Menú

Almunia alerta sobre el riesgo "muy grande" de la nacionalización bancaria

El comisario para Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Joaquín Almunia, ha advertido de los peligros ocultos que para la Europa comunitaria suponen los procesos de nacionalización que están viviendo los bancos.

El comisario para Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Joaquín Almunia, ha advertido de los peligros ocultos que para la Europa comunitaria suponen los procesos de nacionalización que están viviendo los bancos.

(Libertad Digital) "Hay una altísima dependencia de los bancos implantados en occidente por parte de los países de Europa central", ha advertido Almunia en su participación en la XXV Reunión del Círculo de Economía, que este viernes se está celebrando en Sitges.

Almunia ha explicado que en muchos países de Europa del Este los grupos bancarios internacionales controlan la mayor parte del mercado financiero, mientras que los grupos nacionales a menudo tienen un papel marginal por lo que "una estrategia desordenada de retirada de estos bancos en esta zona, a causa de la renacionalización, nos llevaría a un conflicto muy grande entre la UE y estos países".

Esto se debe, según Almunia, a que "la presencia del Estado tiende a presionar a favor de soluciones nacionales y es un riesgo muy grande porque se está avanzando en la renacionalización del sistema financiero". "Tenemos una estrategia, pero no es fácil aplicarla porque la crisis nos está revelando que la integración política económica de la UE todavía está a medias", ha lamentado Almunia, que ha abogado por incrementar la coordinación comunitaria en las medidas de reactivación económica, informa Efe.

Almunia ha sido taxativo cuando ha advertido de que "o salimos juntos o no saldremos bien y algunos no podrán salir. Y esto es así en el tema financiero y en otros, como la retirada ordenada del estímulo fiscal y presupuestario". Almunia ha coincidido con todas las previsiones de la UE en que la recuperación económica empezará a dibujarse a mediados de 2010, a partir del segundo semestre.

"Nuestra recuperación de la crisis se va a hacer a menor velocidad de la que estábamos acostumbrados porque el sistema financiero no estará tan apalancado y porque el motor de la vivienda no estará allí", ha apuntado Joaquín Almunia.

Apuesta por reformas estructurales

A causa de esto, según el comisario europeo español, "hacen falta reformas estructurales y hay que ponerlas en marcha. Ahora es más difícil que cuando la economía crecía al 2,5%, pero ahora no tenemos otra alternativa".

En opinión de Almunia, "si no discutimos y ponemos en marcha las reformas estructurales, la salida, la recuperación, será tímida y algunos dirán que no parece una recuperación. Para que lo parezca hará falta aplicar estas reformas, en investigación, en educación, en el mercado laboral, porque nuestro potencial de crecimiento no será el que era". "Ahora, desde la dificultad de esta tremenda recesión se ve que esta reforma es más necesaria porque no hay otra alternativa", ha mantenido Joaquín Almunia.

Hacia el G-2: EEUU y China

Por su parte, el ex ministro de Exteriores de Alemania (1998-2005), Joschka Fischer, instó este viernes a los países europeos a trabajar por una Europa más fuerte, en un contexto en el que el G-20 está tendiendo hacia un G-2 entre EEUU y China. "EEUU, nuestros socios transatlánticos, están concentrándose en China, y esto no es una buena noticia para Europa", señaló.

Fischer, que también participó en la XXV Reunión del Círculo de Economía, abogó por que Europa defienda su papel de "potencia madura". Se consideró "realista, no pesimista", y afirmó que estaría contento si, en vez de un G-2 entre Estados Unidos y China, se consigue un "2,5" con Europa.

En plena campaña para las elecciones europeas del 7 de junio, lamentó que "a nadie le interesa el Parlamento Europeo" porque, mientras que en el mundo del fútbol "los importantes son los que juegan en los equipos europeos", en política "envían a sus equipos de reserva. Esta es una de las debilidades de Europa". Calificó de "trágico" que el primer partido europeo que se fundó fuese antieuropeo, y consideró que Europa está sumida en "una profunda crisis de liderazgo y de aceptación".

Criticó la "debilidad de las instituciones europeas, especialmente la Comisión Europea, que debería ser más activa y estar dispuesta a entrar en conflicto con las autoridades nacionales", y propuso que el Eurogrupo desempeñe "el papel de pionero, de vanguardia", para que Europa se adapte al siglo XXI.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados