Menú

El Gobierno elimina las desgravaciones a la compra de vivienda y sube el IRPF a los ricos

El ahorro del conjunto de las subidas fiscales aprobadas en los Presupuestos sólo alcanzará los 500 millones (0,5% del déficit), según Elena Salgado. La creación de los dos nuevos tramos del IRPF y la retirada de los beneficios a la compra de vivienda supondrá unos 200 millones cada una.

0

En primer lugar el Gobierno quiere recaudar "como mínimo" entre 170 y 200 millones de euros con la subida del IRPF, mediante dos nuevos tramos que harán que quienes ganen entre 120.000 y 175.000 euros brutos tributarán un punto más que hasta ahora, el 44% y los que cobren de 175.000 euros en adelante tributarán al 45%, dos puntos por encima.

Para ello, se eleva el tramo estatal del IRPF un punto, del 21,5% al 22,5% para el primer tramo de rentas más elevadas (de 120.000 a 175.000)y otro más, hasta el 23,5%, para las rentas superiores a 175.000 euros. Según Salgado, esta medida afectará a unos 100.000 contribuyentes, y no a 165.000 como se había calculado en los últimos días, porque, explicó la ministra, sólo hay que contar las rentas del trabajo, y no a quienes también tributan en el IRPF por capital o ahorro.

A esta subida se suman otros cambios como la ya conocida supresión de la desgravación por la compra de vivienda para quienes ganen más de 24.170,20 euros, que permitirá ahorrar otros 200 millones, la misma cantidad que se quedan las arcas públicas con la decisión del Gobierno de echarse atrás en la ampliación del permiso de paternidad a un mes, que finalmente no entrará en vigor en 2011.

Además, las empresas de reducida dimensión que tributan por una cifra de negocio inferior a ocho millones de euros podrán mantener el mismo régimen fiscal durante tres años, aunque mejoren dicha cifra, para que la imposición no suponga un freno a su crecimiento.

Más control sobre las SICAV

El proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2011 también incluirá una modificación del régimen fiscal de las SICAV, que no aumenta su tributación, pero sí impone un calendario más estricto. Aunque estas sociedades tributan al 1%, el reparto de las plusvalías que obtienen tiene la misma imposición que la de cualquier instrumento de ahorro, del 19% hasta los primeros 6.000 euros y del 21% para las ganancias adicionales.

El Gobierno había detectado que muchos integrantes de estas sociedades obtenían sus ganancias reduciendo su participación en la SICAV, en lugar de declararlas como plusvalías -que tributan al 19% hasta los primeros 6.000 euros y al 21% para el resto-, explicaron fuentes de Economía.

Ahora, la reducción en la participación de la SICAV tributará igual que el reparto de la plusvalía. Eso sí, se mantiene en cualquier caso la tributación del 1% que como sociedad tienen estas entidades. Según explicó la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ahora se pondrán en marcha instrumentos para gravar este retraso y de esta forma evitarlo.

"Convicción, pero no seguridad"

Se trata, en definitiva, de numerosos cambios fiscales que se unen a los recortes en el gasto y tras los que el Ejecutivo no cree que vaya a ser necesario tomar ninguna medida adicional, según aseguró Salgado. "Tenemos la convicción, aunque nunca podemos tener la seguridad, de que terminaremos el año cumpliendo los objetivos de déficit, y lo mismo el año que viene", apostilló.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot