Menú

Thiem humaniza a Rafa Nadal en Madrid con una dura e inesperada derrota

La Caja Mágica se quedó muda tras la victoria del austriaco sobre el vigente campeón del torneo. Lo hizo en sólo dos mangas, por 7-5 y 6-3.

0
Thiem humaniza a Rafa Nadal en Madrid con una dura e inesperada derrota
Dominic Thiem celebra su victoria ante Rafa Nadal. | Juan Pablo Polvorinos

Es una frase más que conocida en deporte y siempre aplicada a los grandes: "Para que ‘X’ pierda tiene que hacer él un mal partido y el otro un encuentro brillante". Nueve de cada diez veces esta frase acaba con uno de los dos elementos fuera de la ecuación y ‘X’ acaba ganando porque es superior a nivel global a su rival. Por desgracia para el público español, Rafa Nadal vivió en primera persona qué se siente cuando eres esa ‘X’ y cuando te ves en ese 1 sobre 10.

El partido de Dominic Thiem ante Rafa, en cuartos del Mutua Madrid Open, fue una obra de arte del austriaco. Estuvo perfecto en todas las facetas del juego, machacó con su derecha toda la pista ocupada por el español y cuando Nadal intentó cambiar de estrategia para golpear a su revés, Thiem o no le dejó cambiar de táctica o simplemente sacó a relucir ese revés a una mano que es tan bonito como efectivo.

Ya en la primera manga se pudo intuir que las cosas no iban a salir bien para Nadal. Después de 50 sets consecutivos sin perder, Rafa claudicó por 7-5 ante Dominic. El austriaco ya le hizo sudar sangre en el primer juego del partido que coincidió con el saque de Nadal y logró el break posterior para ponerse 5-3 arriba en el marcador. No fue suficiente para doblegar a Rafa que aguantó todo lo que pudo incluso con Thiem rozando el set, sin embargo, en el duodécimo juego, el manacorí no pudo evitar el principio del fin en Madrid con el 7-5 en el luminoso.

En el segundo set, la grada esperaba que Nadal subiese el nivel o que Thiem lo bajase para que el choque se fuera a la tercera manga. En un partido largo quizá Rafa hubiese encontrado mejores sensaciones, sobre todo porque Dominic había jugado cerca de tres horas ante Coric, pero nuevamente Thiem se mostró intratable. Nadal fue salvando bolas de break hasta que cayó una de ellas y de nada le sirvió recuperarse y volver a igualar el partido porque su rival repitió rotura de servicio.

El 6-3 definitivo enmudeció la pista Manolo Santana y no es una metáfora. Rafa Nadal ha conseguido que la afición crea que es invencible. Los ha y nos ha acostumbrado a verle sobre la tierra batida como a un gigante. Roma y París esperan la venganza de Rafa, que ya no es número uno del mundo. Y que nadie pierda de vista a Dominic Thiem.

1105-nadal-adios.jpg
Rafa Nadal se despide del público de Madrid tras caer ante Dominic Thiem. | EFE

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios