Menú

Carlos Alcaraz conquista el US Open y es el tenista más joven en alcanzar el número uno

El español conquista el US Open tras derrotar en la final a Casper Ruud en cuatro sets.

El español conquista el US Open tras derrotar en la final a Casper Ruud en cuatro sets.

Enorme victoria de un tenista enorme como es Carlos Alcaraz. El murciano ha conquistado este domingo el primer título de Grand Slam de su carrera al proclamarse campeón del US Open, tras vencer la final contra el noruego Casper Ruud, por 6-4, 2-6, 7-6 (1) y 6-3, después de tres horas y 20 minutos de partido.

Doble premio para el tenista de El Palmar porque, además de conquistar su primer grande, también asciende al número uno del ranking mundial, siendo el tenista más joven que lo logra en toda la historia con 19 años, cuatro meses y siete días —superando así el récord del australiano Lleyton Hewitt, que llegó a la cima con 20 años y nueve meses—. También es el campeón más joven del US Open desde la victoria de Pete Sampras en 1990, con 19 años.

Alcaraz es el sexto tenista español que llega al número uno del mundo, entre las categorías masculina y femenina, tras Arancha Sánchez Vicario, Carlos Moyá, Juan Carlos Ferrero —el entrenador del murciano—, Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza.

Hace unos meses, Carlitos —prefiere que le llamen así y no Carlos— dijo que soñaba con ser el número uno del mundo, antes incluso que ganar un torneo de Grand Slam. Ahora, en este 11 de septiembre —un día marcado en rojo en la Historia de Nueva York y la Historia Universal por los atentados del 11-S—, el murciano ve cumplido sus sueños en la Gran Manzana.

Tras un calvario de torneo en lo físico, con partidos interminables en las últimas rondas —en cuartos de final contra Jannik Sinner y en semifinales ante Frances Tiafoe—, Alcaraz ha vuelto a demostrar que está hecho de otra pasta y que lleva el tenis en la sangre. El nuevo número uno del mundo mostró un nivel de resistencia demencial, olvidando que era tenista que llegaba con más horas de juego al partido por el título.

Arranque inmejorable

Tenía claro Alcaraz que la preparación mental sería clave en este partido. Ya había demostrado en la final del Masters 1000 de Miami, precisamente contra Ruud (victoria del español por 7-5 y 6-4), que su tenis sabe desarmar al nórdico, pero era fundamental cuidar sus nervios en la primera experiencia de su vida en la final de un grande.

Por eso decidió tomarse un sábado tranquilo, aprovechando para pasar tiempo con su cuerpo técnico y familia y liberar su mente antes de empezar una nueva batalla frente a Ruud, que vivió su primera experiencia en una final del Grand Slam este año en Roland Garros, cuando cayó ante Rafa Nadal.

Y el plan funcionó. Ganó el primer set con autoridad, manteniéndolo siempre bajo control, mandando con sus golpes y fallando poco. Sus primeras bolas de rotura llegaron en el primer juego del encuentro y, tras anular dos oportunidades de break en su primer turno al saque, logró la rotura decisiva en el tercer juego. Fue suficiente para llevarse el primer parcial en 49 minutos, un paso de gran importancia para frenar a un Ruud al que no le faltaba actitud.

La reacción de Ruud

El noruego brilló también por espíritu deportivo, cuando reconoció que una bola había tenido doble rebote y entregó el punto a su rival. Y en la segunda manga reaccionó con contundencia. Demostrando gran preparación atlética y técnica, Ruud logró un break con el 3-2 en el marcador al alcanzar una dejada de Alcaraz y al provocar su fallo sucesivo con un brillante globo. Lo consolidó tras anular una bola de rotura en el juego siguiente y frustró al murciano, que se atascó y propició con una doble falta el 6-2 que ponía la igualdad en la final.

Se abría un nuevo partido y ambos jugadores volvieron a tutearse, sin un claro dominador, sino intercambiando golpes y también muchos errores.

Alcaraz levanta la voz

Apenas duró dos juegos la ilusión de Alcaraz tras el break de apertura, y el murciano estuvo contra las cuerdas con el 5-6 en el marcador, cuando tuvo que anular dos bolas de set a favor de Ruud para forzar el desempate. Eso sí, incluso en los puntos perdidos Alcaraz recibió aplausos del público por su esfuerzo a la hora de pelear cada bola, rozando puntos milagrosos.

Con 6-5 en el marcador a favor del noruego, el duodécimo juego de esa tercera manga duró más de diez minutos y marcó un punto de inflexión en el choque. Alcaraz forzó el tie-break con un puntazo descomunal y ganó ese desempate por 7-1 para recuperar la ventaja. Un marcador que terminaría por hundir a Ruud, que pese a la derrota pasa al número 2 del ranking mundial por delante de Rafa Nadal.

Todo cuesta abajo

Empezaba la cuarta manga y lo hizo de la mejor manera para los intereses de Alcaraz y su equipo, con Ferrero al mando. No le tembló el pulso al de El Palmar, que aprovechó su primera y única bola de rotura para provocar el fallo de revés de Ruud y escaparse 4-2 en el marcador.

Ya no había manera de contener al murciano, que disparó el nivel de sus saques, con 14 aces descomunales y sacando a gran velocidad, y sentenció el duelo con un 6-3, conectando dos servicios ganadores.

Es el primer Grand Slam de su carrera, pero seguramente el primero de muchos. El murciano tiene un futuro sencillamente espectacular por delante.

Un nuevo éxito en una temporada sensacional en la que Carlitos ya suma cinco títulos este curso: los Masters 1000 de Miami y Madrid, los ATP 500 de Barcelona y Río de Janeiro y ahora este US Open. Larga vida a un jugador llamado a seguir protagonizando grandes gestas en el tenis mundial.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad