Menú

Gallardón endeuda a los madrileños en más de 1.000 millones en sólo dos meses

El Ayuntamiento de Madrid ha permitido, en tan sólo dos meses, que su EMVS adquiera deudas por más de 1.000 millones de euros. Esta cifra duplica el presupuesto para todo el año del organismo, que es de 515 millones, y supera la deuda que, según el PSOE de Madrid, tenía a finales de 2009.

0

Los dos acuerdos se tomaron en sendas Juntas de Gobierno celebradas el 10 de abril y el 13 de mayo. La primera de ellas estuvo presidida por el vicealcalde Manuel Cobo, pues Gallardón estaba ausente, y además contó con la presencia de varios concejales, entre ellos la responsable de Urbanismo y Vivienda, María Pilar Martínez López. El acuerdo fue permitir a la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) “la concertación de una o varias operaciones de endeudamiento a largo plazo por un importe total de 637.587.305,00 euros”.

El segundo acuerdo se tomó en Junta de Gobierno del jueves 13 de mayo, en esta ocasión sí con la presencia del alcalde Gallardón, el vicealcalde Cobo y varios concejales entre los que también estaba Martínez López. En esta ocasión la autorización, prácticamente idéntica a la anterior excepto por la cantidad, fue para la “concertación de varias operaciones de endeudamiento a largo plazo por importe de 420.456.787,00 euros, en el ejercicio 2010”.

La suma de ambas operaciones, 1.057 millones, es más el doble del presupuesto total de la EMVS para este año, que según figura en los propios Presupuestos Generales Municipales (PDF, ver página 16) es de 515 millones de euros.

Una gestión desastrosa

Ya a finales del pasado año el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, denunciaba que la EMVS acumulaba una deuda de 892 millones de euros, más de 150 millones menos que los acumulados en sólo estas dos nuevas operaciones. Además, siempre según el PSOE, esta deuda se habría duplicado en sólo dos años, pasando de 466 millones de euros en 2007 a estos 892 millones en 2009.

Este incremento coincide con una gestión que como mínimo se puede calificar de mejorable: mientras que el programa electoral de Gallardón prometía 12.000 viviendas nuevas de la EMVS durante la legislatura, a finales de 2009 (es decir, con el ecuador de ésta superado) sólo se habían iniciado poco más de 2.000.

Además, en las viviendas ya terminadas no son pocos los vecinos que denuncian la desatención de la EMVS respecto a multitud de problemas de acabado o mantenimiento de los edificios.

La situación es tan llamativa que ya el año pasado el PSOE de Madrid se preguntaba, en palabras del propio David Lucas, “si el Ayuntamiento se está financiando con la deuda de esta empresa; es decir, nos preguntamos si los préstamos de ésta no se están dedicando a la construcción de viviendas, sino a la financiación del Ayuntamiento”.

La concejal de Urbanismo, por María Pilar Martínez López, se defendía de las acusaciones de los socialistas afirmando que la deuda de la EMVS "está controlada" y que, pese a la situación del sector inmobiliario, es "un buen momento" para que el Ayuntamiento adquiera más suelo.

En Libre Mercado

    Servicios