Menú

Robredo, primer español en octavos de Roland Garros; Youznhy frustra a Ferrero y se medirá con Federer

Ya hay un español en octavos de final de Roland Garros. Tommy Robredo ha barrido de la pista al ruso Tipsarevic (6-3, 6-4 y 6-0) y ahora espera en la siguiente ronda un hueso duro: Ljubicic o Volandri. Juan Carlos Ferrero ha sido, hasta el momento, la decepción nacional. Mijail Youznhy (7-6, 6-7, 6-2 y 6-2) le ha privado de luchar por revalidar el título que una vez consiguió en 2003. Roger Federer será el rival del ruso en octavos de final. El suizo no tuvo mayor complicación para dejar en la cuneta al italiano Potito Starace (6-2, 6-3 y 6-0). Por otro lado, en el apartado femenino, la serbia Jelena Jankovic ha eliminado a Venus Williams (6-4, 4-6 y 6-1), y se ha convertido en la primera tenista en alcanzar los octavos de final.

0
Ya hay un español en octavos de final de Roland Garros. Tommy Robredo ha barrido de la pista al ruso Tipsarevic (6-3, 6-4 y 6-0) y ahora espera en la siguiente ronda un hueso duro: Ljubicic o Volandri. Juan Carlos Ferrero ha sido, hasta el momento, la decepción nacional. Mijail Youznhy (7-6, 6-7, 6-2 y 6-2) le ha privado de luchar por revalidar el título que una vez consiguió en 2003. Roger Federer será el rival del ruso en octavos de final. El suizo no tuvo mayor complicación para dejar en la cuneta al italiano Potito Starace (6-2, 6-3 y 6-0). Por otro lado, en el apartado femenino, la serbia Jelena Jankovic ha eliminado a Venus Williams (6-4, 4-6 y 6-1), y se ha convertido en la primera tenista en alcanzar los octavos de final.
L D (EFE) La solidez de Tommy Robredo le llevó por sexta vez a los octavos de final de Roland Garros, mientras que Juan Carlos Ferrero se despidió del torneo superado por el arranque explosivo del ruso Mijail Youznhy en el tercer set. En una hora y 42 minutos Robredo despejó de su camino al serbio Janko Tipsarevic, 80 del mundo, por 6-3, 6-4 y 6-0. Ferrero, campeón en el 2003, resistió durante tres horas y 27 minutos, pero al final cayó ante Youznhy, 15 del mundo, por 6-7, 7-6, 6-2 y 6-2.

Robredo jugó hoy un partido casi perfecto, mucho mejor que contra el argentino Sergio Roitman o contra el griego Konstantinos Economidis. Seguro desde el fondo, contumaz con su servicio con el que no cedió ni un solo punto de rotura, dominó a su adversario de principio a fin. Con un tercer set, rozando a la perfección, su rival terminó aburrido sin saber qué hacer y bajando los brazos sin querer correr los intercambios. El año pasado cayó en octavos contra el croata Mario Ancic, pero en este, Robredo parece haber encontrado en París el camino para volver a los cuartos de final, ronda que ha logrado dos veces: en el 2003 (ante Albert Costa) y 2005 (Nikolay Davydenko).

Sin ceder un set en tres partidos, Robredo tendrá ahora ocasión de vengar una afrenta que tiene clavada como una espina profunda, pues su rival será el italiano Filippo Volandri quien le venció en la eliminatoria de Copa Davis por la permanencia disputada en Santander en septiembre del pasado año, un disgusto que aún permanece en el pensamiento del jugador de Hostalric. Volandri, el jugador que derrotó a Roger Federer en Roma, se impuso al croata Ivan Ljubicic, séptimo favorito, por 6-4, 6-7 (4), 4-6, 6-3 y 6-4.

"Si te dan una "nata" (una torta), lo que uno no hace es poner la cara de nuevo. Esto es como una partida a la "game boy", que aunque pierdas cuando acabas la partida te pone volver a jugar", dijo Robredo al referirse al duelo que desea contra Volandri, con quien tiene un balance de tres victorias y tres derrotas, aunque los tres últimos duelos los ha saldado negativamente. Para Ferrero París sigue siendo un problema. Desde que ganó en 2003 en la final al holandés Martin Verkerk no ha vuelto a lograr los octavos de final. En 2004 cayó en la segunda con el ruso Igor Andreev, al siguiente en la tercera con el ruso Marat Safin y después ante el argentino Gastón Gaudio también en tercera.

Ante Youzhny, Ferrero jugó con mucha garra los dos primeros sets e incluso estuvo arriba con rotura en el tercero (2-1) pero a partir de ahí el ruso dio lo que el propio Juan Carlos calificó como "un paso adelante" y su revés paralelo y sobre todo, el saque, con el que anotó 12 directos, le hicieron inabordable.

"Las derrotas en Roland Garros siempre duelen", dijo Ferrero después de luchar ante Youznhy. El valenciano dio todo lo que pudo pero acabó agotándose en un esfuerzo sin recompensa. "De físico estoy al cien por cien", aseguró Ferrero que al final reconoció que con un Youznhy en ese estado de juego es difícil superarle. Con el adiós a la tierra ya escrito, para el campeón del 2003 su mente está puesta ahora en Wimbledon, con preparación primero para la hierba en Hertogenbosch (Holanda).

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios