print
NUMEROSOS ANALISTAS HABLAN YA DE RECESIÓN EN EEUU

Greenspan: "La peor crisis desde la II Guerra Mundial"

Mientras Bush sigue sin querer pronunciar la palabra recesión, muchos analistas ya lo consideran un hecho. El ex presidente de la reserva federal Alan Greenspan dice que el país atraviesa "la peor crisis desde la II Guerra Mundial" y advierte a las instituciones financieras que si no se recapitalizan tendrán que marcharse del mercado. Otros estudios evidencian que la fiesta de la economía ha tocado a llegado a su fin.

"La peor crisis desde la II Guerra Mundial"

Noticia publicada el 18-03-2008

(Libertad Digital) Prestigiosos analistas evidencian el fuerte deterioro de la economía norteamericana. El estallido de las subprime ha hecho tambalear el sistema financiero de EEUU disparando la desconfianza en el mercado.
 
Según el presidente del Instituto Económico Alemán (IFO) Hans Werner Sinn la "fiesta de la" economía en EEUU  ha llegado "a su fin" y ya "se tambalea hacia la recesión". En su opinión, Norteamérica ha vivido durante mucho tiempo "por encima de sus posibilidades". Este analista considera que EEUU ha disfrutado de un alto nivel de vida dentro de sus fronteras mientras ha podido vender sus activos al exterior. Un consumo que estaba siendo financiado con una deuda imposible de reembolsar.
 
Esto ha provocado un fuerte estornudo en Norteamérica que resfriará al resto del mundo. Werner Sinn recuerda que el 21 por ciento de las exportaciones chinas y el 23 por ciento de las exportaciones de la Unión Europea fuera del bloque se dirigen a los EEUU, por lo que "el mundo no puede evitar ser arrastrado por el desplome de los EEUU".
 
En su opinión, un gran número de bancos europeos todavía intentan evitar que salga a la luz la gran cantidad de inversiones dudosas que soportan sus balances y las colocan en complejos vehículos de inversión "conduits" con sede en paraísos con una fiscalidad relajada. Unos "conduits" que registran fuertes pérdidas y que deben ser cubiertas por bancos, muchos de los que ya están en bancarrota. En opinión del analista alemán, estas pérdidas no saldrán a la luz hasta el próximo año cuando se publiquen las cuentas de 2008.
 
Este análisis pronostica que los norteamericanos reducirán su consumo debido a la presión que ejercen sobre ellos las deudas y la constante depreciación de sus bienes inmuebles. Esto provocará un efecto dominó que perjudicará a EEUU y al resto de países. Las entidades bancarias, ante las pérdidas de capitalización a las que se enfrentan, se verán forzadas a reducir su crédito.
 
En cuanto a los intentos de la Fed para evitar la recesión, Werner Sinn se muestra tan pesimista como otros muchos analistas. En su opinión, los agresivos recortes de tipos no lograrán evitar la recesión. Para el experto, "todavía habrá que ver si será suficiente para evitar la recesión y compensar a los hogares por la pérdida de riqueza sufrida por la depreciación de sus viviendas".
 
Greenspan: "La peor crisis desde la II Guerra Mundial"
 
Mucho más pesimista se muestra el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan. En su análisis sobre la situación que atraviesan los EEUU, publicado en el diario Financial Times este lunes, el viejo analista recuerda que "nunca hemos tenido un modelo perfecto de riesgo". En su opinión, "la actual crisis financiera es la más desgarradora desde el final de la II Guerra Mundial".
 
Para Greenspan será una coyuntura dolorosa que "terminará tarde o temprano, cuando se estabilicen los precios de la vivienda y con ellos el valor equitativo de las casas". Unas viviendas que se han apoyado en hipotecas de riesgo.
 
En su opinión, el precio de la vivienda se estabilizará cuando regrese la transparencia al mercado ya que, según adelanta, "las pérdidas se materializarán más pronto que tarde" eliminando "la principal fuente de contagio". Sobre la actuación de las instituciones financieras adelanta la purga del mercado y advierte que o bien se recapitalizan o tendrán que "marcharse del mercado".
 
Según lo previsto por Greenspan, la confianza "se restaurará gradualmente y la emisión de préstamos regresará a la normalidad" aunque no descarta que "la estabilización de los precios será complicada", con el consiguiente perjuicio para los propietarios vendedores. También recuerda que la "burbuja inmobiliaria americana tocó techo en 2006", a lo que ha seguido "una marcha atrás abrupta y rápida durante los dos años siguientes".
 
Caída de la confianza
 
La crisis de crédito ha arrastrado consigo un desplome de la confianza de los consumidores. Según el último sondeo del diario USA Today, publicado este martes, tres de cada cuatro norteamericanos creen que el país ya está en recesión, tal y como adelantó en diciembre el premio Nobel de Economía Gary Becker. Una crisis de confianza que, según los analistas, hará que empeore aún más la situación.
 
Los resultados de esta encuesta coinciden con otra publicada este lunes por CNN, según la cual el 74 por ciento de los estadounidenses opinan que el país ya está en recesión. Precisamente, el economista jefe de la agencia de calificación de riesgo Standard & Poros, David Wyss, considera que "lo que tenemos ahora mismo" es "una recesión" provocada por "una crisis de confianza".
 
La Casa Blanca prefiere evitar hablar de recesión
 
Por su parte, la Casa Blanca ha defendido este martes las medidas adoptadas por el Gobierno federal para hacer frente a los problemas económicos de EEUU aunque continúa sin admitir que el país atraviesa ya una recesión, como hemos visto que afirman varios expertos.
 
Un portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto, dijo a los periodistas que la respuesta federal a los retos de la economía estadounidense "ha sido rápida y decisiva". Además, ha tachado de demagógicas algunas de las declaraciones de senadores demócratas. Dice Fratto que "antes de lanzar piedras deberían ver primero que viven bajo un techo de cristal y deberían ver lo que pueden hacer, lo que el Congreso necesita para hacer para ayudar a los estadounidenses a superar esta crisis".
 
Preguntado por si lo que vive EEUU es una recesión, este portavoz señaló que "no sé si ha habido una recesión con una tasa de desempleo inferior al cinco por ciento. No estoy diciendo si hay o no una recesión, pero el sólido crecimiento económico y una baja tasa de desocupación son buenas señales".



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados