print
SEGUNDO VETO A UNOS PRESUPUESTOS EN TODA LA DEMOCRACIA

El PSOE volverá a necesitar el voto de dos tránsfugas para salvar ahora los Presupuestos

El proyecto presupuestario del Gobierno necesitará la mayoría absoluta de los votos del Congreso después de que el Senado aprobara el veto propuesto por CIU. Una mayoría que, de repetirse los apoyos que tuvieron las cuentas durante la última votación en el Congreso, quedará pendiente de los votos de los mismos dos tránsfugas que salvaron a la ministra Álvarez de la reprobación en el Congreso. Se trata de la segunda vez en la historia de la democracia que el Senado veta los Presupuestos. La primera tuvo lugar durante el proceso de aprobación los primeros PGE del Gobierno Zapatero.

Noticia publicada el 10-12-2007

LD (Agencias) El PSOE necesitará contar de nuevo con los apoyos de los tránsfugas Joaquín Calomarde (ex diputado del PP) y Román Rodríguez (ex diputado de Coalición Canaria) -ambos en el Grupo Mixto del Congreso-, para levantar en el Pleno del Congreso de los Diputados el veto impuesto este lunes por el Senado al proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2008.
 
Según informa Europa Press citando fuentes parlamentarias, el articulo 122 del Reglamento del Congreso precisa que para levantar el veto es necesario el voto contrario de la mayoría absoluta de la Cámara Baja, lo que supone 176 votos. Si no se alcanzase dicha mayoría, habría una segunda oportunidad a través de la mayoría simple en una nueva votación que debería celebrarse dos meses después de su interposición en el Senado, lo que en este caso no sería posible ya que las Cortes se disuelven en enero por la convocatoria de las elecciones en el mes de marzo.
 
El Pleno de la Cámara Alta aprobó el veto a la sección de Vivienda de las cuentas del Gobierno para 2008 presentado por CiU con el apoyo de los 123 senadores del Partido Popular, cuatro de ERC y uno de CC, lo que suma un total de 137 votos a favor.
 
De esta forma, el texto vuelve al Congreso tal y como salió de la Cámara Baja, donde será necesario obtener mayoría absoluta para levantar dicho veto. En principio, y salvo que la Junta de Portavoces decida otra cosa, esa transcendental votación tendrá lugar el 20 de diciembre en el Pleno de la Cámara baja.
 
Si se repite la situación que se vivió cuando el proyecto económico del Gobierno salió del Congreso, el PSOE tiene seguros los apoyos del PNV, el Bloque  Nacionalista Galego (BNG) y la Chunta Aragonesista (CHA), con los que suma 174 diputados. Para llegar a la mayoría absoluta necesitará, por tanto, a Nueva Canarias (NC) y al ex diputado del PP Joaquín Calomarde.
 
Además, y dado lo ajustado de la votación, los socialistas deben asegurarse de que no haya ninguna ausencia en sus filas y de que sus dos diputados de Los Verdes, el sevillano Francisco Garrido y el catalán Joan Oms, mantienen el criterio del Grupo Socialista.
 
"Hay que ver si se cumplen todos los acuerdos alcanzados durante  la negociación presupuestaria, como la corrección de la Ley de Desarrollo Rural", avisó este mediodía Garrido, quien aseguró a Europa Press que, antes de fijar posición, debe analizar la situación con la dirección de Los Verdes.
 
Quinta ocasión en que el Senado veta un proyecto del Congreso
 
Según avanza la agencia EEF esta devolución al Congreso, ya se vivió en 2004, y supone la quinta ocasión en que los senadores vetan en esta legislatura un proyecto del Congreso. Los primeros presupuestos que elaboró el Gobierno socialista para el ejercicio de 2005 fueron también vetados por el Senado, por vez primera en la historia de la democracia, a partir de una enmienda total del BNG que salió adelante con el apoyo del PP, PNV y CiU.

En el Senado, el grupo popular es el mayoritario, aunque sin mayoría absoluta, y el grupo socialista necesita los votos de los grupos minoritarios más significativos para poder sacar adelante las iniciativas del Gobierno remitidas desde el Congreso.

De esta manera, hasta en cuatro ocasiones en esta legislatura se ha producido una situación semejante a la de este lunes, en la que un proyecto con los parabienes del Congreso tiene que volver a la Cámara Baja porque la mayoría del PP en el Senado, reforzada por grupos minoritarios, supera los votos del PSOE y sus socios.

En este caso se ha dado la paradoja de que ERC ha contribuido a rechazar el proyecto de cuentas públicas para el próximo año (junto con PP, CiU, CC y EA), cuando en los primeros presupuestos socialistas de la legislatura los republicanos catalanes ayudaron precisamente a que el pleno Congreso levantara el veto del Senado.

La segunda ocasión en la cual la Cámara Alta echó para atrás una iniciativa legislativa en esta legislatura afectó también a una ley económica, referida al límite de gasto para 2006 y al objetivo de estabilidad presupuestaria para el siguiente trienio.

Después, en junio de 2005, el pleno del Senado vetó el proyecto de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, gracias a los votos del grupo popular, de cuatro senadores de CiU y del senador del PAR José María Mur. Más recientemente, el pasado 21 de noviembre, la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural corrió la misma suerte en el pleno de la Cámara Alta; también fue un veto de CiU que contó con el apoyo del grupo popular, Coalición Canaria y del PNV.

En todas estas ocasiones, el pleno del Congreso logró levantar posteriormente los vetos, que impidieron introducir modificaciones en las normas que había aprobado la Cámara Baja. Así ocurrirá presumiblemente con los Presupuestos Generales del Estado para 2008, que ya no podrán retocarse aunque el Congreso logre anular el veto del Senado.

De la Vega cree que terminará aprobándose en el Congreso

Mientras la presidenta De la Vega se ha mostrado convencida de que el proyecto presupuestario del Gobierno se terminará aprobando en el Congreso, el presidente de Coalición Canaria, José Torres, ha valorado muy positivamente el veto a los Presupuestos del Estado. En su opinión es un "varapalo importante" al Gobierno y justificó como respuesta a la "prepotencia" que dijo demuestra éste.

Torres recalcó, por otra parte, la circunstancia de que el veto aprobado en el Senado no contara sólo con el respaldo del Partido Popular, lo que desmiente, según dijo, la acusación socialista de que los nacionalistas isleños son "una franquicia" del primer partido de la oposición en el Congreso de los Diputados.




Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados