Menú

Los Nobel de Economía coinciden: España se enfrenta a una "depresión"

En los últimos días, los Premios Nobel de Economía coinciden en el diagnóstico sobre la situación española. Ya no hablan de recesión económica, sino de una "larga y dura" crisis que debe ser calificada de "depresión".

0

Al menos tres Nobel de Economía coinciden en que España se enfrenta a una "depresión" económica de grandes dimensiones.

El primero en hablar claro fue el Nobel de 2008, Paul Krugman, cuya receta para que España evite una larga etapa de crisis consiste en aplicar una dura "devaluación interna" con ajustes de salarios y precios.

"España realmente no tiene otra alternativa más que lo que se puede llamar una devaluación interna. Tiene que tener una caída en sueldos y precios, un descenso relativo respecto a Alemania". "No tiene otra forma real de ajustarse". Según este economista, sueldos y precios deberían bajar, como mínimo, un 20%.

No es el único. George A. Akerlof, Nobel de Economía en 2001, afirmó el pasado miércoles que la actual crisis económica va a ser "muy dura", especialmente en España, y probablemente larga. El catedrático de la Universidad de Berkeley, en California, dijo, en un encuentro con periodistas en La Coruña que la mejor respuesta para salir de la crisis es "distribuir la carga entre todos", ya que es difícil asumirla individualmente en cada país.

Sobre el caso de España, Akerlof indicó que, a pesar de que los principales problemas de la crisis vienen de fuera, la crisis ha golpeado más fuerte por la mala distribución del empleo, ya que sectores como la construcción o el turismo ocupaban a un porcentaje demasiado elevado de la población activa.

No obstante, reconoció que la situación financiera española es mejor que la de los países de su entorno. Como solución, planteó la posibilidad de devaluar la moneda, pero España no puede hacerlo porque, recordó, está dentro de la unión monetaria europea.

Así pues, propuso como alternativa que la Unión Europea establezca ayudas para los territorios que hubiesen resultado más afectados por la crisis, aunque reconoció que es difícil que se tome esta decisión, informa Efe. Es decir, apuesta ya abiertamente por un rescate por parte de la UE.

El último en ofrecer su diagnóstico sobre la crisis española ha sido el Nobel de Economía de 2004, Edward Prescott. En una entrevista con el diario económico Expansión publicada el jueves y firmada por Calixto Rivero, Prescott habla claro: "España no está en recesión, sino deprimida".

Prescott mira con recelo los Presupuestos del Estado para 2010 diseñados por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: "Si gastas más, tienes que pagar por ello", advierte. Y es que, en su opinión, “subir impuestos deprime la economía, porque en los países con tipos marginales más altos la gente trabaja mucho menos".

Precott se opone radicalmente a la economía subsidiada para acabar con las elevadas tasas de desempleo, y pone como ejemplo el mercado laboral de Dinamarca, que ha reducido los subsidios paulatinamente y que logra que la gente trabaje. "En España la gente sabe que va a recibir prestaciones durante muchos años y se despreocupa pensando que hace un buen día". "La gente es feliz trabajando, pero si ellos reciben dinero del Estado no trabajan", denuncia.

El profesor insiste en que las reformas estructurales que hacen falta para atajar la crisis en España pasan por "la flexibilización del mercado laboral", por "el fomento de la actividad emprendedora", por "bajar los impuestos" y por no seguir reformas parecidas a las que está realizado el presidente Barack Obama en EEUU. Así pues, tres jarros de agua fría de los Nobel a la política económica de Zapatero en apenas unos días.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD