Menú

Irlanda anticipa el futuro de España: fuerte subida de impuestos

La crisis de Irlanda es similar a la española. El Gobierno presentó unos presupuestos generales de emergencia marcados por una nueva subida de impuestos para sanear las cuentas públicas. El déficit público asciende al 13% del PIB, y su economía sufrirá una contracción del 12% hasta 2010.

La crisis de Irlanda es similar a la española. El Gobierno presentó unos presupuestos generales de emergencia marcados por una nueva subida de impuestos para sanear las cuentas públicas. El déficit público asciende al 13% del PIB, y su economía sufrirá una contracción del 12% hasta 2010.

LD (M. Llamas) Se abre la veda. Irlanda, cuyo Gobierno se ha caracterizado en los últimos años por aplicar una fiscalidad muy favorable a empresas y familias, acaba de aprobar unos presupuestos de urgencia que incluyen una amplia y generalizada subida de impuestos. La economía irlandesa se ha sumergido en una profunda recesión tras el estallido de su particular burbuja inmobiliaria. Un boom que ha terminado por afectar a la solvencia de su inflado sistema financiero. En este sentido, la crisis irlandesa guarda ciertos paralelismos con la crisis que sufre España.

La recesión de Irlanda se ha traducido, por el momento, en un sustancial incremento del déficit público, próximo al 13% del PIB. El Banco Central de Irlanda estima que el país sufrirá una contracción económica del 6,9% en 2009 y del 3% en 2010. En conjunto, desde 2008 hasta 2010, el organismo regulador calcula que la recesión se cobrará el 12% del PIB nacional. Además, estima que el desempleo rondará el 14,4% el próximo año.

Ante tal situación, las cuentas públicas han regisltrado un fuerte deterioro en los últimos meses. Sobre todo, a raíz de los rescates públicos que ha aprobado el Gobierno irlandés con el fin de evitar el derrumbe de su sistema financiero, muy expuesto -como el español- a la burbuja inmobiliaria. Las nuevas cuentas aprobadas el martes complementan a los presupuestos presentados el pasado octubre, obsoletos siete meses después para hacer frente a la grave crisis que atraviesa el país.

Presupuestos obsoletos

El ministro de Economía irlandés, Brian Lenihan, estableció seis pasos para salir de la crisis, que se resumen en estabilizar las cuentas públicas; reformar el sistema bancario y su credibilidad internacional y recuperar la competitividad de una economía que, en los últimos años, ha dependido sobremanera del consumo interno y del sector de la construcción.

Lenihan también consideró clave la protección del empleo y la formación de los trabajadores, así como la inyección de estímulos que generen de nuevo confianza en la economía nacional y la restauración de la reputación del país en el extranjero, dañada, según dijo, por las prácticas de sus bancos y por asuntos como el rechazo en referéndum al Tratado de Lisboa, informa Efe.

Pagarán los contribuyentes

Pero, como preveían los expertos, el gran perjudicado por los nuevos presupuestos, los más duros en años, es el contribuyente, de cuyo bolsillo saldrá la mayoría del dinero necesario para frenar el déficit público que acumula día a día este Gobierno.

En octubre pasado, el titular de Economía ya decidió subir los impuestos a través de la imposición de un gravamen del 1% sobre los ingresos de hasta 100.000 euros anuales y de un 2% para los que superen esa cifra. Lenihan no sólo dobló el martes ese nuevo impuesto, sino que añadió un nuevo nivel, por lo que el gravamen será del 2, 4 y 6% cuando los salarios anuales superen los 15.000, 75.000 y 175.000 euros, respectivamente.

El Gobierno impondrá una nueva exacción de un 1% sobre los seguros de vida, al tiempo que subirá 25 céntimos el precio de la caja de cigarrillos y 5 céntimos el litro de diesel, mientras que el alcohol y la gasolina seguirán sin cambios. Tampoco se modificará, al menos por el momento, el impuesto para las corporaciones y multinacionales, que al 12,5% continúa siendo uno de los principales alicientes para atraer inversiones extrajeras al país.

Según el ministro, éstas y otras medidas permitirán a las arcas del Estado ingresar 1.800 millones de euros durante este año y otros 3.600 millones en 2010, cuando -advirtió- se introducirán nuevas medidas fiscales. Es decir, nuevas subidas de impuestos.

Lenihan dijo ser "muy consciente" de que los citados incrementos harán caer el nivel de vida de la ciudadanía, pero recordó que Irlanda es aún uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) donde menos impuestos se pagan. Para dar ejemplo, el titular anunció que todos los diputados y senadores nacionales verán reducidos en un 10% sus dietas y gastos parlamentarios, que se revisarán sus salarios próximamente y que no se pagarán pensiones mientras sigan en activo.

Reforma del sistema financiero y
bad bank

Respecto al sistema financiero, Lenihan reveló que el Gobierno acometerá un profunda reforma del Banco Central y de sus mecanismos de control, que se han mostrado ineficaces a la hora de detectar las irregularidades en las prácticas de la entidades bancarias. En consecuencia, el Ejecutivo tiene previsto establecer una agencia de gestión de bienes –una especie de bad bank- con el objetivo de hacerse cargo de los activos tóxicos de los bancos, cuyo valor podría rondar los 90.000 millones de euros. El problema es que si la gestión de tales activos conlleva pérdidas serán nuevamente damnificados los contribuyentes irlandeses.

Mientras, el Banco de España estima que el déficit público superará el 8% en 2009, aunque posiblemente supere esta cifra a finales de año en función de las nuevas medidas de gasto público que apruebe el Gobierno. Un desequilibrio que, según advirtió la Comisión Europea, tendrá que ser corregido a corto plazo. Es decir, los contribuyentes españoles, con mucha probabilidad, se enfrentarán a partir de ahora a nuevas subidas de impuestos. ¿Problemas? La presión fiscal española es muy superior a la irlandesa.

Además, pese a que el organismo regulador apenas prevé una contracción del PIB del 3% en 2009 y del 1% en 2010, algunos analistas internacionales avanzan que, en el peor de los escenarios, la tasa de paro podría alcanzar el 30% a finales del próximo año (unos 7 millones de desempleados). Por último, el actual Ejecutivo no contempla ninguna reforma estructural con el fin de mejorar la deteriorada competitividad de la producción nacional.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso