print
LEJOS DEL 3,3 POR CIENTO PREVISTO POR EL GOBIERNO

La OCDE prevé una caída del crecimiento para 2008 hasta el 2,5 por ciento

El FMI, BBVA, CEOE, las Cámaras de Comercio, la CE, el Instituto de Estudios Económicos… todos los analistas inciden en que la época de altas tasas de crecimiento en España ha quedado atrás y que los próximos años caerán de forma apreciable. El último en sumarse a esta magra previsión para nuestra economía es la OCDE, que prevé una caída del crecimiento del 3,8 por ciento en 2007 al 2,5 en 2008 y 2,4 en 2009. La OCDE incide en la caída en la construcción y en el empleo, lo que llevará a un mejor consumo privado. También destaca el efecto de los tipos de interés al alza.



Noticia publicada el 06-12-2007

LD (EFE) Estas tasas previstas para los próximos dos años se alejan de las previsiones del Gobierno, que apuntaban respectivamente a un crecimiento del 3,3 y del 3,0 por ciento, respectivamente. España "ha entrado en una fase de ralentización más marcada", que tiene relación con el desplome del mercado inmobiliario, el aumento del desempleo y la moderación del consumo privado. Los últimos datos de confianza del consumidor recogían la séptima caída consecutiva, marcando nuevos mínimos históricos. A medida que el desempleo fuerce a menores niveles de consumo, el crecimiento se irá contrayendo.
 
En cualquier caso, los autores del informe constatan que España "ha entrado en una fase de ralentización más marcada", que asocian con una inflexión del consumo privado y con una disminución de los permisos de construcción, lo que permite "augurar una contracción de la actividad en el sector de la construcción residencial".
 
De hecho, el principal riesgo asociado al escenario descrito es precisamente "una corrección más marcada en el mercado de la vivienda", en particular si se reavivaran las turbulencias financieras a nivel mundial y eso condujera a un aumento del precio de los créditos. En ese caso, el consumo privado se vería todavía más afectado y se rebajarían la creación de empleos, con lo que el paro puede aumentar si continúa creciendo la oferta de mano de obra. No obstante apunta que las inversiones en máquinas y equipamientos "se han mantenido fuertes, gracias a los beneficios de las empresas y al vigor de la demanda exterior".

En el caso del comercio exterior, su impacto sobre la economía continuará siendo negativo, pero con tendencia a disminuir, de forma que después de haber amputado ocho décimas de PIB este año, en 2008 serán dos décimas y una el ejercicio siguiente, y eso aunque el déficit por cuenta corriente se agravará hasta el 10% del PIB el año próximo y el 10,1% en 2009. Y en cuanto a la construcción, el aumento de la población y la constitución de nuevos hogares siguen alimentando la demanda de viviendas, lo que unido al "vigor" de las inversiones en obras públicas deberían "limitar el declive" del sector para estabilizarse de aquí a 2009.

La OCDE indica que las creaciones de empleo en España "serán más limitadas", aunque teniendo en cuenta que se espera una ralentización de la inmigración y un menor aumento de la tasa de ocupación femenina, no ve cambios significativos en la tasa de paro: la media del 8,1% de la población activa de 2007 debería mantenerse en 2008 para subir al 8,3% en 2009. Sobre las finanzas públicas, el superávit tocará techo este año, con el 1,9% del PIB, antes de disminuir al 1,5% en 2008 y al 1,3% en 2009 por el tirón del gasto en inversiones y un incremento más modesto de los ingresos, en particular del impuesto de sociedades.

Los autores del informe aconsejan que los poderes públicos rechacen los llamamientos para relajar la política presupuestaria y que para ello se tengan en cuenta "los efectos del envejecimiento demográfico sobre las finanzas públicas". La organización constata que la inflación en España se ha disparado hasta el 3,6%, que es también la cifra prevista como media para 2008, lo que significa 1,4 puntos porcentuales más que en el conjunto de la zona euro, y eso aunque el alza real de los salarios se ha mantenido "moderada".

Pero para el futuro estima que tanto el nivel de precios global como la inflación subyacente debería reducirse (un 2,5% en 2009) y el diferencial con la zona euro bajar a cinco décimas, "una diferencia sensiblemente más débil que estos últimos años". En cualquier caso, la OCDE aconseja para luchar contra esas presiones inflacionistas suprimir el mecanismo de revalorización de los salarios sobre la inflación pasada y favorecer la competencia en el mercado de productos, y muy particularmente en el comercio minorista.
 



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados