó por tierra sus posibilidades de incluso puntuar. El alemán se convierte así en la pesadilla para el español. Porque dos semanas después, el mismo piloto fue el problema del español.
 
En Montreal, y pese al desastre de las tres sesiones de entrenamientos, Alonso volvió por sus fueros demostrando sus manos con un excelente cuarto lugar en la parrilla. Pese a perder el paso en la partida, Alonso aguantó y se puso en condiciones de entrar entre los tres primeros. Ganar era muy difícil. El error de estrategia le restó posibilidades pero todo acabó cuando cometió otro error, y una vez más ante Heidfeld. ¿Nueva precipitación? ¿Poca paciencia?
 
Lo preocupante no es la situación del R28. Todo el mundo sabía que estaba muy por detrás de los equipos punteros. Lo preocupante es la aparente desesperación del piloto en situaciones extremas. Situaciones que antes solventaba con experiencia y sobre todo superioridad. Dentro de dos semanas llega el GP de Francia y es donde Renault intentará reconducir un rumbo que parece haberse perdido otra vez.
 
 
 

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios