Menú

Brown revive a Keynes: Gran Bretaña subirá los impuestos a las rentas más altas

El Gobierno laborista británico eleva a partir de 2011 del 40 al 45% el tope fiscal para quienes tengan ingresos anuales superiores a las 150.000 libras (177.352 euros) y rebajar del 17,5 al 15% el IVA con carácter inmediato.

0
El Gobierno laborista británico eleva a partir de 2011 del 40 al 45% el tope fiscal para quienes tengan ingresos anuales superiores a las 150.000 libras (177.352 euros) y rebajar del 17,5 al 15% el IVA con carácter inmediato.
LD (EFE) Así lo ha anunciado el ministro británico de Economía, Alistair Darling ante el Parlamento durante la presentación de los presupuestos preliminares del Estado para el curso 2009-2010.
 
Así, el Gobierno laborista pertende aumentar hasta el 45% a partir de 2011, del tope fiscal para quienes tengan ingresos anuales superiores a las 150.000 libras (176.400 euros) y la rebaja del IVA desde el 17,5% con carácter inmediato.
 
Ese nuevo tope fiscal está condicionado a que el gubernamental Partido Laborista gane las próximas elecciones, previstas para el 2010 como muy tarde. Además, esa elevación de la carga fiscal significa, según los observadores políticos, romper la promesa que hizo el Nuevo Laborismo de Tony Blair al conquistar el poder en 1997 de que no castigaría con mayores impuestos a quienes más ganan.
 
Respecto a la rebaja del IVA (impuesto sobre el valor añadido), Darling precisó que se mantendrá hasta 2010 y, en la práctica, generará 12.500 millones de libras (14.700 millones de euros) de los que podrán disponer los consumidores.
 
Además, ha adelantado un paquete de medidas valorado en 20.000 millones de libras (23.500 millones de euros) para estimular la economía nacional, que entrará en recesión a finales de este año. Según el llamado "Chancellor of Exchequer", se trata de un "exhaustivo plan" para afrontar los efectos de "una crisis global sin precedentes".
 
En cuanto a la situación de la economía, el ministro rebajó la previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para el 2009, que disminuirá entre el 0,75 y el 1,25 por ciento, frente al aumento del 2,75 por ciento pronosticado inicialmente.
 
Política "keynesiana"

Según expertos citados por la BBC, la menor recaudación, unida a una serie de medidas de "corte keynesiano" para dinamizar la economía, obligará al Gobierno a elevar el endeudamiento público hasta niveles récord de 100.000 millones de libras, lo que supondrá una carga adicional para futuras generaciones.

El líder "tory", David Cameron, ha advertido de que el plan es una "bomba fiscal de efecto retardado". Otra medida que podría anunciar Darling es un periodo de gracia de tres meses para quienes tienen una hipoteca antes de que se embarguen sus viviendas por impago.
 
En su intervención en el mismo foro en el que Brown habló esta mañana, Cameron expresó su "escepticismo" sobre las previsiones del Ejecutivo, al que reprobó que "pueden estar hablando de regalos tributarios, pero todo el mundo sabe que nos están tirando el dinero, para cogerlo posteriormente".
 
En su opinión, la prueba de esta actitud es la deuda pública, "que habrá que pagar antes o después" y que, según él, significará un aumento del 8% en la tasa retributiva, del 6% en lo que respecta al IVA o del 71% para las cargas que tienen que hacer frente a las empresas. En contraposición, apostó por congelar los impuestos municipales, otorgar plazos semestrales para abonar el IVA a las empresas, recortar los tribuntos de las pymes y excenciones temporales de impuestos para estimular la creación de empleo.
 
Moratoria en el embargo de casas

El ex ministro de Comercio Digby Jones dijo que una rebaja del IVA por sí sola no ayudará a las empresas en graves dificultades ni hará que la gente abarrote las tiendas en fechas prenavideñas si persiste el temor de quedarse sin trabajo.

Según Matthew Elliott, director ejecutivo de la llamada "Taxpayers Alliance" -grupo de presión en contra de un aumento de la carga fiscal-, "para recuperarse de la recesión, Gran Bretaña necesita una economía de bajos impuestos y competitiva, no una que castigue el éxito (empresarial)".

"La estrategia del Gobierno puede crear nuevas trabas para la actividad económica y ahuyentar a potenciales inversores justo cuando más se necesitan", declaró Elliott a la BBC.

Por el contrario, para el presidente del comité selecto del Tesoro, el laborista John McFall, el proyecto de elevar la carga fiscal para los más ricos significa que el Gobierno está atento a la preocupación de la mayoría del electorado sobre las desigualdades del actual sistema fiscal.

"Hay gente que gana millones de libras y paga actualmente menos impuestos que el ciudadano de a pie. Es una cuestión de simple justicia social", afirma el diputado laborista. Otros parlamentarios del partido gubernamental como John McDonnell, representante del ala izquierda del laborismo, creen incluso que los planes fiscales del Gobierno no son suficientes.

"La gente considera que el actual sistema es injusto ya que penaliza a los que menos ganan y a quienes tienen ingresos medios. Necesitamos no sólo gravar con nuevos impuestos a los ricos sino también enfrentarnos a las empresas que se las arreglan para apenas pagar impuestos", critica McDonnell.
 
Gordon Brown prepara el terreno
 
En un discurso clave ante la Confederación de Empresarios Británica (CBI, en sus siglas en inglés), Brown preparó el terreno para la comparecencia del Tesoro.
 
En este sentido, defendió el carácter drástico de medidas que, en todo caso, serán temporales y no superarán el trienio de duración, y advirtió de que "fallar en actuar ahora no sólo sería un fallo de política económica, sino de liderazgo".
 
"Hacer demasiado poco demasiado tarde significaría mayor daño y deterioro", advirtió ante la patronal, a la que, posteriormente, el líder de la oposición, David Cameron, aseguró que los planes del Gobierno son una "bomba fiscal" que incluyen reducciones fiscales que, en el futuro, se traducirán en una subida.
  
No obstante, el Ejecutivo no ha negado que las decisiones son transitorias para "hacer frente al temporal", según lo definió Brown, que consideró también que aumentar el endeudamiento para disminuir la presión tributaria es imprescindible, pese a suponer la ruptura de las normas financieras que él mismo impuso cuando en 1997 asumió la cartera del Tesoro e introdujo novedades en el panorama británico que su hoy sucesor, Alistair Darling, se ha
 
Las elecciones están previstas para mayo de 2010, pese a las especulaciones que aseguran que Brown podría adelantarlas para aprovechar el tirón experimentado por su manejo de la crisis.
 
Con todo, de acometer esta subida, el partido rompería otra convención del Nuevo Laborismo liderado por Tony Blair y el propio Brown por la que la formación había prometido no aumentar los niveles de presión fiscal. Por ello, la decisión sólo entraría en vigor con una nueva victoria electoral, para evitar quebrar la promesa hecha en la campaña de 2005.
 
 

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot