Menú

Roubini augura que el dólar ha muerto y será sustituido por la divisa china

El profesor de Economía de la Universidad de Nueva York, Nouriel Roubini, afirma que el dólar ha muerto y en el futuro el renmimbi chino será la divisa de referencia internaicional. El Banco Central de Rusia reduce sus reservas en dólares.

0

LD (M. Llamas) La tercera fase del actual proceso, la crisis monetaria, centra la atención de destacados economistas y analistas. En el ojo del huracán se encuentra el dólar y su futura evolución como divisa de referencia internacional. En los últimos meses, potencias del calibre de China o Rusia exigieron la reforma del actual sistema monetario con el fin de sustituir el dólar por una cesta de divisas con respaldo real. Pese a que sus peticiones no fueron atendidas en la última reunión del G-20 en Londres, la cuestión sigue encima de la mesa de los principales líderes políticos del planeta.

El último en pronunciarse ha sido el gurú Nouriel Roubini. En un editorial del New York Times, el economista advierte de que el renmimbi chino ha comenzado el proceso para sustituir al dólar estadounidense como divisa de referencia. Roubini alerta de la abultada deuda que acumula la primera potencia mundial, no sólo privada sino también pública. De hecho, EEUU se encuentra en estos momentos ante la mayor necesidad de financiación exterior de su historia, ya que el Tesoro tiene que colocar más de 2 billones de dólares en letras entre los inversores, tan sólo en el presente ejercicio.

Los rescates financieros y los planes de estímulo de Obama han disparado el déficit fiscal, previsto para el 13% del PIB en este ejercicio. Sin embargo, tal nivel de gasto ha levantado las dudas entre los inversores. China y Japón, principales acreedores de EEUU, ya han afirmado que no están dispuestos a financiar este nivel de deuda de forma indefinida.

En este sentido, Roubini prevé que China podría ocupar el lugar que ahora ostenta el dólar. China es un país acreedor, con gran superávit en la balanza por cuenta corriente (gran nivel de ahorro), un escaso déficit presupuestario y un nivel de deuda pública sobre el PIB mucho más bajo que el de EEUU. Ante esta fortaleza, el régimen de Pekín ha comenzado a cuestionar la supremacía del dólar.

Así, aspira a que su moneda nacional, el renminbi, forme parte de la cesta de divisas que ha propuesto al G-20 para sustituir al dólar como divisa de reserva mundial. Para ello, precisaría llevar a cabo numerosas reformas financieras y monetarias, entre ellas, impulsar la transparencia de sus cuentas económicas y dejar de fijar arbitrariamente el valor de su moneda en su estrategia de proteccionismo monetario. Sin embargo, el proceso ya ha comenzado, tal y como pone de relieve el intercambio de divisas (currency swaps) que ha acordado con algunos países como Argentina, Bielorrusia o Indonesia.

Rusia deshace posiciones en dólares

Hasta ahora, ningún país se había atrevido a poner en duda la hegemonía del billete verde. De hecho, el Banco Central de Rusia ha reducido sus reservas en dólares y opta por la diversificación de divisas. En concreto, las reservas en euros han crecido desde el 42,4% de hace un año hasta el 47,5% actual, mientras que las reservas en dólares han caído hasta el 41,5% el pasado enero frente al 47% doce meses antes, informa The Moscow Times.

Las reservas en oro y divisas ascendían a comienzos de año a 427.000 millones de dólares, tras agotar aproximadamente un tercio en los últimos cinco meses en un intento desesperado por mantener bajo control la fuerte depreciación del rublo.

En consonancia con otros bancos centrales e instituciones monetarias, Rusia ha adoptado una política de diversificación y, por lo tanto, mayor cautela, ante las crecientes dudas sobre la estabilidad del dólar. Por el momento, el Banco Central de Rusia mantiene algo más del 30% de sus reservas están invertidas en deuda pública de EEUU.

En Libre Mercado

    Servicios