print
"ELECTORALISTA", "CACIQUIL", "BANANERO"

Hasta los socios del Gobierno interpretan que Zapatero quiere comprar votos a 400 euros

El intento de vender su nuevo cheque como una medida progresista no ha calado ni en sus socios de Gobierno. Para Pizarro la estrategia es clara: "Del dinero que le quité el año pasado, le voy a dar una parte porque me viene bien, que es año electoral". Aznar se pregunta "quién diría que acabarían comprando votos como Robledo y Romanones".

DOCUMENTO: Palabras de Aznar para Isaiah Berlin

Noticia publicada el 28-01-2008

(Libertad Digital) El pasado domingo, José Luis Rodríguez Zapatero sorprendía a propios y extraños anunciando como propuesta electoral, devolver a todos los contribuyentes 400 euros de IRPF en el mes de junio, si gana las elecciones. Una propuesta tan llamativa como polémica a juzgar por la cantidad de reacciones que ha suscitado.
 
Uno de los primeros en pronunciarse ha sido el número dos del PP por Madrid, Manuel Pizarro. El ex presidente de Endesa ha calificado de "regalilto" la promesa del Gobierno y ha pedido que no se improvisen este tipo de medidas. En su opinión es necesario dar certidumbre al consumidor y al contribuyente para que sepa lo que se le va a retener o lo que se le va a devolver si tiene, por ejemplo, una hipoteca. Según Pizarro, lo contrario es "ir al salto de mata, es decir: Mire usted, que del dinero que le quité el año pasado, le voy a dar una parte porque me viene bien, que es año electoral".
 
Una medida que ha sido calificada de "ocurrencia de última hora" por parte de Ángel Acebes. El secretario general del PP, cree que la "jugarreta" consiste en "cobrar 400 euros más y luego devolverlo como si fuera un regalo a cambio de que le votes". En su opinión, esta iniciativa de Zapatero demuestra que el PSOE está falto "de ideas" y está dando "manotazos para salir del charco".
 
Caciquismo
 
Uno de los términos que más se han escuchado este lunes en relación a la propuesta de Zapatero ha sido el de "caciquismo". En esta definición han coincidido José María Aznar, Esperanza Aguirre, Eduardo Zaplana o el partido UPyD. Uno de los primeros en pronunciarla ha sido José María Aznar.
 
El ex presidente del Gobierno ha tachado la medida de "práctica caciquil" y ha comentado: "Quién les iba a decir a los antiguos socialistas y antiguos españoles –hoy defensores de la nación de naciones– que acabarían comprando votos, y al final, sus grandes ofertas las iban a encontrar en las viejas prácticas caciquiles de Romero Robledo y el Conde de Romanones", ha afirmado.
 
En la misma línea se ha pronunciado Esperanza Aguirre. La presidenta de la comunidad de Madrid ha dicho que el anuncio de zapatero es "impresentable" por "caciquil". Aguirre se ha preguntado, "¿Pero qué es esto de dar 400 euros a cambio de que votemos? ",y ha dicho que la propuesta de los socialistas es "de caciques". Además, ha pedido a Zapatero que "si le sobran los 5.000 millones de euros que al parecer cuesta esta iniciativa", que se los reparta "ya" a los contribuyentes y no espere hasta que "le voten" en las elecciones generales. "Él está en el Gobierno y nos los tiene que dar ya", añadió.
 
El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, se ha mostrado de la misma opinión que Aznar, ya que ha calificado esta oferta de Zapatero, en declaraciones a Onda Cero, como "una ocurrencia más" y "un ejemplo de caciquismo de otras épocas" vinculada a que vuelva a ganar las elecciones, cuando, como presidente del Gobierno, "tiene que actuar todos los días", por lo que pidió que corrija esa situación.
 
También desde la formación que encabeza Rosa Díez, UPyD, se ha criticado esta medida. En su opinión es una práctica de caciques y han censurado la intención del PSOE de comprar el voto de los contribuyentes.
 
Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha tachado de "pura demagogia" e "insolidaria" la medida. En una nota de prensa, el 'número dos' al Congreso y portavoz económico del partido que lidera Rosa Díez, Mikel Buesa, ha criticado que esta iniciativa se haya ideado como "un premio al voto" con fines "evidentemente electoralistas".

Además, ha considerado esta propuesta de Zapatero "regresiva" y "de dudosa legalidad" y ha subrayado que "ni siquiera está contemplada en la Ley". "Ninguna norma que regula los impuestos contempla la posibilidad de que el Gobierno arbitrariamente se invente una devolución a los contribuyentes", ha sostenido.
 
CiU. por su parte, está estudiando denunciar ante la Junta Electoral Central la promesa de José Luis Rodríguez Zapatero por considerar que se trata de una "compra pura y simple de votos con dinero público". Fuentes de CiU han explicado a Efe que los servicios jurídicos de la federación nacionalista están examinando si es posible dar una "respuesta legal" a esta promesa "más propia de un país bananero".

Desde CiU se considera "muy grave" este asunto, que "no tiene precedentes" en democracia y que demuestra la "falta absoluta de ética" por parte de los socialistas. La federación nacionalista cree que Zapatero intenta "comprar votos" de los electores a base de promesas como la formulada ayer, sustentadas en "dinero de todos los contribuyentes".

Ayer el cabeza de lista de CiU al Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ya calificó el anuncio de Rodríguez Zapatero de "vergüenza e inmoralidad". "Zapatero dice que hay margen para rebajar los impuestos y que, si gana las elecciones, los bajará. ¡Por el amor de Dios, no seas inmoral, baja ahora los impuestos!", exclamó.
 
también el candidato de ERC Joan Ridao ha considerado "poco seria" y "nada progresista" la propuesta puesto que, al ser una devolución generalizada, "no busca el reequilibrio en las rentas". Según ha indicado Ridao en rueda de prensa tras la reunión de la comisión permanente de ERC, "parece que hay un virus electoral, que provoca subastas fiscales, regalos en forma de cheques y promesas de puestos de trabajo, porque Zapatero (candidato del PSOE) y Rajoy (del PP) ya llevan más de dos millones de empleos prometidos".
 
El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, considera que la medida del PSOE de devolver 400 euros a los contribuyentes que pagan IRPF es un "error" dada la actual situación económica y demuestra que no es verdad lo que dice el Gobierno y que "aquí pasa algo". Durante la presentación del lema de precampaña del IU, el líder del partido criticó la "loca carrera de rebajas fiscales" entre el PP y el PSOE y calificó la propuesta socialista de "caciquil" ya que vincula el voto "a unos beneficios a posteriori". Añadió que con ella el PSOE se sitúa "en el terreno de la derecha" y que es un "grave error" hacer creer que el problema es el exceso de impuestos ya que esto solo causa el debilitamiento de un "estado social anoréxico como es el nuestro".
 
Por su parte, el sindicato UGT considera que los 400 euros de Zapatero no es una medida progresiva, ya que no favorece más a las rentas más bajas, y advirtió de la pérdida recaudatoria del Estado con medidas de este tipo. Ferrer señaló, en declaraciones a Europa Press, que cualquier propuesta fiscal de los partidos políticos debe enmarcarse en un contexto más global, en el que se mantengan los principios de equidad y progresividad, y se garantice la recaudación suficiente del Estado en materia de infraestructuras y gasto social.
 
Gobierno y PSOE defienden la propuesta
 
Desde el Gobierno y el PSOE, en cambio defienden la medida como "hiperprogresiva". Así la calificaba la vicepresidenta De la Vega que señalaba que esta propuesta se ha anunciado "en tiempo y forma" y que no se puede devolver antes de las elecciones porque "requiere medidas técnicas". Jesús Caldera ha señalado que, a juzgar por la reacción del PP, no se equivocan con esta propuesta que ha definido como progresista. Por su parte, la secretaria de política económica del PSOE, Rodríguez Piñero contestaba a las críticas insistiendo en que se trata de una promesa "progresista y progresiva" que beneficiará más a quienes menos perciben.


Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados