print
SE JACTA DE SU "LUCHA" CONTRA LA CRISIS

Balance del año de Zapatero: El pleno empleo ya no es un compromiso sino "un objetivo"

Zapatero da marcha atrás en su promesa de pleno empleo antes de 2012. Aunque ha reiterado este compromiso en varias ocasiones, el líder del Ejecutivo dice ahora que sólo se trata de un “objetivo” porque es “obvio” que es “algo que no se puede hacer por decreto”.

Los datos de Solbes "acentúan el debilitamiento"
El nuevo sistema de devolución del IVA, en enero
Paquete de ayudas al sector del juguete

Noticia publicada el 26-12-2008

(Libertad Digital) El presidente del Gobierno hizo un balance del año en la rueda posterior al último Consejo de Ministros de 2008. Zapatero se refirió al futuro de las tropas en Afganistán. No descartó definitivamente que España envíe más tropas a Afganistán. Según dijo, "de entrada no", haciendo recordar el famoso slogan del PSOE cuando Felipe González prometía sacarnos de la OTAN. El presidente también se refirió a la decisión del CGPJ sobre el juez Tirado. Mostró su desacuerdo y anunció que su Ejecutivo “estudiará todos los caminos legales" para que la sanción no se quede en una multa de 1.500 euros.


Pero de lo que más habló fue de economía. Ver para creer. El PSOE acudió a las elecciones generales del pasado marzo con el eslogan: “Por el pleno empleo, motivos para creer”. El entonces candidato socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, prometía en su cara a cara televisivo con el aspirante del PP Mariano Rajoy que España “crearía dos millones de empleos” y que en 2012 se alcanzaría una tasa de paro inferior al 5% (lo que técnicamente se conoce como pleno empleo”.

 

Cartel de propaganda electoral para las generales que se celebraron en marzo de 2008


Pero ésta no era la primera ocasión en que Zapatero realizaba esta promesa. En julio de 2007, el presidente ya anunció su compromiso de alcanzar el pleno empleo en la legislatura actual, cuando todavía no se había dado cuenta de que el pinchazo de la burbuja inmobiliaria era un hecho y que el déficit exterior español perjudicaría la evolución de la economía.

Pero este viernes, el argumento de Moncloa ha experimentado un giro de 180 grados. Tras la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros del año, el presidente dijo que “el pleno empleo no era un compromiso sino un objetivo” y que “es obvio que es algo que no se puede hacer por decreto, lo otro son compromisos que están muy claros en el programa electoral”.

Zapatero utilizó su intervención para hacer propaganda de las medidas adoptadas para, a su juicio, superar la crisis económica. A este respecto dijo que la “principal ocupación del Ejecutivo en los últimos meses ha sido la crisis económica”, a pesar de que el inquilino de La Moncloa no aceptó la existencia de problemas hasta el tercer trimestre de 2008.

El presidente rehusó hacer autocrítica sobre la labor de su Gabinete en los primeros meses de esta legislatura porque para eso "ya está la oposición" y hacerlo él mismo podría sonar a "impostura".

Durante su comparecencia ante los periodistas para hacer balance de los primeros ocho meses de legislatura, Zapatero no ha querido hacer un repaso crítico de las decisiones que ha tomado su Gobierno, como le ha pedido un periodista, especialmente sobre la adopción de medidas para combatir la crisis después del verano y no antes, nada más ganar las elecciones de marzo.

Zapatero ha alegado que hacer autocrítica podría sonar a "impostura" y ha destacado que la oposición y los medios de comunicación son los que se encargan de esa tarea.

Por otro lado, preguntado sobre cuáles han sido la mejor y la peor noticia del año para él, el jefe del Ejecutivo ha destacado que la más positiva fue su victoria en las elecciones generales de marzo y la peor todos los atentados en los que han sido asesinadas personas.

Sube las pensiones y el salario mínimo

Aprovechó la comparecencia para anunciar que subirá en 2009 el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) el 4%, hasta 624 euros al mes, , cuando en un principio la subida presentada a los agentes sociales lo situaba en 621 euros.Zapatero dijo que esta subida para 2009, "tal como son las previsiones de inflación, supondrá una vez más una ganancia de poder adquisitivo de los trabajadores" que perciben esta renta básica.

Recordó que durante los cinco años de Gobierno socialista, su Ejecutivo ha subido el SMI en 200 euros, lo que ha supuesto una ganancia de poder adquisitivo de 15 puntos, mientras que -dijo- de 1999 a 2004, años en los que gobernó el PP, el salario mínimo subió 36 euros, y fue "una pérdida de poder adquisitivo".

Asimismo, reiteró el compromiso del Ejecutivo de que el SMI alcance los 800 euros al final de esta legislatura. Sin embargo esta subida se produce después de que los sindicatos UGT y CCOO reclamaran al Ejecutivo un aumento del SMI hasta los 648 euros mensuales, un 8 por ciento anual, para poder alcanzar el 60 por ciento del salario medio neto en 2012.

A pesar del déficit se reforzarán las prestaciones

El presidente volvió a negar que las arcas del Estado estén vacías, a pesar de que el déficit del Estado ronda los 14.000 millones de euros, y aseguró que el Gobierno va a “reforzar las prestaciones por desempleo por la evolución positiva de las cuentas públicas”. No explicó de dónde sacará los recursos para ello, ya que las únicas vías para mejorar los ingresos es emitir más deuda y subir impuestos y tasas.

“La tempestad en fuerte pero, a diferencia del pasado, tenemos un barco sólido que conoce muy bien su rumbo”, declaró en un alarde de dialéctica el líder del Ejecutivo tras considerar que “España estará en el grupo de países que saldrán antes de la crisis porque disponemos de unos recursos públicos que otros, por desgracia, no tienen”.

En cuanto a los analistas que critican esta visión keynesiana de lucha contra la crisis mediante el aumento de la inversión del Estado, Zapatero rechazó la “austeridad del gasto público, las facilidades para el despido o el recorte de los servicios públicos”. “La crisis es distinta a las anteriores y tendrá soluciones distintas”, apostilló.

El presidente se jactó de los planes de rescate aprobados en los últimos meses y destacó especialmente la línea de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para las pymes y el fondo de 8.000 millones para obra pública municipal que, según sus cálculos, creará 220.000 empleos, casi los mismos que se pierden en un mes por la política en materia laboral del Ejecutivo.

A este respecto, avanzó que los ayuntamientos han presentado "a estas horas" unos 2.200 proyectos por valor de 1.000 millones de euros, que optan a una parte del fondo de inversiones locales, dotado de 8.000 millones de euros.   

Además, indicó que, desde la apertura del plazo de presentación el pasado 10 de diciembre hasta la fecha, 700 de estos proyectos ya han recibido el visto bueno del Ministerio de Administraciones Públicas, una evolución que, en su opinión, "llama al optimismo".

Zapatero, que rechazó de plano crear una amnistía fiscal, recordó que las medidas hipotecarias se han centrado, fundamentalmente, en los parados, mientras que las fiscales han supuesto una reducción global de impuestos de 16.000 millones de euros en 2008 por la rebaja del IRPF y del Impuesto de Sociedades, a lo que se unirá en 2009 la supresión del Impuesto de Patrimonio, que supondrá un ahorro adicional de otros 1.800 millones de euros.

Asimismo, indicó que el Gobierno ha abierto líneas de crédito "excepcionales" para apoyar a las pymes con problemas de liquidez y de crédito, y ha agilizado las devoluciones del IVA. En este sentido, apuntó que la línea de crédito de 10.000 millones de euros para circulante está funcionando desde el día 23 de diciembre y ya hay 7 entidades que se han adherido a la misma.

2009: Otro año de destrucción de empleo

Zapatero, lejos de obviar que este fondo no tendrá una repercusión importante en el empleo, asumió que “España seguirá destruyendo empleo”, aunque dijo “tener la esperanza de que en la segunda mitad de 2009 empecemos, poco a poco, a tener un horizonte más distinto y favorable”.

“Los ciudadanos deben saber que están viviendo los momentos más difíciles de una crisis que se manifiesta en la vida de muchas personas”, dijo el presidente, “y 2009 va a ser un año difícil, pero tenemos la fortaleza como país para salir adelante sin ninguna duda. La recuperación económica es nuestra principal tarea y nuestro único horizonte, todo lo que hemos hecho se ha encaminado a prepararnos para esta batalla”.

Admite que temió el colapso de la banca en España

En cuanto al rescate bancario, Zapatero dijo que las inyecciones de liquidez a bancos y cajas de ahorros “han evitado el riesgo de colapso” del sistema financiero, olvidándose así de cuando afirmaba que el sector financiero español “es uno de los más sólidos del mundo”·.

El presidente afirmó que “después de las medidas adoptadas, el temor al colapso ha desaparecido”, aunque admitió que el principal objetivo oficial del rescate -recuperar la actividad crediticia- no se ha cumplido.

Zapatero dijo que el Gobierno ha transmitido a bancos y cajas la necesidad de que el negocio crediticio "recupere la normalidad", siempre dentro de la evaluación de los riesgos que hagan las propias entidades.

Por eso, explicó, "el Gobierno ha trasladado a las entidades la conveniencia" de recuperar la actividad crediticia y entiende que en los primeros meses de 2009 "deberíamos tener una situación progresivamente mejor" en cuanto a la concesión de créditos.

Asimismo, el líder del Ejecutivo aseguró que "evalúa permanentemente la situación y lanzará todas la medidas de estímulo apoyo y exigencia para que las entidades den más créditos" en los próximos años. Ve "probable" volver a reunirse con los banqueros el próximo enero.

"Vamos a salir de la crisis, no nos quedaremos sentados esperando a que venga la recuperación. Vamos a salir a buscarla y la vamos a anticipar con el esfuerzo de todos", indicó Zapatero.

La financiación, "probablemente" lista antes de final de año

El presidente del Gobierno dijo que es "probable" que el documento sobre el nuevo modelo de financiación autonómica esté antes del 31 diciembre y en eso trabaja el Ministerio de Economía de "manera intensa".

Zapatero señaló que el objetivo es que el documento tenga un "grado de consenso mínimo" para convocar, posteriormente, al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Además, recordó que la financiación a las comunidades se distribuye en función de determinados criterios y principios pero que se trata de una "financiación incondicional", ya que las autonomías deciden como gastan los recursos.

No obstante, ha destacado que "en torno al 70 % del gasto de las autonomías" está destinado a la educación y la sanidad, por lo que ha precisado que "mejorar la financiación de las comunidades autónomas es mejorar el estado del bienestar".

Zapatero ha insistido en que en el nuevo modelo primará la educación y la sanidad, todos los ciudadanos tendrán la misma financiación "residan donde residan" y, además, se guiará por el principio de solidaridad y el reconocimiento de la población.

Entre los principios que deberá contener el nuevo modelo, el presidente ha destacado los de equidad, solidaridad, estímulos para las comunidades que generan mayor crecimiento económico, reconocimiento de la población real, así como algunas otras circunstancias singulares.

Sobre este último principio y en referencia a la petición del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, para que se tuviera en cuenta el coste de la lengua cooficial, Rodríguez Zapatero dijo que "la propuesta es razonable" por lo que ha señalado que es "bastante probable que se tenga en consideración", por lo que puede tener relevancia en el modelo final.

También comentó que "aunque al PP le resulte difícil de entender  se puede y se debe hacer" un sistema que genere un consenso global.

Preguntado por la posibilidad de que pueda mantener una reunión sobre este asunto con el presidente del PP, Mariano Rajoy, Zapatero aseguró que "el Gobierno viene dialogando y ha dialogado recientemente con el PP", ya que el vicepresidente económico, Pedro Solbes, lo ha hecho con el responsable económico popular, Cristóbal Montoro.

Por ello, no descartó que en el futuro pueda hablar con Rajoy "sobre cualquier tema, y también sobre financiación autonómica", aunque ha precisado que "el peso de las comunidades en la negociación tiene una gran relevancia".

El presidente del Ejecutivo reconoció que dada la actual situación económica, al Gobierno le puede "suponer un esfuerzo" aumentar los fondos de la financiación autonómica, aunque estas aportaciones podrán reducir el déficit de las autonomías.

En este sentido, dijo que es "razonable" que la administración central se pueda quedar con un gasto público por encima del 50%.






Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE