Menú

Bruselas arremete contra el déficit de Grecia: "El juego se ha acabado"

La UE está muy preocupada por la cifra de déficit público comunicada por el nuevo Gobierno griego, que rondará el 12% en 2009. Una cifra similar a la que podría presentar España. "El juego ha terminado; necesitamos estadísticas serias", según el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker.

0

Las autoridades europeas han mostrado públicamente su extrema preocupación por la cifra de déficit comunicada por el nuevo Gobierno griego y las "significativas discrepancias" que vuelven a registrarse en las estadísticas que este país de la Eurozona transmite a sus socios.

El nuevo gobierno socialista griego ha confirmado a Bruselas que el déficit público en 2009 rondará el 12%, muy lejos del 3,7% al que se había comprometido el anterior ejecutivo conservador.

Según ha manifestado el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ese deterioro "sólo puede atribuirse parcialmente" a una evolución de la economía peor de lo esperado. "Estoy seriamente preocupado por estas nuevas y significativas discrepancias estadísticas" en el caso griego, ha declarado.

Almunia se entrevistó el lunes con el nuevo ministro griego de Finanzas, George Papaconstantinu, y la posición fiscal de Grecia fue objeto de un debate en el seno del Eurogrupo, del que forman parte los dieciséis ministros de la zona del euro así como el presidente del Banco Central Europeo.

El comisario recordó que el Consejo Ecofín ya pidió a las autoridades de Atenas en abril que tomaran medidas para reducir el déficit público por debajo del 3% del PIB en 2010, lo que "ha quedado ya claramente fuera del alcance".

El comisario ha urgido al nuevo Gobierno griego a explicar qué ha pasado y a convertir en una "absoluta prioridad" un ambicioso plan de consolidación presupuestaria para los próximos años, sustentado en un programa de reformas estructurales que restauren la competitividad del país.

Al margen del hundimiento del presupuesto, las autoridades europeas desconfían de la seriedad de los datos que comunica Atenas. "Queremos saber qué ha pasado y por qué ha pasado", ha insistido Almunia y ha anunciado igualmente que semejantes discrepancias en los datos "van a requerir una investigación transparente y en profundidad".

En el pasado ya hubo problemas con las estadísticas de Grecia, al comprobarse que transmitió datos incorrectos para superar el test de convergencia previo a la adopción del euro.

El próximo jueves Eurostat, la oficina estadística de la UE que se encarga de armonizar las cifras a partir de datos nacionales, publicará las últimas cifras de déficit y deuda públicos. "Veremos cómo considera Eurostat la situación", dijo anoche Almunia durante la rueda de prensa del Eurogrupo.

El comisario anunció que propondrá cambios en la reglamentación, si fuera necesario, para reforzar la capacidad de Eurostat de hacer frente a este tipo de problemas. "Eurostat no tiene el cien por cien de los instrumentos en su mano para evitar estas situaciones", recordó.

Tampoco el presidente del Eurogrupo y primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, escondió su estupor. "Quiero decir que estoy impresionado por las divergencias entre las viejas y las nuevas cifras".

"Ha pasado alguna vez en el pasado y si vuelve a pasar en el futuro, estaremos poniendo en peligro la credibilidad de todas las cifras y de todos los marcos en los que nos movemos", declaró Juncker. "El juego ha terminado; necesitamos estadísticas serias", enfatizó.

En Libre Mercado

    Servicios