Menú

MAFO pide al Gobierno que la reforma "imperiosa" de las pensiones se discuta sólo en el Congreso

Fernández Ordóñez sigue en sus trece. A pesar de las críticas del Gobierno se reafirma en su análisis: la reforma de la Seguridad Social es “imperiosa”. Pide a Corbacho y De la Vega que no se discutan estas cuestiones fuera del Congreso. Además, reclama a bancos y cajas reducir costes.

0
Fernández Ordóñez sigue en sus trece. A pesar de las críticas del Gobierno se reafirma en su análisis: la reforma de la Seguridad Social es “imperiosa”. Pide a Corbacho y De la Vega que no se discutan estas cuestiones fuera del Congreso. Además, reclama a bancos y cajas reducir costes.

(Libertad Digital)  Miguel Ángel Fernández Ordóñez reiteró este martes que la Seguridad Social es insostenible con su estructura actual. La pirámide población ha reducido su base como consecuencia de la baja natalidad, la esperanza de vida ha aumentado y la crisis económica está destruyendo puestos de trabajo, hundiendo las afiliaciones.

Por ello, el gobernador insistió en que las reformas son "imperiosas" y lanzó un aviso a Moncloa: estos asuntos deben discutirse en el Congreso y no fuera, porque ahí no se crean alarmas, en alusión al debate que generó su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo en la Cámara Baja la semana pasada y su enfrentamiento con el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho.

Tras su intervención en un encuentro organizado por Deloitte, Fernández Ordóñez defendió que en su comparecencia en el Congreso de los Diputados no hizo ninguna propuesta y que sólo contó lo que estaba sucediendo en otros países, a lo que añadió que las declaraciones fuera han sido las que han creado "alarma", informa Europa Press.

"Yo creo que hay que reconducir este debate y volver a hablar en el marco del Pacto de Toledo. Deberíamos hacer una defensa del Pacto de Toledo", subrayó.

En esta ocasión, el gobernador no se limitó a hablar del mercado laboral, sino que manifestó su preocupación por el tamaño de las entidades financieras. Pidió a bancos y cajas de ahorros que “reconsideren” la escala de su red comercial de oficinas e indicó que "probablemente reducirán su número" como fórmula para adaptarse a la crisis y reducir costes.

Fernández Ordóñez sostuvo que la palanca de actuación más efectiva y sobre la que deben centrarse los esfuerzos de las entidades son los gastos de explotación, lo que no sólo implica limitar el crecimiento, sino que deberá llevar a reducir aquellos gastos que por su naturaleza tienen un carácter más variable.

Asimismo, las entidades financieras deben evitar imponer reglas indiscriminadas entre clientes en cuanto a la concesión de financiación, y bancos y cajas de ahorros deben seleccionarlos "con mayor cautela" y diferenciar los tipos de interés que aplican a cada uno de ellos, consideró el gobernador del instituto emisor español.

No obstante, Fernández Ordóñez descartó que una mayor exigencia en la gestión de costes vaya a suponer "la tabla de salvación que permita a todas las entidades financieras sortear las dificultades que afrontan sus cuentas de resultados", y advirtió de que esta palanca de actuación "puede no ser suficiente". "Estoy seguro de que las entidades no van a descartar procesos de reestructuración que permitan ajustar su tamaño aprovechando sinergias y economías de escala", agregó.

El gobernador resaltó que la complejidad de la crisis financiera internacional y el debilitamiento sincronizado de la economía real sitúa a los sistemas bancarios en una situación compleja y excepcional, por lo que los responsables de gestionar y diseñar los modelos de negocios de las entidades también son responsables de adoptar medidas de forma decidida, tras la tarea ya asumida por los líderes del G-20.

Las entidades españolas deben reaccionar "de una forma activa para buscar soluciones que permitan adecuar su modelo de negocio a las nuevas realidades que definen el sector bancario", tanto en España como a escala internacional, consideró Fernández Ordóñez en el discurso de apertura del XVI Encuentro del Sector Financiero.

"Han de buscar las palancas de cambio (...) . En ocasiones, será preciso y conveniente buscar procesos que vayan más allá y que faciliten la explotación de sinergias y de economías de escala entre entidades", sostuvo el gobernador, quien no hizo alusión expresa alguna a la integración o fusión de entidades financieras.

El sistema financiero no es inmune a la crisis internacional

Según el gobernador, el incremento de la morosidad persistirá en los próximos trimestres, y es un riesgo que las entidades deben gestionar con "mucha cautela", ya que se traduce en un debilitamiento paulatino de las cuentas de resultados. "Es absolutamente necesario que los modelos de negocio y las cuentas de resultados se adecúen a la nueva realidad", argumentó.

A su parecer, el análisis de los datos relativos a 2008 refleja que, si bien los resultados de las entidades se comparan muy positivamente con los obtenidos por las de otros sistemas bancarios del entorno, las cuentas de resultados han comenzado "a verse presionadas a la baja", debido al estrechamiento del margen de intereses, unas menores comisiones, unos menores resultados de operaciones financieras y unas mayores provisiones por insolvencias, indicó.

El sistema bancario español "no ha resultado inmune a la crisis financiera global", dijo. En este sentido, insistió en que las medidas adoptadas para facilitar la liquidez en el sistema o las características estructurales del sistema bancario español, como su buen colchón de provisiones anticíclicas, no suponen "una garantía absoluta de ausencia de problemas".

El gobernador del Banco de España también señaló que el Banco Central Europeo (BCE) aún tiene margen para bajar los tipos de interés, ya que se encuentran en el 1,25%. En este sentido, recordó que la situación económica requiere seguir trabajando y tomar medidas para recuperar la inflación y situarla por debajo del 2%, aunque cercana a esa cifra.

Fusiones en bancos y cajas de ahorros

Fernández Ordóñez rechazó hablar explícitamente de una reforma de la ley de cajas, y señaló que cuestiones como los derechos políticos, las cuotas o el papel de las comunidades autónomas "requieren una discusión y un debate tranquilo y separado", además de insistir en que cuando defiende la reestructuración se refiere a todas las entidades de depósito españolas, incluidos los bancos.

Dicha reestructuración, insistió, es necesaria, y pasa por medidas como la reducción de oficinas o por acuerdos y fusiones "de todo tipo pero no dirigidas, de forma que las propias entidades lo decidan".

Recordó que si no hay posibilidad de hacerlo sin ayudas se puede intentar utilizar el Fondo de Garantía de Depósitos, como se trató de hacer con Caja Castilla-La Mancha, y "si no con ayudas públicas", como finalmente ocurrió.

Fernández Ordóñez subrayó en cualquier caso la ventaja que tiene el sistema bancario español, que no se ha visto afectado por productos tóxicos, y aunque no es inmune a la crisis tiene unas mejores condiciones de partida para la reestructuración que las entidades de otros países.

Añadió que "todos", desde el Gobierno al Banco Central Europeo y el organismo que preside, deben "ayudar" a las entidades a "transitar este periodo, que es difícil" pero del que se mostró convencido de que poder salir.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot