Menú

El comercio minorista se hunde en enero

La crisis está provocando un cambio en los hábitos de compra. Los grandes ganadores son las grandes cadenas y los que más pierden los pequeños comercios.

0

Si hay algún dato estadístico que realmente tome el pulso a la actividad de un país, éste es la actividad comercial. El Instituto Nacional de Estadística (INE) publica todos los meses el Índice de Comercio Minorista, una encuesta que refleja mediante un índice numérico la actividad comercial en España.

El jueves se han publicado los datos correspondientes a enero, mostrando el peor deterioro desde julio de 2009, en concreto una caída, a precios constantes, del 4,5% respecto a enero de 2010. El índice llegó a 95,33, que es el enero peor desde que hay registros y acumula un descenso del 13,5% desde enero de 2007.

Existen varios comentarios que hacer respecto a este descenso tan marcado. El primero, que no se trata de algo puntual sino de una tendencia que se viene acentuando desde la recuperación en falso del primer semestre de 2010.

En segundo lugar, la alimentación sufre de forma muy acusada (siendo como es un sector de demanda muy inelástica), con una caída del 3,4%, lo que está indicando que los descensos de capacidad de compra están azotando más a los que menos tienen. Es la peor tasa de caída desde agosto de 2009.

En tercer lugar, el consumo no alimenticio cae a tasas del 5,2% y acumula una caída del 18,7% desde enero de 2007, mucho peor que el índice general puesto que se trata de productos más prescindibles.

El peor dato de todos, y el más preocupante, es que el índice de estaciones de servicio, a precios constantes, que sólo cae un 0,2%. Esto deja bien claro que dentro de las preferencias de los consumidores los combustibles ocupan el lugar más importante, lo que ante una subida de los precios del petróleo hace que las perspectivas para la economía española y su estabilización sean muy negativas.

Respecto al tipo de comercio, y al contrario de lo que pudiera pensarse, el índice de grandes superficies cae todavía más que el general, acelerando su tasa hasta el -6,2%, la peor desde mayo de 2009 y la peor de cualquier enero desde que hay registros. La caída acumulada desde enero de 2007, sin embargo, es algo menor que la del comercio en general (-11,7%).

Excluyendo grandes superficies, los pequeños comercios son los que más sufren (-5,8%, acumulado -24,3%), seguidos de las pequeñas cadenas (-4,1%, acumulado -22,7%) y de las grandes cadenas (-1,0%, acumulado desde enero de 2007 +2,4%).

Como se ve, esta crisis está provocando un intenso cambio en los hábitos de compra. De momento los grandes ganadores son las grandes cadenas, y los que más pierden los pequeños comercios.

En Libre Mercado

    Servicios