print
EL GOBIERNO CULPA AL SECTOR INMOBILIARIO Y EL CRUDO

El superávit del Estado cae un 27 por ciento en los primeros dos meses del año

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, ha explicado que la ralentización del sector inmobiliario y el alto precio del crudo han hecho disminuir el 27,5 por ciento el superávit del Estado de los dos primeros meses del año respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 9.381 millones de euros, el 0,84 por ciento del PIB. Sin embargo, ha subrayado que éste no es un periodo suficiente para saber si la tendencia se mantendrá.

Noticia publicada el 27-03-2008

LD (EFE) Según explicó el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, este superávit –en términos de contabilidad nacional– fue resultado de unos ingresos por valor de 31.338 millones de euros, que fueron el 1,1 por ciento inferiores a los de los dos primeros meses de 2007, y unos pagos de 21.957 millones, el 17,2 por ciento más.

En términos de caja –que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan y no cuando se comprometen, como hace la contabilidad nacional–, el Estado registró un superávit de 3.831 millones de euros en los dos primeros meses del año, el 38,5 por ciento menos que los 6.231 millones alcanzados un año antes.
 
Aunque estas cifras suponen una reducción del superávit del 27 por ciento en tan sólo dos meses, Ocaña subrayó que este periodo no es tiempo suficiente para saber si esta tendencia se mantendrá durante el año y destacó que el Estado se encuentra "cómodo" con la previsión de superávit para este año, que es el 0,6 por ciento del PIB.

Sobre la previsión de crecimiento del PIB del 3,1 por ciento para este año, Ocaña reconoció que hay unos riesgos "claramente" a la baja, como la situación internacional "que no estaba previsto", y la caída del sector de la construcción, "que sí estaba prevista".
 
Aumenta un 25 por ciento la recaudación del Impuesto de Sociedades

Los impuestos directos se elevaron hasta los 18.505 millones, el 10,5 por ciento más, con un crecimiento del 9,5 por ciento del IRPF y del 25,2 por ciento en el Impuesto sobre Sociedades.

Los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 20.781 millones, el 6,1 por ciento menos que en 2007, con un descenso del 8,2 por ciento en la recaudación por IVA, debido principalmente a la disminución de los ingresos relacionados con el sector de la construcción.

La recaudación por impuestos especiales fue de 3.333 millones de euros, el 5,6 por ciento más, con un aumento del 18,3 por ciento en el Impuesto sobre las Labores del Tabaco y un descenso del 2,2 por ciento en el Impuesto sobre Hidrocarburos.

Los pagos no financieros alcanzaron los 27.803 millones, el 7,7 por ciento más, mientras que los gastos financieros ascendieron a 6.401 millones, el 12,6 por ciento más. Los pagos por gastos de personal se elevaron a 3.614 millones, el 9,9 por ciento más, y las transferencias corrientes crecieron el 7 por ciento hasta los 13.613 millones.
 
La recaudación por el IVA de las Pymes cae un 16,6 por ciento
 
Además, Ocaña ha informado de que la recaudación por el IVA de las pymes en los dos primeros meses del año descendió el 16,6 por ciento, fundamentalmente por la crisis que atraviesan las empresas ligadas al sector de la construcción. Ocaña ha admitido que el "mal comportamiento" en la recaudación del IVA de las pymes, pero subrayó que los ingresos por ese impuesto de las grandes empresas son "razonablemente positivos".

La recaudación por IVA hasta febrero ascendió a 16.924 millones de euros, el 8,2 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior, debido, según Ocaña, no sólo al descenso de los ingresos brutos ligados al sector de la construcción, sino también al aumento de las devoluciones y al incremento del precio del petróleo.

El secretario de Estado aseguró que la situación del mercado inmobiliario merece la atención del Gobierno, aunque señaló que las medidas correctoras que tome el Ejecutivo no tendrán que estar relacionadas "necesariamente" con él. Ocaña incidió en que lo que desea el Gobierno es un cambio de modelo, donde el sector inmobiliario tenga menos peso. En este sentido, indicó que habrá medidas para favorecer las rehabilitaciones y para asegurar que la ejecución de la obra pública sea "al cien por cien".

Asimismo, se mostró en contra de un aumento de las deducciones fiscales por la compra de vivienda porque, a su juicio, "no serviría para nada y habría un riesgo de que ello se traslade al precio".
 



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados