Menú

Sneijder y Robben meten a Holanda en la tercera final de su historia

Holanda se ha convertido en la primera finalista del Mundial de Sudáfrica tras derrotar (2-3) a Uruguay. Aunque Van Bronckhorst abrió la cuenta con un golazo, los ex madridistas Sneijder y Robben han sido los auténticos artífices del triunfo de la naranja mecánica.

0

Holanda vuelve a aspirar al trono, como ya hiciera en la final de los mundiales de Alemania'74 y Argentina'78. Entonces salió derrotada por los equipos anfitriones. Dice el refrán que "a la tercera va la vencida", pero también hay otro que asegura que "no hay dos sin tres". ¿Podrá encumbrarse esta vez la Naranja Mecánica? Esperemos que no si en la final del domingo, en el Soccer City Stadium de Johannesburgo, tiene enfrente a España. De lo contrario, a muchos españoles les importaría un comino, ¡para qué engañarnos! Pero también es cierto que la Historia le debe una al país de los tulipanes.

En el Green Point de Ciudad del Cabo, en la semifinal frente a Uruguay, los holandeses lograron el triunfo gracias a la definición en los momentos clave. Después de un par de avisos a cargo de Dirk Kuyt (m.3), con un disparo que se marchó alto sobre la portería defendida por Fernando Muslera, y un tiro flojo de Wesley Sneijder que atrapó sin problemas el guardameta del Lazio (m.10), llegaría el primer gol de la noche. Fue rebasado el primer cuarto de hora de partido cuando el ex barcelonista Gio van Bronckhorst se inventó un gran zapatazo desde fuera del área con el que sorprendió al cancerbero charrúa. Posiblemente el mejor gol del Mundial. Se había cumplido el minuto 18 y Holanda ya iba por delante en el marcador.

Lejos de hundirse en el fango, la selección uruguaya tiró de oficio y empezó a tener la pelota para llegar cada vez con más peligro a los dominios de Stekelenburg. Para ello se encomendó a Diego Forlán, sin duda su mejor jugador y su gran referencia ofensiva, sobre todo a tenor de la baja del sancionado Luis Suárez. No pudo jugar el delantero del Ajax por la mano ante Ghana y los de Óscar Washington Tabárez lo acabaron pagando.

Al filo del descanso volvió a aparecer Forlán, siempre generoso en el esfuerzo: el delantero del Atlético de Madrid probó fortuna desde fuera del área y logró sorprender al meta holandés, que llegó a tocar el balón –el Jabulani ha vuelto a causar estragos entre los porteros– pero no pudo evitar que el empate subiera al marcador del Green Point Stadium. Uruguay, sin alharacas pero con un juego muy efectivo, volvía a cobrar vida antes del paso por vestuarios. Lograba el tanto del empate que le volvía a meter de lleno en el partido.

La segunda mitad comenzó con el cambio de Rafael van der Vaart por un gris Demy de Zeeuw, que fue titular tras la baja por sanción de Demy de Jong, acompañando en el doble pivote al incombustible Van Bommel. Así, Bert van Marwijk trataba de dar más mordiente ofensiva a la naranja mecánica. Óscar Washington Tabárez no había movido ficha.

Pudo haber marcado el equipo sudamericano a los cinco minutos de la reanudación. Probó fortuna Álvaro Pereira desde el pico del área, pero Joris Mathijsen acabó salvando casi bajo palos. A partir de ahí llegó el intercambio de golpes del que acabó saliendo vencedora la selección holandesa, que cuenta por victorias los seis partidos que ha jugado en este Mundial y que suma 24 partidos consecutivos sin perder. Se animó primero Forlán con un lanzamiento de falta que desvió magistralmente Stekelenburg (m.66) y lo intentó Van der Vaart sólo dos minutos después con un buen disparo que desvió Muslera. Arjen Robben cazó el rechace, pero acabó mandando el Jabulani a las nubes.

Estaba claro que tenían que aparecer los ex madridistas Robben y Sneijder, dos jugadores tocados por una varita mágica y que han realizado una gran temporada al haber disputado ambos la final de la Liga de Campeones en el Santiago Bernabéu, el primero a la postre campeón con el Inter de Milán y el segundo, con el Bayern de Louis Van Gaal. Marcó primero Sneijder. A los 69 minutos, el cerebro de la oranje atrapó el balón en un rechace y logró batir a Muslera con un disparo ajustado al palo izquierdo. Van Persie, bastante oscuro en este Mundial, andaba por allí para despistar al meta charrúa. Sólo cuatro minutos, llegó la estocada de Robben, que remató de cabeza un gran centro de Dirk Kuyt desde la izquierda para poner el 1-3 en el marcador.

Todo parecía sentenciado en Ciudad del Cabo. Óscar Washington Tabárez, que dio entrada al Loco Abreu y a Sebastián Fernández, y sus pupilos parecían haber bajado los brazos. Estaba más cerca el 1-4, pero lo que acabó llegando fue el 2-3, a la postre definitivo. En el tiempo de descuento, Maximiliano Pereira consiguió batir a Stekelenburg con un gran zurdazo. Uruguay lo iba a intentar, pero ya no hubo tiempo para la reacción. Esta vez no hubo milagro, como en el partido de cuartos de final frente a Ghana, y es Holanda quien ya tiene su billete para la final del próximo domingo en Johannesburgo. Ojalá que su rival sea España...
 

Ficha técnica del partido

Uruguay, 2: Muslera; Maximiliano Pereira, Godín, Victorino, Martín Cáceres; Gargano, Arévalo, Diego Pérez, Álvaro Pereira (Abreu, m.77); Cavani y Forlán (Sebastián Fernández, m.83)
Holanda, 3: Stekelenburg; Boulahrouz, Heitinga, Mathijsen, Van Bronckhorst; Van Bommel, De Zeeuw (Van der Vaart, m.46); Sneijder, Robben (Elia, m.89), Kuyt; y Van Persie

Goles: 0-1, m.17: Van Bronckhorst; 1-1, m.40: Forlán; 1-2, m.69: Sneijder; 1-3, m.73: Robben; 2-3, m.91: Maximiliano Pereira
Árbitro: Ravshan Irmatov (Uzbekistán). Mostró tarjeta amarilla a los uruguayos Maximiliano Pereira (m.20) y Martín Cáceres (m.29); y a los holandeses Sneijder (m.29), Boulahrouz (m.78) y Van Bommel (m.93)
Incidencias: Primera semifinal del Mundial de Sudáfrica 2010 disputada en el estadio Green Point de Ciudad del Cabo ante 62.468 espectadores

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios