Menú

La historia del cañonero del tenis que reinó en Miami y ganó el partido más largo de la historia

John Isner consiguió este fin de semana su primer Masters 1000 ganando en Miami. Wimbledon le catapultó a la fama en 2010. 

0
John Isner consiguió este fin de semana su primer Masters 1000 ganando en Miami. Wimbledon le catapultó a la fama en 2010. 
John Isner, campeón en Miami. | EFE

Para el aficionado habitual del tenis hablar de John Isner es un hecho normal ya que con 32 años es uno de los más veteranos del circuito, pero a nivel mundial la figura del estadounidense no es tan conocida. Su nombre ha vuelto a resonar con fuerza en los titulares de los periódicos internacionales cuando el pasado fin de semana logró ganar el Masters 1000 de Miami ante Alexander Zverev.

Isner alzó el título en la pista central Crandon Park Tennis Center tras muchos años persiguiendo un trofeo de tal magnitud. Nunca antes había conquistado un Masters 1000 en categoría individual. En su haber sí tenía tres finales perdidas en dichas instancias: Indian Wells (2012-Federer), Cincinnati (2013-Nadal) y París-Bercy (2016-Murray). Lo que se le había resistido en la soledad del cuadro de singles hasta 2018 no lo fue tal en dobles ganando tres torneos de Masters 1000 haciendo pareja con sus compatriotas Sam Querrey y Jack Sock. Más allá de eso, Isner con su estilo de gigante sacador había vivido de los ATP 250 con 12 entorchados.

Sin un palmarés destacado, con papeles muy discretos en los Grand Slams y con el noveno puesto del ranking ATP como mejor clasificación en su carrera, ¿qué hacía de John Isner un cañonero especial en el mundo del tenis? La respuesta la encontramos en la edición de 2010 de Wimbledon.

El partido más largo de la historia

John Isner nunca ha superado la cuarta ronda en Roland Garros ni en el Open de Australia, su mejor resultado en el Open de EEUU ha sido unos cuartos de final en 2011 y su participación más exitosa en Wimbledon siempre ha dado con sus huesos en el suelo en la tercera ronda. Pese a todo, en Londres entró de lleno en la historia del tenis con un récord compartido que parece muy difícil de superar.

isnermahut.jpg

Corría el año 2010 cuando John Isner y Nicolas Mahut cruzaron sus caminos en la pista número 18 del All England Lawn Tennis and Croquet Club de Wimbledon. Allí se enfrentaron en primer ronda y todo transcurrió de forma normal en los primeros cuatro sets con un tanteo de 6-4, 3-6, 6-7 y 7-6 siendo la cuarta manga la más larga hasta ese momento con poco más de una hora de juego.

Una vez jugados los cuatro primero sets, la falta de luz obligó a aplazar el partido y fue el día siguiente, el 23 de junio de 2010, cuando la locura se instaló en el partido entre Isner y Mahut. En Wimbledon, el quinto set no puede dirimirse con un tie-break y por esa razón el choque entre el estadounidense y el francés avanzó sin descanso hasta colocar en el marcador un hilarante empate a 59 juegos. Nadie daba crédito y la leyenda del partido empezó a fraguarse cuando la falta de luz hizo nuevamente su aparición haciendo que el duelo se volviese a aplazar.

El mundo del deporte se paralizó y puso el foco de todas las miradas en la pista 18 de Wimbledon donde apenas cabían más de 120 espectadores que tuvieron el increíble privilegio de ver cómo el 24 de junio de 2010, el partido más largo de su historia finalizaba con la victoria de Isner por 70 a 68 en el quinto set. Tanto él como Mahut entraron en la historia con un total de 11 horas, 5 minutos y 23 segundos de partido. Simplemente épico.

Los datos incrementaron aún más la leyenda del partido ya que es el choque que más ha durado en la historia del tenis, pero también atesora otros registros: set más largo (8 horas y 11 minutos), más juegos en un partido (183), mayor número de saques directos (216) o mayor cifra de puntos en un mismo encuentro (980).

Ese encuentro catapultó a Isner a la cima de la historia del tenis aunque de poco le hubiese servido si no lograba algo importante en el resto de su carrera. No en vano, el mítico partido ante Mahut sólo le sirvió para pasar a segunda de ronda de Wimbledon cayendo en la misma tras su frenético partido de tres días. El gigante de 2,08 logró algo más tangible en Miami convirtiéndose en el cañonero que ganó el partido más largo de la historia siendo también campeón en un Masters 1000.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios