Menú

Nadal: "Fue muy duro renunciar a los Juegos, al honor de llevar la bandera de mi país"

El manacorense dice que sólo volverá a jugar cuando esté "perfectamente recuperado" de su lesión.

0
El manacorense dice que sólo volverá a jugar cuando esté "perfectamente recuperado" de su lesión.
Rafa Nadal inaugura una exposición fotográfica en Madrid. | Cordon Press

Rafa Nadal se sincera en una entrevista que el diario L'Équipe publica este martes y reconoce que desde que cayera eliminado en segunda ronda del torneo de Wimbledon a manos del checo Lukas Rosol, hace ya dos meses, no ha vuelto a "tocar una raqueta de tenis". "Sólo volveré a jugar al tenis cuando me encuentre al cien por cien", advierte el número cuatro del mundo.

"En mi cabeza lo tengo muy claro: antes de nada tengo que curarme del todo, estar perfectamente recuperado antes de decidir cuándo y dónde voy a volver a jugar. No quiero volver a jugar teniendo dudas constantes sobre mi físico", ha dicho Nadal.

El manacorense se muestra extremadamente cauto a la hora de hablar de su salud y dice que medita a fondo cada decisión que toma sobre su actividad física "para saber si aguantarán las rodillas". "Fui educado para resistir el dolor. Para competir. Y no voy a cambiar. Pero desde Roland Garros se ha convertido en algo más que un simple dolor", lamenta el balear. "Los dos meses siguientes trabajé bajo antiinflamatorios o con infiltraciones. De haber cometido un error, ése fue jugar Wimbledon. La semana de antes, los entrenamientos fueron horribles. Pero quería entrenar y volví a jugar infiltrado", reconoce.

Su actividad ahora se centra en el trabajo físico, que combina con el gimnasio y la natación, nadando cerca de un kilómetro cada día. Todo ello para poder estar en "perfectas condiciones" en el comienzo de la próxima temporada: "primero en Doha, y después en el Abierto de Australia".

Sin embargo, tampoco descarta jugar la final de la Copa Davis, del 16 al 18 de noviembre en la República Checa, aunque también dice que no piensa "más allá de mañana".

Pero por encima de todo, el sueño de Rafa Nadal es ser el abanderado español en unos Juegos Olímpicos. Tuvo esa posibilidad en Londres 2012, pero la lesión en la rodilla le obligó a perderse la cita olímpica. "Fue muy duro tener que renunciar a los Juegos Olímpicos, al honor de llevar la bandera de mi país. Estuve muy, muy triste durante dos semanas. Ahora espero de todo corazón poder llegar a Río de Janeiro, aunque es dentro de cuatro años", finaliza.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios