George W. Bush
print
MONCLOA FILTRA Y LA CASA BLANCA DISTRIBUYE

El antagonismo Bush-Zapatero, en vivo y en directo en Washington

La cumbre de Washington comienza a encontrar los primeros escollos para el acuerdo antes de que se produzca. Frente al intervensionismo que pide Zapatero, Bush defenderá el libre mercado.


ZP culpará a Reagan, Thatcher y Aznar
Sarkozy también invita a Holanda

Noticia publicada el 13-11-2008

LD (EFE) Las diferencias de criterio a la hora de afrontar la crisis financiera internacional y sus posibles soluciones afloran entre los diferentes líderes norteamericano y europeos a pocos días de que de comienzo la cumbre de Washington.

Este mismo jueves la Moncloa ha filtrado el discurso que prepara el presidente Zapatero para pronunciar en su primera intervención en una reunión del G-20. En este discurso, el presidente del Gobierno de España, responsabilizará de todos los males a la "ideología neoliberal" propia de Reagan , Thatcher y también Aznar. Además, defenderá la vuelta de las "políticas socialdemócratas".

Una postura diametralmente opuesta a la que defiende el presidente de EEUU, George Bush. A diferencia de Moncloa, la Casa Blanca no ha filtrado, sino que ha distribuido el discurso que pronunciará Bush en la cumbre.

Cuidado con la sobrerregulación

Mientras Zapatero se propone pedir el regerso a las políticas socialdemócratas, Bush recuerda que la actual situación no debe hacer olvidar que el libre mercado es el mejor sistema para lograr crecimiento económico, y advirtió del riesgo de una "sobrerregulación" de los mercados. En este sentido, recuerda que otros países con una supervisión de los mercados hipotecarios más amplia que la de EEUU habían experimentado problemas "casi idénticos".

Además, Bush señala que aunque "es cierto que en esta crisis se han producido fallos", no supone "un fracaso del sistema de libre mercado, y la respuesta no debe ser reinventar ese sistema, sino solucionar los problemas y hacer las reformas necesarias al mismo tiempo que se avanza en los principios del libre mercado que han proporcionado prosperidad y esperanza a la gente de todo el mundo", dijo Bush, cuya postura choca con los llamamientos de algunos países europeos como Francia a la instauración de un regulador financiero internacional.

Demasiado para una única cumbre

En un discurso difundido por la Casa Blanca, que será pronunciado por el presidente de EEUU en Nueva York en vísperas de iniciar en Washington la reunión con los líderes del G-20, que comenzará mañana con una cena de trabajo, Bush admitió que la taréa encomendada es "demasiado amplia" para completarse en una única cumbre, por lo que afirmó que deberán producirse una serie de encuentros tras la reunión de Washington.

"Los líderes que asistirán a la reunión de este fin de semana coinciden en la necesidad de hacer frente a la actual crisis y establecer los fundamentos que contribuyan a evitar una crisis similar en el futuro", dice Bush.

Asimismo, Bush hizo hincapié en que las medidas que sean acordadas en la cumbre deberían ir encaminadas a solucionar los problemas más que a "desmantelar" un sistema que considera que ha contribuido a mejorar la vida de millones de personas en todo el mundo y puntualizó que el intervencionismo por parte de los gobiernos "no es la panacea".

"Si buscan crecimiento económico, oportunidades, justicia social y dignidad el sistema de libre mercado es el camino. El triunfo del capitalismo de libre mercado ha quedado probado en el tiempo y sería un terrible error permitir que unos meses de crisis socaven 60 años de éxitos", afirmó Bush.

De este modo, el presidente de EEUU sugirió en su discurso que los líderes del G-20 deberían considerar una mejora de las normativas contables para garantizar que los inversores comprenden el valor de los activos que adquieren, al mismo tiempo que se mejora la regulación para reducir los riesgos para el conjunto del sistema.

De este modo, Bush sugirió la necesidad de aumentar la transparencia de los mercados financieros y establecer una regulación apropiada de los sofísticados productos financieros incluyendo la posibilidad de controlar la negociación de las garantías frente a impagos ('credit default swaps') a través de un organismo centralizado en vez de mercados sin regular.

Asimismo, se mostró partidario de que instituciones internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial, incrementen la presencia de las economías emergentes elevando su poder de voto, puesto que su contribución al sistema se ha incrementado.

España hará importantes aportaciones

Por su parte, el ministro de Economía y vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, ha señalado que España hará importantes aportaciones a este debate. En su opinión será posible gracias a la regulación del sistema financiero español. En cualquier caso, ha dicho que espera que se amplíe la regulación del sistema financiero internacional pero no "excesivamente".


Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados