Menú

CajaSur rechaza la fusión con Unicaja y pide ser rescatada por el Estado

El Consejo de Administración de CajaSur ha rechazado la fusión con Unicaja. En su lugar, la entidad ha solicitado acogerse a las ayudas del FROB ante "la imposibilidad de llegar a una solución financiera viable". El Banco de España había amenazado con intervenir si no había acuerdo.

0

La falta de acuerdo laboral ha sido el principal escollo que ha impedido a la entidad cordobesa ratificar el protocolo de intenciones de fusión, y su plan de actuación económica y apoyos financieros que ambas cajas habían suscrito el verano pasado.

De este modo CajaSur se ha expuesto a ser intervenida por el Banco de España ya que hoy mismo se cumple el plazo dado por el organismo regulador par que los consejos de ambas cajas dejaran encarrilada la fusión (el de Unicaja sí la ha aprobado), que debía ser una realidad antes del 30 de junio bajo el nombre de Unicajasur.

En una nota, la entidad indica que tras descartarse la fusión se acordó solicitar ayuda al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), "como la salida más óptima y solvente para la caja". La entidad cordobesa aseguró en un comunicado que ha agotado todas las vías de diálogo, al tiempo que ha actuado, "en todo momento, con absoluta lealtad y responsabilidad a lo largo del ahora frustrado proceso de fusión con Unicaja".

Desde la caja cordobesa se aseguró que "el consejo de administración de CajaSur, siendo consciente de la imposibilidad de llegar a una solución financiera viable para la entidad junto con Unicaja, no le ha quedado otra alternativa que, agotadas ya todas las vías y los plazos impuestos, acordar por mayoría la solicitud de ayuda al FROB como la salida más óptima y solvente para la caja".

La entidad financiera recordó que, "desde un primer momento, CajaSur ha buscado una opción que fuera institucionalmente viable y que diera respuesta a los intereses de los impositores y los trabajadores de la entidad, concretándose, tras diversas opciones, en una posible fusión con la andaluza Unicaja".

En dicho proceso, la entidad fundadora de CajaSur, el Cabildo Catedral de Córdoba, "ha buscado, como absoluta prioridad y condicionante para aprobar el proyecto de fusión con Unicaja, el que se alcanzase un acuerdo laboral entre todas las partes implicadas en el proceso que cumpliese lo rubricado en el protocolo de fusión del mes de julio del pasado año".

En consecuencia, "ante la inexistencia de un acuerdo laboral que respete y cumpla este requisito, la entidad fundadora de CajaSur, por responsabilidad con sus 3.000 trabajadores y casi un millón de impositores, ha tomado la decisión de solicitar la ayuda del FROB".

CajaSur añadió que, "lejos de poner en cuestión la solidez del sistema financiero español", ha acudido al FROB "de manera voluntaria", porque entiende que es el único instrumento capaz de ofrecer una viabilidad cierta y de garantizar los derechos de trabajadores e impositores de la entidad".

Asimismo, el consejo de administración de CajaSur confía en que el FROB, en virtud de sus competencias, "articule las ayudas y los mecanismos necesarios para que CajaSur pueda acometer su plan de viabilidad en el menor plazo de tiempo posible, dando completa garantía a los impositores y al territorio en el que se inserta".

Muy poco antes trascendía que el Consejo de Unicaja sí había aprobado la fusión. Fuentes financieras informaron de que este consejo había tenido varios recesos después de que la mesa para la negociación del acuerdo laboral de fusión -formada por dirección y sindicatos- concluyera sin el acuerdo esperado.

Fracasa la negociación laboral

La clave del rechazo está en la negociación laboral, que se rompió pasadas las 19.00 horas de este viernes ante la negativa del sindicato Aspromonte, mayoritario en CajaSur, a aceptar las propuestas de las direcciones de ambas entidades, según fuentes de CCOO a Efe.

CCOO y UGT lamentaron el resultado de estas reuniones, toda vez que, según indicaron fuentes de ambas centrales a Europa Press, "hemos puesto toda la carne en el asador", y achacaron el "fracaso" de las negociaciones a la "intransigencia" de Aspromonte, toda vez que "no ha estado dispuesto a ceder ni un ápice ni asumir ningún recorte laboral en la caja cordobesa".

Desde CCOO lamentaron que Aspromonte "no pensaba renunciar a una bajada salarial e incluso ha pedido condiciones por encima de las que tiene Unicaja", tras lo que aseguraron que CCOO "ha hecho todo lo posible y nadie nos puede reprochar dejación de responsabilidades, no hemos escatimado esfuerzos y hemos llegado donde humanamente ha sido posible llegar".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD