Menú

Sarkozy pide un "nuevo orden" que regule el capitalismo con la moral

El presidente de Francia insiste en profetizar la llegada de un "nuevo orden mundial" basado en la "economía social" y la regulación del capitalismo, todo ello con "criterios morales". En la misma línea se expresa el premier británico Gordon Brown.

0
El presidente de Francia insiste en profetizar la llegada de un "nuevo orden mundial" basado en la "economía social" y la regulación del capitalismo, todo ello con "criterios morales". En la misma línea se expresa el premier británico Gordon Brown.
LD (EFE) El presidente francés, Nicolás Sarkozy, llamó este lunes a establecer un "nuevo orden social mundial" y a no repetir los errores del pasado, aquellos de un "capitalismo que se volvió loco a fuerza de no someterse a ninguna regla".

"La regulación de la mundialización es la cuestión crucial", afirmó Sarkozy, quien agregó que quienes dicen que todo podrá seguir como antes cuando se resuelva la actual crisis económica y financiera "hacen un análisis totalmente suicida".

Sarkozy, que intervenía ante la Cumbre Mundial por el Empleo, que se abrió hoy en Ginebra, afirmó: "Mi mensaje es muy simple, no esperemos para actuar cuando sea demasiado tarde".

Dijo que ante la miseria, el hambre, los trabajos forzosos, el cambio climático que amenazan la supervivencia de una parte de la humanidad "¿tenemos derecho a esperar?".

Y ante el "capitalismo financiero que se volvió loco a fuerza de no someterse a ninguna regla y del que empezamos a ver hasta qué punto puede ser destructor, ¿sería razonable esperar más?" se preguntó.

Igualmente planteó si "hay que esperar que la crisis económica, financiera, climática, social se transforme en una crisis política a escala planetaria para decidirnos al final a cambiar".

El presidente francés aseguró que la mundialización no puede gobernarse sólo por la oferta y la demanda, renunciando a principios morales.

"La mundialización no sobrevivirá a la ley de la selva, porque no puede haber libertad sin reglas", dijo, y recordó que "la OIT ha defendido siempre esa tesis a contracorriente de la ideología dominante".

Por ello, propuso una "revolución en el gobierno mundial" para que las normas que están inscritas en los acuerdos internacionales sean aplicadas efectivamente.

Y en esta nueva forma de Gobierno, según Sarkozy, la OIT debe tener derecho a decir la última palabra ante la OMC, el FMI o el BM cuando están en juego normas fundamentales que ella se encarga de respetar.

"Necesitamos reglas que se conviertan en normas que se impongan a todos. No se trata de armonizar al detalle todas las legislaciones de trabajo. No se trata de imponer a los países más pobres las normas sociales de los países más ricos. Se trata de poner en pie entre las naciones un sistema de reglas que tire de todo el mundo hacia arriba en vez de tirar de todos hacia abajo", subrayó.

Y pidió que las intervenciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial (BM), de los bancos de desarrollo se sometan a un condicionamiento medioambiental y a uno condicionamiento social.

"No es normal que el FMI o el BM vayan a ayudar a un país sin que se le pueda pedir que respete las reglas elementales en materia de trabajo, de medio ambiente o de salud pública".

Pero al mismo tiempo -dijo- "no se le puede pedir a un país que respete un cierto número de exigencias sociales e imponerle planes de ajuste con consecuencias sociales y humanas desastrosas".

"Para poder dar lecciones, las organizaciones internacionales deben aplicárselas a ellas mismas primero", afirmó.

Y en cuanto a las decisiones adoptadas por el G-20 para reformar el capitalismo financiero, Sarkozy pidió que se respeten los compromisos asumidos y que se vaya más lejos para "reconstruir un sistema financiero que financie antes a los emprendedores que a los especuladores".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD