Menú

La carestía de la vida alcanzará este año su máxima diferencia con la media europea desde 1999

El Servicio de Estudios del BBVA prevé que el diferencial de precios de España con la Unión Monetaria alcanzará en 2006 los 1,5 puntos porcentuales, tres décimas más que en 2005 y el nivel más alto desde 1999. Hasta el mes de julio, el diferencial de precios se situó en 1,6 puntos. La entidad financiera calcula que un punto de dicho diferencial de inflación será consecuencia directa del mayor dinamismo de la economía española.

0
El Servicio de Estudios del BBVA prevé que el diferencial de precios de España con la Unión Monetaria alcanzará en 2006 los 1,5 puntos porcentuales, tres décimas más que en 2005 y el nivel más alto desde 1999. Hasta el mes de julio, el diferencial de precios se situó en 1,6 puntos. La entidad financiera calcula que un punto de dicho diferencial de inflación será consecuencia directa del mayor dinamismo de la economía española.
L D (Europa Press) En el estudio de la entidad bancaria, titulado "España, diferencial de inflación y ciclo económico", el BBVA calcula para este año una brecha de similar magnitud (1,5 puntos) entre España y la zona euro en cuanto a la inflación subyacente (sin energía y alimentos frescos), lo que supondría cuatro décimas más que el diferencial registrado en 2005.
 
De hecho, estima que aproximadamente el 50 por ciento del diferencial de inflación que viene acumulando España con la zona euro en los últimos años, situado alrededor de un punto, es resultado del mayor dinamismo de la economía española.
 
BBVA estima que entre el primer semestre de 2002 y el mismo periodo de 2006, España ha acumulado 0,9 puntos de inflación como consecuencia de la presión de la demanda. Así, la inflación hasta junio de este año, situada en el 4% en tasa interanual, debería haber sido del 3,1por ciento si la economía española hubiera crecido a su ritmo tendencial desde 2002.
 
Sin embargo, indica que para la Unión Monetaria, la falta de presión de la demanda ha supuesto descontar apenas una décima de inflación para el mismo periodo. En virtud de este análisis, BBVA subraya que en la medida en que la recuperación cíclica europea se intensifique y la demanda española se modere, debería producirse una reducción de dicho diferencial de inflación.
 
En concreto, indica que en 2007, suponiendo que el diferencial de crecimiento de la demanda nacional entre España y la zona euro se reduzca hasta 1,5 puntos en el segundo semestre del año, su contribución al diferencial de inflación pasaría de un punto a medio punto porcentual, cerca de su promedio de los últimos diez años.

En Libre Mercado

    Servicios