print
LOS ALIMENTOS SUBEN UN 6 POR CIENTO ANUAL

El Gobierno pide que no se traslade la subida de la inflación a los salarios

El IPC aumentó siete décimas en noviembre, lo que situó la tasa interanual –de los últimos doce meses– en el 4,1 por ciento, cinco décimas más que el mes anterior. Este mes el grupo más inflacionista no fue el de la alimentación, sino el de vestido y calzado, aunque los alimentos acumulan ya un encarecimiento del 6 por ciento anual. El Gobierno considera que este fuerte incremento es "transitorio y exógeno" y pide a empresarios y sindicatos que no lo repercutan en los salarios. Por su parte, el secretario general de Agricultura aconseja comer conejo para recortar los gastos navideños.


Noticia publicada el 14-12-2007

(Libertad Digital) Los grupos de precios más inflacionistas de noviembre, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), fueron el vestido y el calzado, que aumentaron un 3,2 por ciento por los últimos efectos de la temporada de invierno, y su peso en la subida del IPC fue de casi tres décimas, mientras que los carburantes hicieron subir un 1,4 por ciento el transporte, responsable del alza de dos décimas de la inflación.

En noviembre también se siguieron encareciendo los alimentos y bebidas no alcohólicas, un 0,9 por ciento, debido principalmente a la subida de la leche, el queso y otros lácteos así como la carne de ovino y los pescados. Estas subidas alimentarias hicieron elevarse la inflación otras dos décimas.
 
La vivienda subió cinco décimas por el encarecimiento de los combustibles para calefacción. Pese a la subida del transporte, el INE destaca la bajada de los precios de los automóviles. También bajó el precio del ocio y la cultura, debido a la disminución de precios de los viajes organizados, así como las comunicaciones, un 0,1 por ciento, el mismo porcentaje en que bajaron los hoteles, cafés y restaurantes.
 
La inflación subyacente, que excluye de la tasa general los precios de la energía y los alimentos frescos, subió cinco décimas el mes pasado, y su tasa interanual se situó en el 3,2 por ciento.

Al analizar las subidas por rúbricas, la carne de ovino ha sido la que más se ha encarecido en un mes, un 5,5 por ciento, seguida de la ropa de mujer (4,4%), la leche (4,1%) y las prendas de vestir de hombre (3,1%).
 
En el último año destacan las subidas del transporte y la leche

En los últimos doce meses, los precios que más han subido han sido los del transporte, un 6,6 por ciento frente al 4,9 de octubre, por el encarecimiento de carburantes y lubricantes, frente a las bajadas registradas en noviembre de 2006. Los alimentos y bebidas no alcohólicas también son un 6,3 por ciento más caros con respecto a noviembre del año pasado, debido sobre todo a la subida de la leche y sus derivados y la carne de ovino.

En concreto, el encarecimiento de la leche en el último año es responsable de un 30 por ciento de la subida de precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas, mientras que el alza de los carburantes ha repercutido un 20,4 por ciento en este mismo grupo, según las estimaciones del INE.
 
En noviembre, la comunidad más inflacionista fue Navarra, donde los precios subieron 1,1 puntos, seguida de Asturias, Baleares, Canarias y Cantabria, con subidas de precios de consumo de un punto. El IPC subió en La Rioja nueve décimas, ocho en Andalucía, Castilla y León, Castilla La Mancha, Galicia y Murcia; siete en Aragón, Cataluña y País Vasco y seis décimas en la Comunidad Valenciana y la ciudad autónoma de Melilla. Donde menos subieron los precios, cinco décimas, fue en Extremadura, Madrid, y Ceuta.
 
Un punto por encima de la zona euro
 
El Índice de Precios del Consumo (IPC) de la zona euro repuntó en noviembre hasta el 3,1 por ciento en tasa interanual, cinco décimas más que en octubre y una décima por encima de las primeras estimaciones, según informó la oficina comunitaria de estadística, Eurostat. De esta forma, el diferencial de inflación de España con la zona euro se mantiene en 1 punto.
 
Se cumplen así los pronósticos de la Comisión Europea y del BCE, que llevan varios meses advirtiendo de que el IPC repuntaría a finales de año como consecuencia de las alzas del precio del petróleo y de efectos de base. Además, su pronóstico se ha tornado más alarmante debido a la escalada de los precios de los alimentos, que hacen prever que las tasas de inflación se mantendrán elevadas también durante los primeros meses de 2008.



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados