Menú

Carlos Alcaraz destrona a Djokovic y conquista el torneo de Wimbledon

Segundo título de Grand Slam para el número uno, que vence al serbio en un duelo titánico a cinco sets. Es el quinto español que gana en La Catedral.

Segundo título de Grand Slam para el número uno, que vence al serbio en un duelo titánico a cinco sets. Es el quinto español que gana en La Catedral.
Carlos Alcaraz conquista Wimbledon

Sencillamente espectacular. Carlos Alcaraz ya reina sobre la hierba de Wimbledon, conquistando así su segundo título de Grand Slam tras el US Open de 2022, después de imponerse a Novak Djokovic —siete veces campeón del torneo londinense—, por 1-6, 7-6 (6), 6-1, 3-6 y 6-4 después de cuatro horas y 43 minutos de una final antológica.

Alcaraz es el quinto tenista español que gana en el All England Club tras Manolo Santana, Rafa Nadal, Conchita Martínez y Garbiñe Muguruza y, a sus 20 años y 72 días, es el tercer campeón masculino más joven de Wimbledon en la Era Open, sólo por detrás del alemán Boris Becker —con dos títulos de Wimbledon antes de cumplir los 19 años— y el sueco Bjorn Borg —levantó su primer trofeo en Londres con 20 años y 27 días—.

El jugador de El Palmar ha acabado imponiendo su condición de número uno del mundo frente al heptacampeón Djokovic, que buscaba su quinto título seguido en la hierba londinense y su vigésimo cuarto Grand Slam, lo que le habría supuesto aumentar su ventaja sobre Rafa Nadal (22) y Roger Federer (20). Sin embargo, el serbio acabó hincando la rodilla ante Alcaraz, a quien hace un mes le pudo la presión en semifinales de Roland Garros, precisamente frente a Nole.

El murciano tiene una progresión espectacular con sólo dos años en el circuito profesional. Después de haber ganado su primer título en hierba hace tres semanas en Queen's, Carlitos jugó como todo un veterano para firmar una remontada épica. El español, con nervios de acero, dio la vuelta a la final pese a sufrir la reacción del gigante serbio en un cuarto set que deparó la épica. Pero en la quinta manga no hubo color y el pupilo de Juan Carlos Ferrero se acabó llevando el gato al agua para inscribir su nombre con letras de oro en el All England Club, conquistando así su sexto título del año y el duodécimo en su carrera.

Remontada de campeón

La final estuvo repleta de estrellas en las gradas, con el rey Felipe VI, los príncipes de Gales o actores como Brad Pitt, Hugh Jackman o Daniel Craig, pero en la Pista Central había dos, un Carlos Alcaraz que fue de menos a más y un Djokovic que, pese a las dudas que dejó durante muchos momentos, tiró de experiencia para luchar hasta el final. Fue el serbio el que se hizo con el primer set en poco más de media hora: Nole aprovechó los nervios de su adversario y se apuntó la primera manga en poco más de media hora. 6-1 para Djokovic tras hacerle dos breaks al de El Palmar, que, a pesar del varapalo, nunca se arrugó.

Alcaraz estaba un set abajo, pero poco a poco empezó a aparecer para acabar jugándole a Djokovic de tú a tú. El murciano le hizo un break al serbio a las primeras de cambio (2-0), pero no estaba del todo cómodo y el serbio le igualó con 5-4 en contra. El de Belgrado forzó el tie-break —su terreno preferido, donde exhibía quince ganados seguidos— y en el desempate se puso rápidamente por delante: 3-0 tras dos saques brutales. Alcaraz remó hasta el 3-3 y en el cambio de cromos salvó bola de set con un error flagrante del serbio de revés. Djokovic encadenaba errores y daba vida al español, que acabó remontando en la muerte súbita para igualar la final.

Empezaba a disfrutar sobre la pista el murciano, dejando cada vez mejores puntos para desarmar a un Djokovic desesperado. Con 3-1 a favor, se jugó, sobre el saque de Djokovic, un juego de 27 minutos de duración. Con todo tipo de alternativas, se lo llevó el español, con un grito de alegría brutal, con una rotura que le llevó hasta el set y la ventaja de 2-1 en el marcador.

Tenía el partido en la mano, pero el problema es que enfrente estaba un Djokovic a quien nunca se puede enterrar. El serbio despegó, sin brillo excesivo, se revolvió y acabó ganando el cuarto set para igualar la final. Forzó el quinto set y pareció poner a Alcaraz contra las cuerdas en esa manga definitiva. Al murciano volvía a salirle todo mientras Djokovic se desesperaba cada vez más: de hecho, el serbio reventó la raqueta contra uno de los postes de la red.

Alcaraz no se baja de la cima

Se desconectó y Alcaraz lo aprovechó para terminar llevándose el gato al agua. El murciano se tiró al suelo para celebrar la victoria y corrió hacia el palco con su gente, donde su padre y su madre se abrazaban, aunque el primero con el que quiso celebrarlo fue con su entrenador, un Juan Carlos Ferrero envuelto en un mar de lágrimas.

Un triunfo memorable que, además, permite a Carlos Alcaraz conservar el número uno del mundo porque, en caso de derrota, la cima del tenis mundial habría sido nuevamente para Djokovic.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios