Menú

El FMI retrasa a 2011 la recuperación en la UE y pide más gasto público

Europa no volverá a la senda del crecimiento económico en 2010, según las últimas previsiones del FMI. El organismo pide más gasto público para impulsar la demanda y apoyo al sector financiero. El PIB comunitario caerá un 4% en 2009 y un 0,1% el próximo año.

0
Europa no volverá a la senda del crecimiento económico en 2010, según las últimas previsiones del FMI. El organismo pide más gasto público para impulsar la demanda y apoyo al sector financiero. El PIB comunitario caerá un 4% en 2009 y un 0,1% el próximo año.

(Libertad Digital) El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló este martes que la grave desaceleración económica en Europa podría finalizar a finales de 2010 con una recuperación gradual en 2011; pero deberán adoptarse nuevas medidas de gasto público, especialmente en el sector financiero, para estimular esta recuperación, según la institución.

En el caso de España, el organismo prevé una caída del PIB del 3,1% este año y del 0,7% en 2010, con una inflación del 0% en el presente ejercicio, y del 0,9% el que viene.

En la edición de mayo de 2009 del informe sobre las perspectivas económicas regionales para Europa, el FMI observa que este año la actividad económica probablemente se contraerá en particular en las economías emergentes de la región, aunque podría repuntar un poco más en 2010 en comparación con las economías avanzadas de Europa.

En el caso de los países avanzados de Europa, el FMI proyecta una contracción del 4% en 2009. Se prevé que los países avanzados registren todavía un crecimiento negativo en 2010, aunque a una tasa más moderada del 0,4%.

Con respecto a las economías emergentes de Europa, el FMI proyecta una caída del 4,9% en 2009 y un repunte del crecimiento del 0,7% en 2010. La inflación caerá a niveles muy bajos en muchos países, pero probablemente se evitará una deflación clara, según las previsiones del FMI, que advierte que, no obstante, los riesgos con respecto a estas previsiones económicas generales aún se inclinan a la baja.

Dados los bajos niveles de inflación, los consumidores podrían recuperar la confianza antes, pero el persistente debilitamiento de la demanda mundial podría prolongar y agudizar la recesión.

“Las medidas adoptadas para hacer frente a la profunda recesión en Europa han sentado unas bases sólidas para una recuperación gradual, pero los gobiernos deberán adoptar nuevas medidas de política económica, especialmente en el sector financiero, con miras a restablecer la confianza de los mercados y acelerar la recuperación”, señaló Marek Belka, director del departamento de Europa del FMI.

Estas medidas comprenden el continuo suministro de liquidez y la distensión del crédito según sea necesario; el reconocimiento creíble de las pérdidas en el sistema financiero; la recapitalización de las instituciones viables por parte del sector privado, pero con apoyo público si fuera necesario; y el aislamiento de los activos desvalorizados en los casos en que constituyan una parte significativa del balance, y preferiblemente a través de la creación de un “banco malo” gestionado por el sector privado con apoyo y financiamiento públicos.

Asimismo, deberán adoptarse políticas macroeconómicas para amortiguar el impacto de la desaceleración. La política fiscal debe seguir respaldando la demanda, combinando la rápida implementación de planes de estímulo fiscal de gran alcance y el compromiso de impulsar la consolidación fiscal en el futuro. La política monetaria debe utilizarse para mantener las expectativas de inflación firmemente ancladas en un nivel positivo, evitando los riesgos deflacionarios.

“Se requiere primordialmente una coordinación sólida, en particular en el ámbito de la estabilidad macroeconómica regional y financiera”, señaló Belka. “Europa es la economía de mercado más integrada del mundo y, sin embargo, las políticas adoptadas para hacer frente a la crisis se han implementado a nivel nacional.

Sin un esfuerzo coordinado en estos ámbitos, las medidas de política fiscal y monetaria serán menos eficaces de lo que deberían a la hora de garantizar una Europa tan dinámica y próspera después de la crisis como lo fue en el pasado. Europa debe hacer frente a la mayor tormenta económica de su historia y necesita urgentemente contar con instituciones que puedan protegerla”, afirmó.

Belka también instó a los países europeos a mejorar el marco de estabilidad financiera y a ir más allá de las recomendaciones propuestas a principios de 2009 en el informe del Grupo de Alto Nivel de Supervisión Financiera en la UE, presidido por Jacques de Larosière.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD