Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Los ordenadores de Wall Street volatilizan 1 billón de dólares en cinco minutos

Las 13:45 del 6 de mayo de 2010 quedará en la memoria de los brokers de Wall Street como el momento más raro de su carrera. El mercado cayó casi un 10% en unos segundos y la Bolsa americana perdía un billón de dólares. ¿El motivo? ¿Un fallo humano, un error informático o sólo un pánico bursátil?

0

Los gráficos que reflejan la evolución del Dow Jones parecieron volverse locos durante unos minutos. Una jornada normal, en la que los índices caían entre un 2 y un 3%, se convirtió de repente en histórica, con el mayor descenso intradía desde el crack de 1987. El descenso del 10% que sufrió la Bolsa neoyorkina en unos instantes implicaba una pérdida de más de 1 billón de dólares (1 trillion, en términos estadounidenses) para los inversores. Durante unos momentos, a los brokers les vinieron a la memoria las imágenes de 1929, con banqueros saltando de los balcones de los hoteles de la ciudad.

Sin embargo, a pesar del nerviosismo de los periodistas de CNBC (ver vídeo), el pánico duró muy poco y la normalidad, dentro de la senda bajista de la jornada, se restableció en unos minutos. En ese momento es cuando empezaron las especulaciones, ¿qué ha pasado? Y las más diversas teorías comenzaron a correr por Internet.

- El “dedo tonto” de Citigroup: El primer rumor en aparecer fue el que culpaba a un broker de Citigroup que se habría equivocado en una orden de venta. Según esta versión, debía vender 16 millones de contratos de futuros ligados al índice S&P y dio la orden de vender 16.000 millones (cambió “millions” por “billions”).

Sin embargo, a pesar de lo atractivo de la imagen (un yuppie metiendo la pata y yéndose a comer satisfecho por el trabajo bien hecho), los expertos casi han descartado esta posibilidad. Además, Citigroup ha negado que de sus ordenadores haya salido una orden de este nivel, ni sobre esos contratos de futuros ni sobre Procter&Gamble, que fue el valor que más atención recibió puesto que tuvo un fuerte descenso momentos antes del colapso.

Un broker que trabaja en el mercado español con las mismas herramientas que se utilizan en Wall Street ha negado que pueda producirse una venta de estas características: “Técnicamente es imposible”. Vender millones y miles de millones no sólo depende de una letra (al parecer, cada orden tiene una tecla específica) sino que además, las operaciones de este volumen tienen que pasar varios filtros y controles antes de ser emitidas.

Fuente: Infobolsa (Evolución del Dow Jones entre el miércoles 5 y el viernes 7).

- Las órdenes automáticas: La explicación más plausible que dan los expertos es la de una tendencia bajista agravada por una serie de órdenes automáticas de venta que descontrolaron el mercado. Tal y como explica Larry Leibowitz en Bloomberg, jefe de operaciones del NYSE Euronext, “la mitad de la caída (un 4,5%)” se podría explicar por la evolución de la jornada, que marchaba con descensos. La otra mitad se debió a una serie de ventas automáticas que no encontraban liquidez en los mercados, lo que agravaba el problema.

Numerosos inversores tienen órdenes de venta automáticas para limitar las pérdidas. Este sistema funciona como un seguro, por ejemplo, “si mi acción baja más de un 2%, vende”. De esta manera, cuando el 6 de mayo una serie de valores tocaron un nivel en el que había numerosas órdenes de este tipo, se desencadenaron automáticamente las ventas, sin que existiera una contraparte compradora. Además, las pérdidas retroalimentaron una nueva oleada de ventas.

Normalmente, junto a estas órdenes de venta hay otras “simétricas” de compra (del tipo, “si una acción baja hasta un precio, compra automáticamente”. Normalmente, este sistema es suficiente para que no ocurran descalabros como el del jueves, pero en esta ocasión las órdenes de venta estaban muy bajas y no entraron en acción hasta que los valores se desplomaron.

De hecho, fuentes financieras piensan que el desplome se detuvo cuando entraron en acción los mecanismos correctores puestos en marcha tras el crack del 87 (cuando la Bolsa cayó un 24% en un solo día). Estos mecanismos sirven para aportar liquidez al mercado cuando faltan órdenes de compra y que no se produzca un pánico por un exceso de ventas sin control. Este sistema es utilizado por grandes fondos de pensiones o fondos soberanos que quieren evitar un hundimiento repentino de los mercados.

- Grecia y mala suerte: Para otros, como David Cho en The Washington Post, la explicación es más sencilla. Simplemente, la caída de las bolsas europeas desató un ligero pánico en Wall Street. De esta manera, las dudas sobre el rescate a Grecia propiciaron una sesión muy mala que, de repente, se vio agravada por la mala suerte en la secuencia de las órdenes informáticas y algunas operaciones desarrolladas de forma “extraña”.

- El parón de los ordenadores: Muchos están sintiendo la tentación de echar toda la culpa a los ordenadores, por haber funcionado mal durante los momentos críticos. Sin embargo, otra teoría dice que, en realidad, lo que agravó el problema fue precisamente que se apagaran esas máquinas. Así, algunos brokers se habrían asustado y “desenchufado” del sistema, al ver un descenso fuera de lo normal. Y este apagón habría impedido que se pusieran en marcha las órdenes de compra automáticas mencionadas anteriormente y que tenían que contrarrestar las ventas.

- Nasdaq cancela: Sin embargo, al final, todo parece que va a quedar en agua de borrajas. Ni habrá quiebras históricas de inversores que vendieron en el momento más bajo ni grandes fortunas de los que compraron cuando el índice estaba por los suelos. La sociedad que regula Wall Street está cancelando todas las operaciones realizadas entre las 14.40 y las 15.00 hora de Nueva York que impliquen más de un 40% de margen respecto al precio de las acciones a las 14.40.

- ¿Por qué este jueves?: Tras esta decisión del regulador, parece que las consecuencias para los inversores serán menores, no mucho más graves de las que podrían haber padecido en un mal día normal. Lo que queda es la especulación de lo que pasó y una pregunta, ¿podría volver a repetirse?

La explicación de las órdenes de venta automáticas suena plausible, casi lógica con la forma en la que operan unos mercados cada vez más automatizados. Pero todos los expertos saben que este tipo de operaciones no se inventaron hace una semana, sino que llevan muchos años en funcionamiento y nunca habían provocado un desplome similar. Wall Street ha visto muchos días muy malos en los últimos dos años, sin que eso haya desencadenado dinámicas como las del 6 de mayo. Por eso, muchos inversores se preguntan, ¿qué ocurrió realmente a las 13.44 de ese día?

Ante lo extraordinario del acontecimiento, las autoridades estadounidenses han decidido abrir una investigación. Un subcomité de finanzas de la Cámara de Representantes de EEUU ha anunciado una audiencia para el próximo martes para estudiar el repentino desplome.

Por su parte, la SEC (el regulador bursátil de EEUU) y la Comisión de Mercado de Futuros (CFTC) anunciaron el jueves que trabajarán coordinadamente con otras autoridades para revisar las extrañas operaciones registradas en la sesión más alocada de Wall Street desde hace décadas.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Vídeo: Así 'protege' Renfe del coronavirus a sus pasajeros
    2. Vídeo: Armengol pide disculpas por haberse ido de copas hasta las dos "de forma involuntaria"
    3. Vídeo: Fernando Simón justifica sus errores diciendo que no hay que "matar al mensajero"
    4. Vídeo: Federico a las 8: Reacciones a la ruptura de Casado con Abascal
    5. Vídeo: El 'nuevo' Poli Díaz llega a Madrid para arrancar sus proyectos: ¿volverá a subirse al ring?
    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios