Menú

Huerta de Soto: "La recesión económica es el inicio de la recuperación"

El catedrático de Economía Jesús Huerta de Soto lanza un mensaje de optimismo a los empresarios familiares de Madrid. "La recesión es la recuperación", ya que es cuando el mercado detecta los errores de inversión cometidos durante la etapa previa de burbuja.

Huerta de Soto explica la crisis a los empresarios

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

La Asociación Madrileña de la Empresa Familiar (AMEF) organizó el pasado 24 de septiembre en Madrid una conferencia bajo el título Los empresarios familiares y la crisis, cuyo ponente fue el catedrático de Economía Política, Jesús Huerta de Soto, de la Universidad Rey Juan Carlos.

Durante el acto, presentado por el presidente de Libertad Digital, Alberto Recarte, Huerta de Soto explicó los orígenes de la actual crisis financiera y económica, así como la situación que atraviesa la economía española y las recetas para salir cuanto antes de la recesión. 

En su intervención, cuyo audio publica en exclusiva Libertad Digital, el economista realizó una síntesis de su obra Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos, escrita en 1998, pero que constituye una anticipación y una perfecta radiografía de la crisis actual.

Todo parte de la “expansión crediticia artificial orquestada por los bancos centrales sin respaldo de ahorro real”. Y esto es posible aún hoy en día debido a un “accidente histórico”. Se trata de la Ley de Peel, aprobada en Inglaterra en 1844. Esta norma prohibió a la banca emitir billetes por un importe superior al dinero depositado en oro. Sin embargo, no estableció la misma limitación respecto a los depósitos a la vista.

Nace el sistema de reserva fraccionaria, por el que los bancos prestan el 90% del oro depositado, manteniendo apenas el 10% en caja. De este modo, el sistema bancario logra seguir expandiendo el crédito de forma artificial, sin necesidad de ahorro previo.

Y es que, los depósitos a la vista también forman parte de la oferta monetaria y, de hecho, cumplen la misma función que los billetes. En la actualidad, tan sólo una décima parte de la oferta monetaria son billetes, el resto es dinero “virtual” -apuntes contables de los bancos-.

De este modo, la Ley de Peel constituyó una “victoria pírrica”, ya que las crisis financieras siguieron azotando a Inglaterra de forma periódica, obligando a su vez al banco central a actuar para evitar la quiebra de entidades. “Somos herederos de la Ley de Peel”, incidió Huerta de Soto.

Reserva fraccionaria

“La ilusión de que es posible incrementar la inversión sin necesidad de ahorrar es una tentación tremenda”, pero “insostenible” a largo plazo. “En los últimos 15 años, la inversión y el crédito han venido creciendo a una tasa del 10% anual”, mientras que el ahorro se ha mantenido en el 0% e, incluso, en tasas negativas.

¿Cómo ha siso esto posible? “Gracias a la creación de la nada de medios de pagos”. Este exceso de masa monetaria se ha colocado en el mercado a través del sistema bancario en forma de créditos de nueva creación a tipos de interés muy bajos.

La existencia de crédito fácil ha hecho que los empresarios se lanzasen “a invertir masivamente como si el ahorro genuino, voluntario y previo de la sociedad hubiera aumentado, cuando tal cosa no ha sucedido”. Es entonces cuando surgen las burbujas, un “estado de euforia”, según lo califica el economista, en el que todos están “encantados”, ya que es posible obtener financiación barata para emprender cualquier proyecto a largo plazo sin necesidad de ahorrar.

Inversiones que tan sólo son rentables con tipos de interés bajos. El auge artificial es “insostenible”. La expansión del crédito provoca una subida generalizada de los precios de los factores de producción y de las materias primas; el crédito se extiende también al bolsillo de los consumidores que, al gastar más, provocan un aumento de la inflación; tarde o temprano los tipos de interés suben, y es entonces cuando los empresarios descubren que gran parte de sus proyectos no son rentables -como, por ejemplo, la construcción de cientos de miles de pisos en la costa española-.

La recesión es la "recuperación"

Estalla la crisis financiera. El valor de los activos (crédito) de los bancos se reduce y, al mantenerse estable los pasivos (depósitos), “toda la banca es insolvente”.

Y todo ello, es “orquestado por los bancos centrales”. “Ellos mismos crean la burbuja mediante los tipos de interés bajos y permitiendo la expansión crediticia”, advirtió Huerta de Soto. Los bancos tan sólo siguen los incentivos que crea la banca central. Y es que, para seguir ganando dinero con tipos de interés bajos, las entidades tienen que conceder más créditos y asumir un mayor riesgo.

La crisis se produce como resultado de un exceso de consumo e inversión y escasez de ahorro. “No se puede invertir a esas tasas en una economía en la que no se ahorra nada”, Sin embargo, el mercado, que es “muy eficiente”, acaba corrigiendo ese desajuste creado por la expansión crediticia artificial.

Al final, “sólo se puede invertir en una economía lo que se ahorra". La expansión crediticia manda señales equivocadas a los empresarios, que inician proyectos que no desean los consumidores. “Hemos invertido donde no se debe”.

Por ello, el catedrático destacó que “la recesión económica es la recuperación. El proceso en el que el mercado al final se sobrepone a la euforia previa, detectando los errores de inversión cometidos.

Según Huerta de Soto, tan sólo hay una manera de salir de la recesión: “Ponernos manos a la obra de obra y decir este proceso es rentable y viable y éste no y lo tengo que cerrar. Y eso sólo lo puede hacer un ejército de empresarios, que hagan de tripas corazón, que se olviden del pasado, que se traguen sus lágrimas -porque es muchísimo el esfuerzo y la ilusión puesta en proyectos que hay que cerrar-, y que sean capaces rápidamente de reestructurarse”.

“La recesión llega por falta de ahorro, o por exceso relativo de consumo, de ahí que sea un error tratar fomentar el consumo. Sería como tratar de apagar un incendio con un lanzallamas”.

La clave es el ahorro

Por el contrario, según el economista, “se necesita fomentar el ahorro. Y eso es, precisamente, lo que están haciendo desde hace meses millones de empresas y particulares. Todos estamos tratado de sanearnos. ¿Y cómo nos saneamos? Reduciendo costes (básicamente, despidiendo gente) y devolviendo préstamos, es la única manera”.

Además, Huerta de Soto lanzó un mensaje de optimismo a los empresario familiares de Madrid. “En las recesiones se hacen las grandes fortunas, porque aquél que es capaz de llegar a la recesión con liquidez y comprar selectivamente a precios de ganga bienes de capital que luego sean los que recuperen mas rápidamente su precio en la recuperación van a conseguir fortunas inmensas”.

Por otro lado, al contrario de lo que se suele pensar, “la deflación es positiva. Es muy sana porque acelera el proceso de saneamiento de la economía podrida que se ha creado en la expansión crediticia, finiquitando las empresas que tienen que cerrarse”.

Según Huerta de Soto, lo que tienen que hacer las autoridades públicas en la recesión es flexibilizar los mercados al máximo para facilitar el ajuste cuanto antes, sobre todo, el mercado de trabajo en el caso de España, ya que es el “principal problema” de la economía nacional.

“Cuando alcancemos el cenit de desempleo -según Huerta de Soto- la economía ya estará saneada”. El problema para España, sin embargo, es que debido a esa rigidez laboral esos millones de desempleados corren el riesgo de quedarse fuera del circuito, es decir, tendrán dificultades para recolocarse.

Reforma laboral

Por otro lado, puesto que la clave de la recuperación consiste en fomentar el ahorro, el Gobierno tiene que “reducir los impuestos”, no aumentarlos. Se precisa, además, “un sector público austero, que gaste menos”. Por ello,si Zapatero sube los impuestos y no reforma el mercado laboral va a “perjudicar enormemente el proceso de recuperación de la economía española”, advirtió.

"Nos han acostumbrado mal a los empresarios, a una economía maniaco depresiva. Donde no hay euforia pensamos que va mal. Y no. Para que la economía vaya bien el día de mañana debe ser bastante fría, de crecimientos bajos, 1-2%.... lo que hubiéramos calificado de atonía".

Por último, Huerta de Soto ofreció su receta para evitar el surgimiento de nuevas burbujas. En primer lugar, "eliminar los bancos centrales", los únicos órganos de planificación que quedan en las economías de mercado tras la caída del Muro de Berlín; una banca libre sometida a los principios generales del Derecho y que, por lo tanto, mantengan un "coeficiente de caja del 100%" para los depósitos a la vista y equivalentes; y, por último, privatizar la emisión de dinero mediante la implantación del patrón oro, o en último caso que la masa monetaria aumente a una tasa fija máxima del 2% anual. 

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso