Menú

La eurozona atraviesa una "crisis de supervivencia"

El presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha admitido este martes que la eurozona vive una "crisis de supervivencia" por los problemas de deuda que afectan a los países periféricos y ha avisado de que si la eurozona se hunde también lo hará la propia Unión Europea.

0

"Estamos en una crisis de supervivencia", ha dicho Van Rompuy en un discurso en Bruselas horas antes de que se reúnan los ministros de Economía de la eurozona para abordar el rescate de Irlanda.

"Tenemos que trabajar juntos para que la eurozona sobreviva, porque si la eurozona no sobrevive tampoco sobrevivirá la Unión Europea", ha proseguido el presidente permanente del Consejo Europeo, que no obstante se ha declarado "muy confiado" en la posibilidad de superar los actuales problemas.

"El euro es el signo más visible y palpable de nuestro destino común. Compartir una moneda significa que las decisiones de uno afectan a todos. Lo que ocurre con las pensiones o la deuda en un país puede afectar a la economía en otro país. En los buenos tiempos y en los malos tiempos", ha señalado Van Rompuy.

"Los intereses nacionales y los europeos ya no pueden separarse. Coinciden", ha dicho el presidente permanente, que ha pedido a todos los Estados miembros que actúen "con responsabilidad".

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, ha advertido de que existe un riesgo para la estabilidad del conjunto de la zona euro derivado de la crisis que atraviesa Irlanda, aunque ha subrayado que no se trata sólo de una cuestión exclusivamente de Irlanda.

"Los irlandeses saben muy bien que no se trata sólo de Irlanda. Tengo razones para pensar en la necesidad de abordar el problema desde una perspectiva más amplia y no seguir exclusivamente la pista irlandesa", afirma el primer ministro luxemburgués en una entrevista concedida a la cadena alemana DAF.

Los ministros de Economía de la eurozona presionarán esta tarde a Irlanda para que acepte ayuda financiera del fondo de rescate de la UE de 750.000 millones de euros con el objetivo de frenar el contagio de su crisis de deuda a otros países de la eurozona, especialmente a España e Italia.

Aunque el Gobierno de Dublín se resiste a pedir la activación del fondo, los responsables europeos ven prácticamente inevitable el rescate de Irlanda -y también el de Portugal, que podría realizarse al mismo tiempo- y creen que España debe adoptar nuevas medidas de ajuste si quiere "alejarse del ojo huracán", según ha informado un alto funcionario europeo.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios