Menú

Rafa Nadal supera a Jannik Sinner y se cita con Schwartzman en semifinales de Roland Garros

El español vence a Jannik Sinner en tres sets, después de casi tres horas de partido, y se medirá ahora al Peque Schwartzman, verdugo de Thiem.

0
El español vence a Jannik Sinner en tres sets, después de casi tres horas de partido, y se medirá ahora al Peque Schwartzman, verdugo de Thiem.
Rafa Nadal, durante su partido de cuartos ante Jannik Sinner. | EFE

Rafa Nadal se ha clasificado para las semifinales de Roland Garros, tercer y último Grand Slam de la temporada de tenis 2020, después de superar en un competido partido al joven italiano Jannik Sinner por 7-6(4), 6-4, 6-1, en un duelo que concluyó ya en la madrugada del miércoles.

La eterna batalla entre Diego Schwartzman y Dominic Thiem provocó que el partido del manacorense, el cien en París, se fuese cerca de las 23:00 horas, un horario más propio del US Open o del Abierto de Australia que del grande parisino, pero bajo la luz de los focos de la Philippe-Chatrier al doce veces ganador tampoco le tembló el pulso pese a la resistencia que encontró de su joven rival.

Habituado a triturar muchos sueños de jugadores prometedores, el balear también se cruzó en el de Sinner, de 19 años, aunque éste fue una amenaza real en el primer parcial, donde tuvo servicio para adjudicárselo, o en el segundo donde fue también con break arriba. Pero Nadal demostró que su condición de rey de la tierra y de este torneo no es casualidad y, apoyado en un drive que tardó en despertar antes de acabar martilleando a su rival y en su resistencia, siempre encontró la forma de evitar las trampas del tenista italiano, que finalmente terminó por rendirse en el tercer parcial y tras rozar las tres horas de encuentro.

Sinner asumió sin complejos el reto de medirse por primera vez al español y la pista favorita de éste. Con un poderoso drive y un afilado revés a dos manos cruzado, plantó cara y aguantó incluso esos largos peloteos que casi siempre suelen caer del lado del número dos del mundo, que tras cuatro aperitivos, se encontraba con su primer oponente serio.

Sin encontrar su mejor tenis, Nadal sufrió y se vio incluso contra las cuerdas cuando Sinner le rompió en el undécimo juego. El de San Candido no había concedido ni una sola bola de rotura y parecía que podría cerrar el set, pero entonces apareció el drive del balear para acudir al rescate, lograr el ansiado break y forzar un tie-break donde su mejor golpe continuó haciendo daño a su rival. El italiano pidió atención médica para su pierna derecha, pero no acusó el golpe. A base de golpes ganadores, sobre todo con el cañón de su derecha, siguió dando guerra en un duelo que elevaba su nivel y que se le volvía a poner de cara con otra rotura en el cuarto juego para ponerse 3-1.

Pero de nuevo, Nadal se agarró a su experiencia, aguantó y rompió en el siguiente juego para volver a igualar las cosas ante un rival, cuyo rostro empezaba ya a demostrar cierta frustración. Esta se consumó cuando volvió a ceder su servicio en el noveno juego pese a dominar 40-15, con algo de suerte también a favor del actual campeón, que luego cerró el 2-0.

Eso fue el principio del fin para Sinner, que bajó los brazos y dio paso a más errores, mientras que el 12 veces campeón no aflojaba para firmar sin problemas el pase a su trigésimo cuarta semifinal de Grand Slam, la decimotercera en París, una ronda en la que nunca ha perdido y a la que llega con sensaciones al alza en su tenis y sin todavía haber cedido un solo set después de cinco encuentros.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot